La Cepeda: Verano y cultura

El verano de La Cepeda ha sido fértil en cultura. Destacó el ciclo de la Ordoño I, la edición de Versos a Oliegos y una jornada cultural, en Magaz, sobre Ángel González Álvarez.
Dos libros quedaron para la posteridad. Uno promovido por la Asoc
El Camino de Santiago fue objeto de una exposición interesante de la Asociación Rey Ordoño I. Imagen del profeta Daniel, de la catedral compostelana.

Un año más, el verano de La Cepeda ha sido fértil en actividades culturales, destacando el ciclo de la Asociación rey Ordoño I, la cuarta edición de Versos a Oliegos y una jornada cultural en la que se glosó en Magaz de Cepeda la figura del catedrático Ángel González Álvarez.

Dos libros quedaron para la posteridad. Uno promovido por la Asociación rey Ordoño I, sobre el lenguaje de los cepedanos, y otro que recoge las poesías y textos remitidos a Versos a Oliegos.

Ciclo de la Ordoño I.

Como cada estío La Asociación Cultural rey Ordoño I dinamizó las actividades culturales en la comarca de La Cepeda. Este año hubo que destacar la edición del libro sobre el lenguaje de los cepedanos, el homenaje al escritor Eugenio Eugenio de Nora, una gran exposición fotográfica sobre el camino de Santiago, y la presentación de las últimas publicaciones de Máximo Carracedo, Juan José Domínguez, Tomás Álvarez y Rogelio Blanco.

El amplio programa estuvo organizado así:

El 1 de agosto. A las 20,00, en el Ayuntamiento de Villamejil, hubo un cálido homenaje a al escritor Eugenio de Nora, con asistencia de éste.

Eugenio de Nora(nombre civil completo Eugenio García González de Nora) nació en Zacos en el 13 de noviembre de 1923. Estudió en León y Madrid, donde se licenció en Filología Románica(1947); doctorado en 1960, ha compaginado sus labores de poeta, crítico y profesional de la enseñanza de Literatura, siendo catedrático y jefe del departamento de Español en la universidad de Berna(Suiza). Es autor de diversas obras líricas, que lo sitúan como uno de los principales autores españoles del siglo XX. La Asociación le homenajea este año y realizará también alguna otra contribución a la promoción de su obra, como se anunciará en su día.

Ese mismo día tuvo lugar la presentación de la obra sobre La Cepeda y su dialecto, promovida por la Asociación Cultural y coordinada por Antonio García Álvarez.

Antonio García Álvarez, nacido en Vega de Magaz y residente en habitualmente en Madrid (donde ha sido presidente de la Casa de León), es un apasionado de la tierra, profundamente conocedor de la misma. La Asociación Cultural le pidió que pusiera en marcha un proyecto encaminado a divulgar las características lingíísticas de nuestro territorio, y lo ha llevado a cabo.

En la tarea ha contado con los siguientes colaboradores: Eugenio de Nora, Victorino Madrid Rubio, Santiago Somoza Pardo, Amando Álvarez Cabeza, Gumersindo García Cabeza, Germán Suárez Blanco, Rogelio Blanco Martínez e Isabel Cantón Mayo.

Presidieron y coordinaron estos actos el Alcalde de Villamejil, Ángel Carrera, y la presidenta de la Asociación, Marta Pérez. El Director general del Libro, Rogelio Blanco, estuvo en esta memorable cita.

Una semana más tarde, el 7 de agosto, a las 18,00 horas, en la Casa del Concejo de Villamejil, se abrió la exposición “PEREGRINO A COMPOSTELA”, un recorrido gráfico por el camino de Santiago, de la mano del periodista venezolano Carmelo Lattassa.

El periodista venezolano Carmelo Lattassa realizó un viaje a pie desde Saint Jean Pied de Port, en los Pirineos franceses, hasta Finisterre, siguiendo la tradicional ruta de los peregrinos. Fruto de aquel viaje es un conjunto de unas doscientas cincuenta fotografías, en las que se contemplan los pueblos, paisajes, monumentos y personajes peregrinos. Dado que el viaje se efectuó en un periodo determinado, y con objeto de ampliar esa visión global del Camino, se han incluido algunas otras fotografías suministradas por destacadas empresas, instituciones y particulares, lo que hace de esta muestra un recorrido fantástico y de sumo interés para todo el mundo. El propio Carmelo Lattassa estuvo en el inicio de la muestra.

