EDITADO LIBRO JACOBEO DE AUTOR CEPEDANO

Acaba de salir a la luz un nuevo libro sobre el Camino de Santiago, cuyo autor es el periodista y escritor leonés Tomás Alvarez, obra que presenta una interesante novedad: está dirigida a a “paganos y escépticos”, a quienes muestra “otras emociones d
El profeta Daniel, la alegría del Pórtico de la Gloria


TOMAS ALVAREZ PUBLICA GUIA RUTA JACOBEA PARA PAGANOS Y ESCEPTICOS

Madrid, 19 abr (EFE).-
Muchas son las guías de la ruta jacobea. La novedad de la que ha escrito Tomás Alvarez, y publica ahora editorial Endymion, radica en que está dirigida a paganos y escépticos y, según el autor, su objetivo ha sido "buscar la emoción del Camino".

"Caminos hay muchos, señala Alvarez, como el de La Plata, que venía de Mérida, el portugués, otro costero por la cornisa cantábrica o el que entraba por mar a La Coruña, pero el clásico es el francés que reúne cinco vías que confluyen de toda Europa y las introducen por la vieja ruta romana de Burdigala (Burgos hasta Astúrica (Astorga)".

En su obra "El Camino de Santiago para paganos y escépticos", Tomás Alvarez, periodista y escritor que actualmente dirige el Departamento de Mercado español de la Agencia EFE, no sólo investiga el fenómeno santiagueño sino que aporta una amplia información sobre monumentos ignorados, paisaje, historia y gentes que pueblan esa vía de peregrinación.

Se animó a escribir este libro en 1993 cuando en uno de sus recorridos jacobeos llegó a Cervatos de Cueza, donde supuestamente había una iglesia con un magnífico artesonado, de acuerdo a la guía que llevaba, y, al preguntar por ella, descubrió que el templo estaba totalmente destruido desde hacía años.

"Pensé que tenía que hacer algo que fuera distinto y que reflejara no solo la historia pasada sino la miseria presente, la melancolía del abandono", explicó Alvarez.

Para escribir su guía recorrió la ruta Jacobea en bicicleta durante cinco días desde La Rioja a Galicia y luego prosiguió el viaje a pie. "El Camino es un instrumento fantástico para conocer al hombre y el arte y analizar lo que ha sido nuestra civilización", precisó este apasionado peregrino que todos los años vuelve a los lugares que captaron su interés.

Uno de ellos es la Iglesia de Santa María la Real de Nájera, panteón de los reyes navarros, "en la que se funde la tierra con el gótico", precisa el periodista, quien recuerda que uno de los momentos más emocionantes que ha vivido fue ver amanecer, a las cinco de la mañana, en el Cebrero (la frontera entre Galicia y León) un día de niebla y lluvia.

"La iglesia estaba al lado de las pallozas y el silencio del lugar sólo era interrumpido por el sonido del agua que caía de la paja al suelo. El canto de los gallos se escuchaba en la neblina y tenías la sensación de haber retrocedido en el tiempo a un mundo de hace dos mil años", recuerda Alvarez.

Esas vivencias son las que ha intentado transmitir en su libro que difiere de otras guías en que estas reflejan un mundo excesivamente enciclopédico "y olvidan acercarse a los hombres, las bodegas y las historias de prostitutas y frailes y no describen la emoción que genera la historia, los paisajes o el camino hecho durante la noche cuando la luna refulge sobre el agua de los regueros y el viento estremece el paisaje".

Alvarez decidió emprender esta empresa al salir de una grave enfermedad, en un tiempo en que era director de Medios de Comunicación de la Generalitat Valenciana.

Natural de Villamejil (León) e interesado por los aspectos comunicativos, una de las cosas que más llamaron la atención del escritor fue el hecho de que en torno al Camino se crea una sociedad humana en la que las personas que vienen de mundos muy distintos entablan todo tipo de relaciones.

Un compañero inseparable de la Ruta Jacobea es el vino, que los peregrinos llevaban en la calabaza y que los albergues ofrecían gratis hasta el Bierzo, luego había que comprarlo.

En su libro, el escritor aconseja visitar las bodegas subterráneas que jalona el recorrido de La Rioja a León muchas convertidas en tabernas y probar los vinos rasposos y duros de cosecha propia.

La guía da estos consejos y muchos más y al final de los diferentes capítulos enumera una lista de monumentos poco conocidos, clasificados según su visión, subjetiva pero siempre bien intencionada. EFE

 

> > Volver a la guía de La Cepeda