Presencia del oso en Portugal

Tras dar por desaparecido el oso en Portugal durante los dos últimos siglos, informaciones recientes dan cuenta de su estancia habitual en el extremo nordeste, cerca de la Sanabria.
El oso pardo se expande en el oeste de España, y alcanza territorios de Zamora y Portugal. Imagen de www.fapas.es

Artemio Artigas. Guiarte. com. Zamora, 9/5/2019

Hace un mes, el diario la Opinión de Zamora, informaba de los trabajos de naturalistas que están siguiendo la especie en el norte y noroeste del área zamorana, quienes habían podido comprobar la presencia de tres osos al este de Puebla de Sanabria y otros dos al oeste de esa misma localidad, hasta más allá de la raya con Portugal, lo cual incluye el vecino parque natural de Montesinho.

Según dicho rotativo, existe constancia de una población osera que se mueve por los territorios de buena parte de la provincia de León, nordeste de Portugal y Zamora, donde desde hace décadas existen osos, pese a que los mapas oseros lo ignoren: “La constatación de la presencia del oso en la provincia de Zamora quedó reflejada de una forma incontestable con las fotografías conseguidas en agosto de 2013 por el apicultor de Muelas de los Caballeros, Isidro Bordel”, recuerda.

Desde 2013 se tienen evidencias de osos en Zamora. Imagen conseguida por el apicultor de Muelas de los Caballeros Isidro Bordel

Ahora, la Junta de Castilla y León ha confirmado también el avistamiento de un oso pardo que se mueve en libertad por la Sanabria y la zona limítrofe de Portugal. El ejemplar ha sido avistado tanto en la localidad zamorana de La Tejera, un pueblo próximo a Portugal y a la provincia de Orense, como en el país vecino. Esta localización ha sido posible tras detectar los daños en los colmenares de la zona.

Los movimientos de los osos son especialmente detectables en esta época de primavera, cuando hay una mayor dispersión de ejemplares jóvenes en busca de nuevos territorios, ya que los machos maduros expulsan e incluso matan a los más jóvenes, con el fin de aparearse con las osas madres.

El oso pardo es un mamífero catalogado en peligro de extinción, y presenta en España dos poblaciones diferenciadas, una pirenaica y otra cantábrica, con algo más de 300 ejemplares en total. La inmensa mayoría de la población está en torno a la Cordillera Cantábrica, con dos subzonas. La occidental -oeste de León, Asturias y Lugo- y la oriental –oeste de León y Asturias y Santander- ambas escasamente comunicadas entre sí. La occidental tendría unos 280 ejemplares y la oriental unos 50.

El censo de crías nos denota el vigor de ambas zonas. Según la Fundación Oso Pardo, el censo de 2017 –último conocido- registra la maternidad de 41 osas con 73 crías. Fueron 64 crías del núcleo occidental y 9 crías en el oriental.

Territorios de la población cantábrica de osos, según la Fundación Oso Pardo

En general, en la zona cantábrica las cifras siguen de osos vienen creciendo desde los años noventa del pasado siglo.

Desde el núcleo oriental, los osos bajan por el oeste de León, por los Ancares y Montes de León, hasta alcanzar las poblaciones zamoranas, donde su presencia se está expandiendo, tal como apuntan las informaciones recientes, expansión amparada en la existencia de extensos territorios cada vez más despoblados, para los que debiera haber una estrategia científica conservacionista, amparada por las administraciones de Galicia y Castilla y León.

Territorios de la población pirenaica de osos, según la Fundación Oso Pardo

En los pirineos, los censos son muy exiguos; de hecho, el censo provisional de osos de 2018 era de 40 ejemplares detectados, tres menos que en 2017, y en un territorio que ocupa amplias zonas de España y Francia, y donde tradicionalmente se ha detectado oposición de comunidades locales. La escasa cifra de animales se mantiene merced a las reintroducciones de ejemplares eslovenos.

> > Volver a la guía de Noticias