Giovanni Papi: pasión por el barro.

Murales inquietantes, urnas con reminiscencias etruscas, pájaros negros cargados de belleza… Giovanni Papi es un artista de la cerámica que da vida a unas obras cargadas de eternidad.

Astorga, Leσn. 15 de mayo de 2013
Enamorado de la historia y del arte, este ceramista italiano afincado en Cogorderos (Leσn) ha aρadido ahora a su colecciσn de trabajos una serie de reproducciones de lucernas romanas de la vieja Asturica Augusta (Astorga) en homenaje a la par a su raνz italiana y a Astorga, la ciudad cercana a su residencia actual, y en la que sigue palpando la latinidad.

Papi, vαstago de una familia de escultores, empezσ a estudiar cerαmica en Italia, en el aρo 1979. Se licenciσ en Bellas Artes en 1992. Desde entonces no ha dejado de trabajar en el campo artνstico, participando en muchos certαmenes de cerαmica creativa. En el aρo 97 creσ su propio Estudio de Cerαmica en compaρνa de Marta Rivera.

La producciσn actual mαs personal de Giovanni Papi es la cerαmica negra bruρida, con piezas cargadas de belleza, entre las que destacan sus pαjaros y su serie de urnas, en las que recupera lo mαs hondo de la tradiciσn artνstica de su tierra de origen, en la que estα el culto a los antepasados etruscos.

Este artista tambiιn trabaja con otros formatos, entre ellos los murales donde aϊna figuras humanas con escrituras, en unas piezas cargadas de interιs y, a la par, de inquietud.

Enamorado de su actividad, Giovanni Papi se centrσ en el trabajo en una casa ubicada en Cogorderos, en el interior de Leσn, en contacto permanente con la naturaleza, el paisaje y el barro.

El artista profesa autιntica veneraciσn al barro, la arcilla, “la tierra de donde nacimos como ceramistas, y adonde volveremos como hombres. En la tierra quedan nuestras huellas, la firma indeleble de nuestra existencia”, afirma Papi, artista radicado en este rincσn leonιs desde hace ocho aρos.

Mαs sobre los trabajos de Giovanni Papi:

http://www.giovannipapi.blogspot.com.es/
http://www.asturicalucernas.blogspot.com.es/

> > Volver a la guía de La Cepeda