Los peligros de Socotra

Ubicado en medio del mar, entre Somalia y Yemen, el pequeño archipiélago de Socotora, o socotra, es uno de los territorios de mayor riqueza biológica, donde la sobreexplotación de recursos pone en peligro su propio futuro.
El curioso árbol pepino, otro ejemplar botánico extraordinario de Socotra. Imagen Pinterrest/UICN

Guiarte.com Gland(Suiza), 11/1/19

Desde 2008, el archipiélago está en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, pero la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) organismo asesor para la UNESCO, ha advertido de los problemas que ponen el peligro su riqueza natural

Algo más de 40.000 personas habitan en este archipiélago que se encuentra en el noroeste del Océano Índico, cerca del Golfo de Adén, con una superficie que no llega a los 4.000 kilómetros cuadrados y una longitud de 250 km. Comprende cuatro islas y dos islotes rocosos.

El sitio -recuerda la UICN- es de importancia universal debido a su biodiversidad; con una flora y fauna ricas y especiales: el 37% de las 825 especies de plantas de Socotra, el 90% de sus especies de reptiles y el 95% de sus especies de caracoles terrestres no se encuentran en ningún otro lugar del mundo.

El territorio también admite poblaciones de aves terrestres y marinas de importancia mundial (192 especies de aves, 44 de las cuales se reproducen en las islas, mientras que 85 son migrantes regulares), incluidas varias especies amenazadas. La vida marina de Socotra también es muy diversa, con 253 especies de corales formadores de arrecifes, 730 especies de peces costeros y 300 especies de cangrejos, langostas y camarones.

El archipiélago es de origen continental, un desprendimiento de África, con una isla principal de más de 3.600 kilómetros cuadrados, bastante montañosa. El largo aislamiento y la sequedad han sido base para crear un espacio de fauna y flora endémicas. Un tercio de las 800 plantas se consideran endémicas.

El drago de Socotra, produce una resina denominada sangre de dragón, utilizada antiguamente como colorante. Imagen Pinterrest/UICN

La UICN ha destacado la necesidad de colaborar en la defensa de la biodiversidad del archipiélago, sosteniendo sus valores sobresalientes de patrimonio mundial natural, por los que en el 2008 se inscribió como sitio del patrimonio mundial natural. Sin embargo, los últimos años han sido testigos de un rápido deterioro de los valores excepcionales de Socotra debido a las presiones de la inestabilidad política, el desarrollo de infraestructura y la explotación insostenible de los recursos naturales. Por ello, en una evaluación de 2017 se situó entre los puntos sobre los que existe una "preocupación importante".

Firas Abd-Alhadi, Vicepresidente Regional para Asia Occidental de la UICN, participó en la 17 Conferencia Internacional de Socotra que organizó Friends de Socotra y el Centro Regional Árabe para el Patrimonio Mundial en Manama, Bahrein, del 25 al 28 de octubre de 2018, donde presentó una exposición titulada “Naturaleza para todos. Un Movimiento para Inspirar el Amor de la Naturaleza" en ella, explicó cómo el alejamiento de la gente de la naturaleza, hace perder la perspectiva de los servicios que los ecosistemas saludables brindan a las comunidades y economías y, por lo tanto, socavan sus prácticas de conservación que causan el deterioro ambiental.

Una manifestación de este deterioro en Socotra es la disminución de los medios de vida rurales tradicionales y la sobreexplotación de los recursos, por lo que demandó un restablecimiento de la conexión entre la población, especialmente los más jóvenes, y la naturaleza.

Hay muchas especies realmente exóticas en la flora de este sitio; por ejemplo, el árbol pepino, Dendrosicyos socotrana, o el árbol de la sangre del dragón, Dracanea cinnabari.

> > Volver a la guía de Noticias