El verano en La Cepeda es cultura... y algo más

Un estío más, la cultura ha tenido en La Cepeda un protagonismo estelar, compartido con las infraestructuras, porque ya se van viendo las cicatrices de la remodelación de la carretera de Pandorado, que cruza verticalmente la comarca, y con la preocup

Un estío más, la cultura ha tenido en La Cepeda un protagonismo estelar, compartido con las infraestructuras, porque ya se van viendo las cicatrices de la remodelación de la carretera de Pandorado, que cruza verticalmente la comarca, y con la preocupación por la enfermedad que afecta a los frutales de la zona.

Versos a Oliegos se consolidó como un encuentro poético líder a nivel provincial; Las actividades de la Asoc. Rey Ordoño I, volvieron a tener un destacado nivel; junto a ello hay que mencionar una jornada cultural celebrada por la Asoc. Jornadas Culturales, en el noble caserón de los Alvarez de Escarpizo, en Otero.

Los programas culturales tuvieron como colofón una estupenda muestra de pintura presentada en Astorga por Benito Escarpizo, exposición tutulada “Olvidados” abierta en el tramo final de agosto, hasta el 31, y en la que el pintor de Otero presentó una colección de cuadros de gran formato, excelentes “bodegones del hambre”, y temas con trasfondo cepedano y maragato.

Programación de la Ordoño I.

Un año más, la Asociación Cultural Rey Ordoño I, Amigos de La Cepeda, asumió la tarea de poner en marcha un programa cultural destinado a dinamizar la cultura y la vida de la comarca, promoviendo iniciativas diversas encaminadas a hacer más gozosa y animada la estancia en esta tierra leonesa. La labor fue sumamente positiva, merced a la exposición sobre el cartelismo español, la nueva edición de Versos a Oliegos, y la edición de un libro sobre este certamen poético, así como la tradicional entrega de libros a los socios.

El 5 de agosto tuvo lugar el encuentro VERSOS A OLIEGOS. Se inició con una velada poética, con intervenciones de diversos autores, y recital de Angel Casado, dedicado a la obra de Eugenio de Nora, en la explanada del río, en Villamejil. La jornada festiva se cerró con un cóctel en honor de los autores. Unas trescientas personas se reunieron en estos actos, en lo que sido tal vez la manifestación más pura de la cultura popular del verano leonés.

En el año 2007, el encuentro poetico será organizado por El Fuyaco, organización cultural de Quintana del Castillo, que tambien suele mantener todos los años bellas iniciativas sociales y culturales

El 8 de agosto, por la tarde, se inauguró la exposición CARTELISMO: ROJO Y ORO, dedicada al cartelismo español, centrada en la propaganda durante el conflicto del 36 y en la obra de Josep Renau, ante el centenario del nacimiento de este artista. La exposición estuvo abierta hasta el 20 de agosto, por las tardes, en la sede del Ayuntamiento de Villamejil. La muertra fue poy elogiada por visitantes de numeros lugares

El 19 de agosto, se celebró un encuentro literario titulado ESCRITORES DEL TERRITORIO, para dar cuenta de la producción editorial cepedana de 2006. Armando Ramos dio a conocer su última obra, La sociedad avestruz; Gumersindo García Cabezas, sus Rutas cepedanas, y Tomás Álvarez, El canto del alcaraván; libros a los que hay que añadir la edición 2006 de Versos a Oliegos, que cuenta con destacadísimas colaboraciones de gentes vinculadas por su origen o amistad con el territorio cepedano. Coordinó brillantemente el encuentro Antonio García Álvarez.

Como en años anteriores, la Asociación entregó libros a los asociados, con objeto que todos acrecienten su biblioteca con publicaciones vinculadas a nuestro territorio. Este año se entregaron las obras completas del poeta Eugenio de Nora, editadas por Cátedra, bajo el título de Días y Sueños, además del libro de Versos a Oliegos. Los libros se entregaron en el transcurso de la exposición de Cartelismo.

Llamó poderosamente la atención el libro de Versos a Oliegos, de una elevada calidad tipográfica y de contenidos. En el libro colaboraron Julio Llamazares, Pedro J. Abajo, Luis Miguel Alonso Guadalupe, Manuel Alonso Blanco, Tomás Álvarez, Máximo Álvarez Rodríguez, Francisco Javier Álvarez, Astor Brime, Rogelio Blanco Martínez, Isabel Cantón Mayo, Ángel Francisco Casado, Mª Ángeles Cordero, María Jesús Díez de Dios, Juan José Domínguez, Dina Fernández, Emilio Gancedo, Isabel García, Antonio García Álvarez, José María García Álvarez, Gumersindo García Cabeza, José Magín González Láiz, Xuasús González, José María González Cabezas ―Chipi―, Ricardo Magaz―Odrazir Zagam, Violeta Medina, Juan Carlos Parra Cabo, Marta Pérez Domínguez, Armando Ramos García, José del Río Sánchez, Justo Sánchez, Marifé Santiago Bolaños, Santiago Somoza Pardo, Germán Suárez Blanco, Erika Villaécija, Gonzalo Rojas, Eugenio de Nora, Saturio Aller Lozano. Coordinó el libro: Armando Ramos García

