COPLAS BACTERIANAS

Santiso Mozart es el seudónimo de un excelente poeta de La Cepeda, que utiliza los versos para narrar con humor e ironía el problema de la flora de la comarca, asolada por el llamado fuego bacteriano.

Quintana del Castillo, noviembre de 2006

Santiso Mozart es el seudónimo de un excelente poeta de La Cepeda, que utiliza los versos para narrar con humor e ironía el problema de la flora de la comarca, asolada por el llamado fuego bacteriano.
Estas son sus:

COPLAS BACTERIANAS

Doña Erwinia Amylovora
se ha instalado en La Cepeda.
¡Y ahí se queda!

¿De do viene esta señora
que tiene nombre de rusa?
De los USA.

Ansiosa de cierta flora,
ha comenzado en Quintana.
¡Con qué gana!

A las rosáceas devora
y hay que cortar por lo sano.
¡Al pantano!

Les ha llegado la hora
al peral y a la reineta.
¡Vaya jeta!

Ante la vil inductora,
ya se desata la histeria.
¡La bacteria!

Todo de ella se ignora
y no se puede hacer nada.
¡Gran putada!

La gente ora et labora,
espera et se desespera.
¡Facendera!

La situación empeora,
tañe la campana un viejo:
¡A concejo!

La autoridad, a deshora,
explica lo inexplicable.
¡Muy amable!

Cepedano, colabora,
que El Bierzo manda en Pucela.
¡Vaya tela!

¿A qué viene esto ahora?
Son órdenes de la Junta.
¡Qué pregunta!

Política imprevisora,
de pasividad y dolo.
¡San Bartolo!

La amenaza se edulcora:
está todo controlado.
¡La has cagado!

Y la oposición se azora:
¡Negligencia, dejación!
¡Dimisión!

La capital asesora,
moviliza sus expertos.
¡Pobres huertos!

¿Qué hacer contra la invasora?
Solo hay una solución:
¡Destrucción!

La brigada limpiadora
da comienzo al sacrificio.
¡Guerra al vicio!

Ruge la incineradora,
por el río huele a muerto.
¡Pobre Tuerto!

La hecatombe se avizora,
la sierra llora el entierro.
¡Pozo Fierro!

El frutal crepita y llora
en la gran fosa común.
¡Pim, pam, pum!

Con dos años de demora,
cursa la plaga letal.
¡Menos mal!

Coge la calculadora:
a veinte euros y pico.
¡Eres rico!

¿Qué está pasando, señora,
con el fuego bacteriano?
¡Grande arcano!

Santiso Mozart
 

> > Volver a la guía de La Cepeda