El viaje del príncipe

El Museo Nacional de Escultura celebra el V Centenario de la llegada de Carlos V a Valladolid con una nueva sala de exposición.

Busto en piedra de Carlos V. Anónimo flamenco. Museo Nacional de Escultura.

Valladolid, 18 de mayo de 2017
Este nuevo espacio, en el corazón del Colegio de San Gregorio, acogerá pequeñas muestras donde se propondrán nuevas lecturas de las colecciones del Museo Nacional de Escultura.

1517 fue el año en que Lutero se rebeló contra la autoridad papal y se desató el vendaval político y religioso que partirá Europa en dos mitades. Ese mismo año, el príncipe Carlos de Habsburgo, con 17 años de edad, emprendió su gran viaje, desde Gante hasta Valladolid, con el propósito de convertirse en rey de todos los reinos y territorios hispánicos.

El monarca viajó por todos los rincones de su imperio, en un total de 40 grandes viajes y 21 travesías marítimas, el primero de ellos fue para visitar Valladolid en 1517.

Vista del nuevo espacio expositivo del Museo Nacional de Escultura en el Colegio de San Gregorio de Valladolid.

Como homenaje al monarca, cuando se cumplen 500 años de su estancia en la ciudad, el Museo Nacional de Escultura ha diseñado un ciclo de actividades y ha dedicado a su memoria un nuevo espacio expositivo habilitado en el Colegio de San Gregorio. Un espacio que aprovecha el potencial de las colecciones, que en este emplazamiento se presentarán bajo un nuevo prisma y que permitirá al público contemplar piezas que se encuentran habitualmente en el almacén del museo.

La primera muestra de este espacio conmemora el V Centenario de la llegada de Carlos V a Valladolid con tres retratos –el busto en piedra del joven Carlos V, obra de un anónimo flamenco, el óleo sobre tabla de Juana I de Castilla, atribuido al Maestro de la Vida de San José, y el retrato de Carlos V procedente del retablo del Monasterio de Nuestra Señora de la Mejorada de Olmedo, obra de Fray Rodrigo de Holanda.

Acompaña a la exposición un vídeo que pone imágenes a las anécdotas y pasajes de la estancia del joven emperador en Valladolid relatadas por Laurent Vital, un flamenco que viajaba en la comitiva real.

> > Volver a la guía de Noticias