La asociación desarrolló también otras tareas, tales como las de la acampada para los pequeños de la zona, que tradicionalmente coordina Eva García, en el camping de Villamejil. Jorge Aller, responsable de juventudes, estuvo colaborando en esto, así como Marta Pérez, expresidenta de la asociación

Por otra parte, se continuaron las labores de activos voluntarios para la conservación de la antigua fragua de Villamejil, trabajos que dirigió Saturio Aller, y que han dejado el entorno notablemente mejorado. Las labores finalizarán en el año que viene, con la edificación de una cubierta que salve el viejo potro de herrar.

Todo este programa se lleva a cabo merced a las cuotas de los asociados y las ayudas que han prestado el Ministerio de Cultura, Caixa Galicia, el Ayuntamiento y junta Vecinal de Villamejil, y otras instituciones y particulares, a quienes la Asociación agradece públicamente el esfuerzo

El palacio de los Alvarez de Escarpizo.

Otro evento que cabe destacar fue la inauguración oficial del palacio o casona de los Alvarez de Escarpizo, al que algunos erróneamente llaman palacio de los Pernía, acto celebrado a mediados de agosto.

El caserón, del siglo XVI, fue edificado por la familia Alvarez de Escarpizo, originaria de Revilla y titular del señorío de Otero. Con el paso del tiempo, los Pernía emparentaron con los señores de Otero, por lo que muchos hoy dan la titularidad del edificio a los Pernía, desconociendo la historia del mismo y minusvalorando a quienes levantaron el noble palacete

La rehabilitación contó con una inversión de mas de 700.000 euros, destinada a darle un sentido cultural y etnográfico. Su apertura contó con escasos representantes de la vida política y cultural de la región; escasos para el valor emblemático de esta pequeña joya en cuya defensa ha estado bregando permanentemente el pintor local Benito Escarpizo.

Días antes del acto inaugural, el 29 de julio, en el mismo edificio tuvo lugar un acto cultural en el que se presentó el conjunto de galardonados de la bienal poetica Eugenio de Nora, acto que contó con la presencia de este importante escritor nacido en la localidad de Zacos.

Pantano de Villagatón

Este año también ha habido una manifestación de protesta que hay que anotar, contra la anómala situación del embalse de Villagatón, que lleva una decena de años hecho y no sirve a nadie.

Asombra ver cómo en invierno el embalse sigue sin cerrarse, el rio Porcos baja a tope y cuando llega el verano no hay agua en el pantano, y el rio se seca. Es un insulto a la comarca y a todos los que hablan de sequía. Se ponen disculpas inverosímiles... y el embalse sigue sin servir para nada.

Amando Alvarez Cabeza, escribía en el Diario de León “No hace mucho que la dirección de la Confederación Hidrográfica del Duero, dependiente del Gobierno español, dio a entender que no habiendo regantes y, por lo tanto, donde recabar dinero para abonar los gastos de la conservación de la presa, pues no era rentable y por lo tanto mejor dejar salir el agua en primavera directamente al mar. Con lo cual, el arroyo Porcus, de siempre truchero y bienhechor para todo lo bueno, en los últimos años queda sin caudal, prácticamente seco, con la cantidad de perjuicios que eso acarrea. Los pozos no dan resultado y si por desgracia se produce un incendio en alguna aldea del valle, no disponemos de agua para sofocarlo.”

Si el tema es de costos... ¿No pueden los responsables del pequeño embalse de Villameca –a media docena de kilómetros del de Villagatón- controlar ambas instalaciones? ¿No servirían las aguas de Villagatón –si no hay regantes en el valle del Porcos- para dar más agua a Astorga y la Vega baja del Tuerto?

Es imperdonable que en La Cepeda se esté “racionando” el agua de Villameca y haya un pantano sin explotar.

Y además ...el fuego bacteriano

El “fuego bacteriano” es el nombre de una enfermedad que ha empezado a afectar a los árboles frutales de La Cepeda. La Junta de Castilla y León ha comenzado a arrancar los que están dañados.

El agricultor se queda sin frutales y recibe una misérrima indemnización de unos 20 euros por árbol arrancado. La epidemia, detectada en Quintana del castillo, afecta a otras seis localidades de la comarca.

 

> > Volver a la guía de La Cepeda