El solitario guacamayito azul

Rio, una pelicula infantil de 2011, tiene como protagonista a un loro azul recogido de la jungla cuando era un polluelo. Hoy tal hipótesis parece un sueño, porque este loro azul se considera extinto en libertad.

El guacamayito azul o guacamayo de Spix, seguramente extinto en libertad. Copyright © 2018 BirdLife International
Guiarte.com. 6/08/2018

BirdLife informa de una nueva evaluación de las aves más raras del mundo y recomienda que se agreguen ocho especies a la lista de extinciones confirmadas o sospechadas, este es el caso del Guacamayito azul o Guacamayo de Spix, Guacamayo Glauco (del entorno de Uruguay – Argentina - Praguay) y el Mochuelo de Pernambuco (Brasil).

En la película de Rio, Blu, el guacamayo cautivo, no desarrolla su capacidad de vuelo hasta que encuentra a Perla, una guacamaya de un centro de recuperación de especies y con ella halla el amor y la libertad.

La realidad de la especie es dura. BirdLife sugiere que el guacamayito azul, se debe calificar como extinto en estado salvaje. El último individuo libre en la naturaleza desapareció a fines de 2000. Las capturas y la pérdida de hábitat parecen haberlo llevado a la desaparición en estado salvaje.

La especie fue descubierta hace unos 200 años por el naturalista y explorador alemán Johann Baptist von Spix. En el final del siglo XX aún se localizaron ejemplares en el entorno del río São Francisco, al norte de Bahía, Brasil. En 1990 se detectó un macho solitario que se vio por última vez en el año 2000. Hay un informe de un pájaro filmado en 2016, aunque al estar cerca de un lugar poblado se estima que es un ejemplar procedente cautividad. Según UICN, en 2012 la población cautiva oficial era de 80 individuos.

Hay iniciativas de reproducción en cautividad y proyectos de preparación de áreas para su reintroducción, con objeto de posibilitar la seguridad de su nuevo hábitat… El futuro está por escribir. Aún hay cierta esperanza.

La última evaluación de BirdLife revisa 51 especies en peligro crítico, tres de las cuales ahora deben ser reclasificadas como extintas, mientras que otra, el guacamayo de Spix, debe tratarse como extinta en la naturaleza. También recomienda que cuatro especies se muevan a “En Peligro Crítico (Posiblemente Extinto)”, lo que significa que se necesitan más búsquedas para confirmar su extinción.

Ticotico de Algoas, otra rareza, descubierto en Brasil hace pocas décadas años y calificado como en “Peligro Crítico”. © ciro_albano / BirLife

Históricamente, desde el año 1500, la mayoría de las extinciones de aves han sido debidas a los impactos de las especies exóticas invasoras (46%) y la caza / captura (26%) en islas.

En el pasado, muchas de las desapariciones ocurrían en las islas. Sin embargo, la pérdida de hábitat a través de la deforestación en los continentes ha jugado un papel importante en estas últimas extinciones. Cinco de las ocho extinciones recientemente identificadas tuvieron lugar en el continente sudamericano, cuatro de ellas en Brasil, lo que refleja los efectos devastadores de la alta tasa de deforestación en esta parte del mundo, según BirdLife.

Stuart Butchart, científico jefe de BirdLife International y autor principal del artículo, enfatiza la importancia de no declarar las extinciones prematuramente: "Determinar si una especie se ha extinguido es un desafío ya que a menudo es difícil determinar, especialmente si se trata de especies poco conocidas en lugares remotos. (…) Renunciar prematuramente a una especie corre el riesgo de cometer el llamado “Error Romeo”, donde los esfuerzos de conservación se abandonan prematuramente con la presunción de que la especie ha desaparecido".

BirdLife International trabaja para prevenir la extinción de las especies de aves en todo el planeta. Aunque la perspectiva pueda parecer sombría, los estudios proporcionan al mundo de la conservación información vital para enfocar la acción conservacionista. "Si bien los resultados sugieren que es demasiado tarde para ayudar a algunas especies icónicas, las aves son más conocidas que cualquier otra clase taxonómica, por lo que sabemos qué especies corren un mayor riesgo y qué acciones y qué lugares se necesitan para salvarlas. Este estudio debería inicitar a redoblar los esfuerzos para prevenir futuras extinciones”, explica Melanie Heath, directiva de la organización conservacionista.

> > Volver a la guía de Noticias