Y el viento se llevó una isla

El ciclón tropical Walaka pasó a primeros de octubre sobre el territorio de Hawái… y se llevó por delante la isla del Este, en el atolón French Frigate Shoals.
El ciclón tropical Walaka destrozó la isla del Este, en el atolón French Frigate Shoals. Imagen de papahanaumokuakea.gov

Claudio Path. Guiarte.com. 26/10/2018

Fue un evento penoso que se esperaba, aunque no tan pronto. El cambio climático no sólo eleva la temperatura sino que incremente el nivel del mar y por ello la peligrosidad de los temporales. Se daba por descontado que en unas décadas, el mar engulliría a esta pequeña isla alargada y arenosa, de gran valor natural, pero no se creía tan inmediata su desaparición.

El ciclón azotó el pacífico central desde el 25 de septiembre, el huracán pasó el 6 de octubre por el norte de las islas Hawái, ya más debilitado, pero en aun así causó gravísimos daños en esta isla pequeñita y remota, a más de 900 kilómetros al noroeste de Honolulú.

Por suerte, cuando el potente huracán – uno de los más fuertes en las últimas décadas- iba a alcanzar al archipiélago, un grupo de investigadores que estudiaban allí la población de Tortugas y focas fueron evacuados.

Por ello, la primera noticia de la desaparición de la isla fue suministrada por expertos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE UU (NOAA) que inspeccionaban imágenes tomadas vía satélite.

De la isla del Este, en el atolón French Frigate Shoals de las Hawái, tansolo ha quedado algún banco de arena. Imagen fws.gov

El atolón French Frigate Shoals recibe su nombre del paso de unas fragatas francesas al mando de Jean Francois de la Peoruse en el final del siglo XVIII. Tiene forma de media luna, con 29 kilómetros de largo en medio del cual se alza un peñón de lava que lleva el apellido del almirante francés, resto volcánico que destaca en el conjunto de pequeñas islas arenosas que en total apenas tienen 0,25 kilómetros cuadrados de superficie.

El atolón posee gran variedad de aves, así como una interesante fauna marina, en especial focas y tortugas. En 1909 se integró en una gran reserva de aves de las islas Hawái.

La isla del Este (East Island) era de las mayores del atolón. Era baja y arenosa, con apenas 740 metros de largo y poco más de cien de ancho, pero era muy valiosa porque allí criaban las tortugas marinas verdes y la foca monje, especies en peligro de extinción. Como el resto de las islas del atolón, no tenía ocupación humana, aunque hasta 1950 hubo allí un servicio de radio de la marina de Estados Unidos.

Según informaciones recientes, más del 90 por ciento de las tortugas marinas verdes de Hawái anidaban en el atolón y de ellas, la mitad de lo hacían en la Isla Este.

Las imágenes de satélite tomadas antes y después del paso de la tormenta tropical muestran un cambio radical en el espacio del atolón. La isla ha desaparecido. Ahora entre los medios conservacionistas hay preocupación por el futuro de las especies allí residentes que quizá retornen al lugar el próximo año, con vistas a hacer la puesta de sus huevos. Se espera que acabarán buscando otro islote solitario con la esperanza de que allí sus descendientes surjan a la vida.

Focas monje sobre la arena en un pequeño islote del atolón French Frigate Shoals, en una imagen del U.S. Fish and Wildlife Service

La isla está también en el área protegida de lo que se denomina Monumento nacional marino Papahānaumokuākea, islas de Sotavento de las Hawái, que es la mayor área protegida del mundo, entre cuyas rarezas se hallan tanto la foca monje como la tortuga verde, así como el albatros de Laysan y diversos artrópodos. Los cambios climáticos están desde hace años afectando negativamente a este riquísimo espacio natural

> > Volver a la guía de Noticias