A vueltas con la eterna carretera de Pandorado

El Consejo rector de la Mancomunidad de la Cepeda, que abarca a la mayor parte de los municipios cepedanos (excepto el de Valdesamario), aprobó una moción pidiendo a la Junta de Castilla y León que la carretera de Pandorado sea mejorada hasta La Gar

A vueltas con la carretera de Pandorado

León, octubre de 2001

El Consejo rector de la Mancomunidad de la Cepeda, que abarca a la mayor parte de los municipios cepedanos (excepto el de Valdesamario), aprobó una moción pidiendo a la Junta de Castilla y León que la carretera de Pandorado sea mejorada hasta La Garandilla.

Actualmente hay un proyecto de mejora en trámite de redacción, y con unas perspectivas de intervenir en esta la vía hasta Villarmeriel: 27 kilómetros.

La demanda solicita que se arregle el trayecto entre Villarmeriel y La Garandilla con cargo a los fondos de la Ley de Actuación Minera.

La Carretera de Pandorado es uno de los grandes fracasos históricos de la región en los últimos siglos. Ya en el siglo XIX los políticos astorganos trataron de conseguir una vía que subiera desde Astorga hacia Asturias, siguiendo un trayecto similar a la vía romana que desde hace 2000 años iba de Asturica Augusta al entorno de Avilés (Santianes de Pravia). Sin embargo, ese objetivo nunca fue alcanzado.

El viejo Camino Asturiano, que canalizaba buena parte de ese tráfico desde el norte, por La Utrera y Ferreras, ya no existe. La centralidad de Astorga respecto a las comarcas norteñas se ha perdido por falta de vías de comunicación.

El proyecto actual intenta poner un parche y alcanzar las rutas de la Magdalena, pero no deja de ser inservible porque es una vía lenta que ha de pasar por sucesivos pueblos, cuando lo racional sería proyectarla a la vera de los mismos, más o menos por el viejo camino –casi recto- que habían trazado en tiempos romanos.

Pues bien, aún siendo un parche, tardío, bien está la demanda de petición de arreglo. El estado penoso de la vía lo exige.

 

> > Volver a la guía de La Cepeda