Redescubriendo a Felipe Santiago Gutiérrez

El Museo Nacional de Arte (Munal), presenta “Discursos de la piel. Felipe Santiago Gutiérrez” (1824-1904), primera gran retrospectiva nacional dedicada al gran pintor mexicano.

Felipe Santiago Gutiérrez, La cazadora de los Andes, ca. 1891, Museo Nacional de Arte, Acervo Constitutivo, 1982

Artemio Artigas. Guiarte.com. Ciudad de México, 03/10/2017

La exposición reposiciona a Felipe Santiago Gutierrez como un autor “grande” del siglo XIX mexicano. En su tiempo, fue el artista más cosmopolita del país y personaje esencial del realismo pictórico.

Gran observador de la naturaleza, Gutierrez destacó por sus retratos, desnudos, escenas religiosas y costumbristas y paisajes. Tuvo una carrera llena de éxitos durante la segunda mitad del siglo XIX, aunque los últimos años de su vida trascurrieron en su tierra de origen, relativamente alejado de la fama.

Hasta el 14 de enero de 2018 y bajo la curaduría de Víctor Rodríguez Rangel, la exposición “Discursos de la piel. Felipe Santiago Gutiérrez” presenta más de un centenar de obras en la que se repasan las etapas creativas del pintor texcocano y, junto con piezas de una serie de artistas relacionados con él, entre ellos Camille Corot, Jean-Joseph Benjamin-Constant, Federico de Madrazo y Juan Cordero.

Con esta muestra se reabren las salas de muestras temporales del museo después de una amplia labor de mantenimiento y renovación, desarrollada durante más de seis meses.

Jean-Joseph Benjamin Constant, Odalisca acostada, ca. 1870, Musée d’Orsay, Paris/Exposición Discursos de la piel, en el Munal

Sara Baz Sánchez, directora del Munal, ha destacado que la exposición es un esfuerzo que corona años de investigación y documentación, con el fin de explicar la trayectoria de este mexicano que viajó por numerosos países de Europa y América, dando a conocer su arte y manteniendo contactos con grandes autores del final del siglo XIX.

“Las naturalezas del cuerpo en la academia” es el primer apartado de la exposición, donde se ahonda en el estilo artístico predominante en la Academia de San Carlos durante los años en los que Gutiérrez fue alumno.

En “Decoro y lujo. El retrato”, la segunda sección de la muestra, se presenta un conjunto de retratos que Gutiérrez realizó de personajes destacados y funcionarios, trabajos que se relacionan con los de otros autores, como Clavé y Madrazo.

En el tercer núcleo de la exhibición, “Impresiones de viaje”, se ilustran las vivencias e influencias artísticas que cosechó Gutiérrez a lo largo de los 20 años que recorrió Norteamérica, Sudamérica y Europa. Muchacha italiana (ca. 1872) de Camille Corot y Retrato de mulata (1875) y Mendigo (ca.1891) de Gutiérrez son algunas de las piezas destacadas.

Finalmente, en “Imaginarios del desnudo femenino”, última sección de la exposición, se observa el desarrollo en el tratamiento del desnudo y la transformación de la tradición iconográfica en las academias de arte durante el siglo XIX. Ejemplo de ello es La cazadora de los Andes (ca. 1891), obra emblemática de Gutiérrez que se convirtió en un “escándalo” cuando se presentó en la Exposición Anual de la Academia de San Carlos. Trabajos de otros autores, como el mexicano Gedovius o el orientalista francés Benjamin-Constant, acompañan a los de Gutiérrez.

Además de las obras pertenecientes al Museo Nacional de Arte, forman parte de la muestra piezas de colecciones nacionales y extranjeras como el Museo Nacional de Colombia, el Museo Nacional del Prado de España, la National Gallery of Art, el Philadelphia Museum of Art de Estados Unidos y el Musée d´Orsay de Francia, así como de colecciones mexicanas del Museo Felipe Santiago Gutiérrez de Toluca y el Nacional de San Carlos.

Discursos de la piel cuenta con una publicación que incluye imágenes de las piezas presentadas en la exposición, dos ensayos curatoriales de Víctor Rodríguez y textos de los especialistas Fausto Ramírez, Héctor Serrano, Verónica Uribe, Olga Acosta, Rodrigo Trujillo y Angélica Velázquez, además de una cronología de la vida artística y un anecdotario de Gutiérrez realizado por Raúl Díaz. Asimismo, existe un programa de actividades paralelo

Felipe Santiago Gutiérrez, La caída de los ángeles rebeldes, 1850, Universidad Autónoma del Estado de México

Un pintor cosmopolita.

El pintor Gutiérrez (1824 - 1904) es uno de los más destacados de la plástica mexicana del siglo XIX. Inició sus estudios en su localidad natal, Texcoco, para acudir más tarde a México, a la Academia de San Carlos, donde fue notablemente influenciado por el catalán Clavé.

Realizó diversas visitas a ciudades de México y luego pasó a California, donde gozo de éxito, especialmente como retratista. Después de año y medio en San Francisco marchó a Nueva York, para pasar más tarde a Europa.

Tras su estancia en París se ubicó en Roma, donde se familiarizó con el desnudo femenino; desnudo que “escandalizaría” a México años más tarde, cuando expuso La Cazadora de los Andes. Fue el primer gran desnudo integral mostrado en México y para atenuar su impacto la Academia de San Carlos, lo integró en un salón dedicado a la pintura europea. También fue fructífera su estancia en España, donde trabajó con Madrazo.

Precisamente, La Cazadora de los Andes, se estima como obra cumbre de Gutierrez, no sólo por el preciosismo de su realización, sino porque en el cuadro se sintetiza también el espíritu innovador, culto y cosmopolita del pintor, que reinterpreta una Diana en tierras de América.

Vuelo a América, visitó diversos puntos, aunque fue en Nueva York y Bogotá donde tuvo sus estancias más productivas. Ya en su vejez, retornó a México, fijando su residencia en su logar natal, donde falleció

http://www.munal.mx/es

> > Volver a la guía de Noticias