El turismo futuro tiene un nombre: Asia

En los años cincuenta del pasado siglo, en las escuelas había un delicioso libro de lectura titulado Países y Mares, en cuyas ilustraciones muchos niños de la época descubrimos Asia.
Montaña de Fanjingshan, en China, incluida en el Patrimonio de la UNESCO en 2017. © School of Karst Science/Li Guiyu/unesco

Artemio Artigas. Guiarte.com. Madrid, 24/10/2018

Se trataba de un libro manuscrito, impreso en cursivas diferentes, escrito por Joaquín Pla Cargol, y con el que se trataba de familiarizar a los niños con la interpretación de los distintos caracteres de escritura, tal como explicaba el autor.

En aquel libro aparecían los puertos de Yokohama y Singapur, repletos de casitas bajas y barquitas de pesca; elefantes poderosos desde los que algún occidental mataba tigres y escenas callejeras de niños harapientos en torno al encantador de serpientes… Asia era un continente lejano en el espacio y la cultura al que sólo podíamos acceder a través de los libros ilustrados y los álbumes de cromos que venían en las libras de chocolate.

Pero hoy Asia está a nuestro lado, y el viaje de ida y vuelta con hotel incluido hasta una playa de Indochina cuesta menos que suponía hace un par de décadas el traslado de avión a París.

Asia ha pasado de ser un universo alejado y exótico a una opción turística masiva. Encantador de serpientes, en el libro Países y Mares, de Joaquín Pla Cargol

Los cambios en el sistema económico, en la movilidad humana, en la cultura del ocio han hecho que el turismo se presente ante nosotros como es un elemento de consumo general. Y el auge del mismo es universal. Los datos oficiales lo atestiguan. En 1950 se calcula que el turismo internacional alcanzó los 25 millones de viajeros… en 2017 la cifra fue de 1.700 millones de viajeros, según la Organización Mundial del Turismo (OMT).

Y en ese negocio, el crecimiento mayor es el de Asia, tanto como continente emisor como territorio receptor, con un auge sin precedentes, tal como confirma el último informe de la OMT

Con ocasión de un Foro mundial sobre economía del turismo, celebrado en Macao (China), la Organización Mundial del Turismo (OMT), difundió el informe de tendencias del turismo en Asia-Pacífico, donde se ve cómo que el crecimiento de las llegadas internacionales de Asia y el Pacífico supera al de todas las regiones del mundo desde 2005.En las estadísticas de la OMT, se comprende en este grupo a los territorios de Asia salvo Oriente Medio, así como al entorno de Oceanía.

Turismo invernal en el entorno de la ciudad de Nikko, Japón. Imagen de Turismo de Japón

Las llegadas de turistas internacionales a Asia y el Pacífico aumentaron en 2017 un 6 por ciento para alcanzar los 323 millones, cerca de la cuarta parte del total mundial. De todas las regiones del mundo, esta es la segunda más visitada después de Europa. Y es también la que más rápido ha crecido en desde 2005, con un crecimiento medio del 6 por ciento anual, en las entradas de turismo internacional, frente al promedio mundial del 4 por ciento.

Y el peso de todo este empuje tiene un nombre: China. El país, que en los años setenta del pasado siglo estaba en la cola de la lista mundial en Renta Per cápita, se ha situado ya entre las naciones del mundo con un PIB más elevado. Únicamente estarían por delante Estados Unidos y la Unión Europea, considerada en conjunto.

La combinación del rápido crecimiento económico en un área geográfica que cuenta con más de la mitad de la población mundial, el aumento de la conectividad aérea, la facilitación de los viajes y los proyectos de infraestructura, ha impulsado los viajes internacionales en la región. Esto se traduce en la evolución de los ingresos por turismo de los destinos asiáticos, que han pasado del 17 por ciento del total mundial en 2000 al 29 por ciento en 2017, cuando se contabilizaron 390.000 millones de dólares estadounidenses en ingresos por turismo.

Cruce en el moderno barrio de Ginza, una especiae de "Milla de Oro" de la capital japonesa. Imagen de Turismo de Tokio

A la región de Asia y el Pacífico también le corresponde un papel vital como mercado emisor. En 2017, la región emitió 335 millones de viajeros internacionales que gastaron 502.000 millones de dólares estadounidenses, lo que representa el 37 por ciento del total mundial de gastos por turismo. Los turistas asiáticos centraron preferentemente sus movimientos en le propia región y en Europa.

Los datos referidos a China son especialmente importantes. Las cifras de 2016 indican que 5,7 millones de turistas chinos viajaron a Europa, de ellos 3,5 millones se centraron en la UE. A la inversa, en 2016, viajaron a China 5,5 millones de europeos, de los cuales 3,1 millones procedían de países de la UE.

Informe sobre el tema: https://www.e-unwto.org/doi/pdf/10.18111/9789284420056

> > Volver a la guía de Noticias