El 14 de agosto. A las 20,00 horas, en el ayuntamiento de Villamejil se celebró la presentación de “Escritores del territorio”.

El último ejercicio ha sido fértil en publicaciones por parte de gentes vinculadas a esta tierra. La Asociación reunió a los que en este tiempo han dado a conocer cuatro obras de ensayo o novela:

Máximo Carracedo: Fernando de Castro. Católico liberal, krausista y heterodoxo.

Juan José Domínguez: Lágrimas grises.

Rogelio Blanco: Un socialismo participativo.

Tomás Álvarez: El Búcaro de azucenas.

Coordinó brillantemente el acto el periodista Amancio Fernández, directivo del diario ABC. El subdelegado del Gobierno en León, Francisco Álvarez, estuvo en este acto, en el que también se destacó que acababa de aparecer otra obra de un escritor local, en este caso del sacerdote nacido en Quintana del Castillo, Máximo Álvarez.

La Ordoño I, asociación de Amigos de La Cepeda, también puso en marcha otras iniciativas para los más jóvenes, como sendas acampadas, una para los muchachos y otra para los más pequeños, actividades exitosas, pese a que este estío el tiempo no ha sido muy favorable. Otra iniciativa impulsada fue la de la realización de un bello mural, trabajo que dirigió Saturio Aller.

Biblioteca cepedana.

La Ordoño I tiene ya la costumbre de entregar cada año a sus asociados un nuevo libro, este ejercicio se está entregando el de La Cepeda y su dialecto, que ha coordinado D. Antonio García Álvarez. En principio, se da uno a cada asociado.

En cada casa, una biblioteca. Es deseo de la asociación proseguir en esta política de fomento de la lectura. De este modo, en los últimos años se han entregado ya libros sobre la Historia de la Cepeda, La Cocina Campesina Leonesa, la Vía de la Plata, La Historia de España en fotos y ahora este nuevo sobre el lenguaje de los cepedanos...

Hay que hacer notar que cada socio paga 15 euros al año, cifra que merece la pena, porque sólo el libro publicado compensa el pequeño esfuerzo económico. Y además queda la satisfacción de seguir impulsando la cultura en la zona.

Versos a Oliegos.

El certamen poético inaugurado hace cuatro veranos sigue prosperando. Este año se celebró en Magaz de Cepeda, coordinado eficazmente por Carmen González y Armando Ramos.

Textos de Ángel Casado, Eugenio de Nora, Tomás Álvarez, Marifé Santiago, Rosario González, Rogelio Blanco, Alonso Guadalupe, Santiago Somoza, Amando Álvarez, Gumersindo García, Ricardo Magaz, Astor Brime, Justo Sánchez, Geli Cordero y un largo etcétera dieron contenido a una velada poética y a un libro que se titula Valdemagaz, en alusión al pasado histórico de este entrañable valle cepedano. La portada del mismo fue diseñada por Pedro Abajo Cordero, joven oriundo de Magaz y excelente pintor.

El alcalde de Magaz presidió un acto lleno de interés, amenizado por las brillantes intervenciones de un joven músico local, el violonchelista Miguel Ángel González Viñuela, quien ya ha dado varios conciertos en el Monasterio de Carracedo y otros lugares.

La escuela local estuvo abarrotada de publico... incluso quedó gente en el exterior, siguiendo el acto. Al final hubo un refrigerio para los asistentes.

Homenaje a Ángel González Álvarez

Otra de las entidades que tradicionalmente hace actividades veraniegas, la asociación “Jornadas Culturales” organizó también en Magaz de Cepeda un interesante homenaje a Ángel González Álvarez, filósofo y político nacido en Magaz, y que ocupó destacados puestos en la docencia y en la política educativa durante el franquismo.

Estas jornadas contaron con la colaboración de destacados cepedanos tales como el pintor Benito Escarpizo, los hermanos Natal, Eugenio de Nora, Antonio García Álvarez, etc.

Fue una buena ocasión para recordar a esta figura que promovió la enseñanza secundaria en la provincia, que tuvo una importante actividad universitaria y siempre tuvo la mano abierta hacia las gentes de la zona.

Si el verano estuvo cálido en cuanto a contenido cultural, no puede decirse lo mismo en cuanto a la climatología. La lluvia fue persistente y arruinó más de alguna fiestecilla. Una pena ...aunque hay que destacar que con tanta agua se salvó la comarca –cada vez más verde- de los incendios forestales. Algo es algo.

 

> > Volver a la guía de La Cepeda