Homenaje a un activo cura cepedano

La prensa leonesa se ha hecho eco del cariñoso homenaje que ha recibido en la localidad de Fabero Máximo Alvarez, un sacerdote nacido en Quintana del Castillo, y que ha empeñado su acción en la defensa de esta tierra minera y sus gentes.


Fabero, León, 10 de julio de 2001. guiarte.com

La prensa leonesa se ha hecho eco del cariñoso homenaje que ha recibido Máximo Alvarez, un sacerdote nacido en Quintana del Castillo, y que ha empeñado su acción en la defensa de esta tierra minera y sus gentes.

Diario de León publicaba hoy la siguiente nota sobre nuestro popular sacerdote: Con un entrañable acto litúrgico al que asistieron cerca de un millar de faberenses, y luego con una concurrida cena en el Hostal Fabero, a la que acudieron 350 personas, la cuenca faberense celebró el domingo las bodas de plata de la ordenación de su párroco, Máximo Álvarez. Un hombre que se ha distinguido no sólo por su labor evangélica, sino también por su talla social.

Máximo Alvarez estuvo arropado por toda su familia y por los curas de Vega de Espinareda, Toreno, Matarrosa, Tombrio, Sésamo y Valle de Finolledo, así como por su compañero Manuel García. También asistió el alcalde faberense, Demetrio Alfonso Canedo, y una amplia representación municipal con concejales de todos los grupos políticos, amén de la comunidad de monjas afincada en Fabero.

A los postres se le hizo entrega de un reloj, regalo de los asistentes a la cena y se dio lectura por parte de su compañero de parroquia, Manuel García, a una biografia del homenajeado en la que se recordó su infancia en la comarca cepedana, de donde es natural, su paso por el seminario, su primer año de sacerdocio en la localidad de Truchas, y los más de veinte que lleva en Fabero, así como a sus principales aficiones.

A pesar del reloj que le fue regalado, Máximo advirtió a la parroquia en plan jocoso, y muy emocionado, que el cronómetro, subrayó: No va a cambiar mi costumbre de iniciar los actos litúrgicos dos minutos antes de lo previsto. El homenajeado agradeció reiteradamente tanto en el sermón de la misa como cada vez que intervino durante la cena, la organización de los actos conmemorativos y la gran asistencia de personas tanto a la misa como al convite.

Máximo Alvarez nació en la comarca leonesa de La Cepeda, fue ordenado sacerdote en el año 1976 y fue destinado a la parroquia de Truchas donde ejerció durante un año. Posteriormente se incorporó como cura cuadjutor a la parroquia de Fabero en la que en este momento continúa como párroco.

Construyó con sus propias manos el refugio de parroquial, y llevó a efecto la reparación de las iglesias en Bárcena de la Abadía y Otero, así como el cementerio de esta última localidad. También ha tenido tiempo para la fotografía, y ha publicado un libro de Fabero y su pueblo natal. La reivindicación figura, asimismo, entre sus principales aficiones. Siempre ha logrado movilizar al pueblo, a costa de ser tachado de protagonista, para demandar mejoras.

Nota de Redacción

La Web de La Cepeda se adhiere a este homenaje, a un personaje muy identificado con sus feligreses pero tambien con sus gentes cepedanas. Máximo, autor de Quintana en la memoria ha colaborado también en el primer libro editado por la Asociación cultural Rey Ordoño I, la Tierra de los Amacos.

 

> > Volver a la guía de La Cepeda