La Cepeda recupera elementos de su patrimonio artístico

Dos noticias alegrado a los amantes del patrimonio cepedano: en Benamarías se ha salvado de la ruina la iglesia y en Villamejil vuelve a lucir el bello crucero ubicado ante el primitivo cementerio de la localidad.
León, junio de 2007

En el Diario de León, Maite Almanza dice: respecto a la obra de Benamarías-Vanidodes:

“La primera fase de los trabajos de restauración de la Iglesia de San Juan Bautista de las localidades de Benamarías y Vanidodes, pertenecientes al Ayuntamiento de Magaz de Cepeda, quedó inaugurada ayer (24-junio) con una misa concelebrada y presidida por el obispo, Camilo Lorenzo, y una procesión con la pequeña talla del patrón, que cubrió el itinerario tradicional alrededor del templo coincidiendo con dicha festividad. La intervención supuso un desembolso de 125.000 euros, de los que 25.000 fueron costeados con cargo al convenio entre la Junta, la Diputación y el Obispado para la restauración de templos en la diócesis, según indicó el párroco, Ángel Lucio Vallejo. El resto de la inversión fue sufragada con 9.000 euros concedidos por Caja España para la restauración de las dos campanas de la iglesia, con sendas aportaciones de 6.000 euros de cada una de las juntas vecinales y con los donativos aportados por noventa familias, que oscilaron entre los 50 y los 3.000 euros, indicó el párroco.

La primera fase del acondicionamiento incluyó la renovación de la cubierta del templo, del siglo XVIII, así como de su estructura y artesonado de madera. El suelo interior fue acondicionado aprovechando la losa antigua que apareció bajo el entarimado, precisó Vallejo, que añadió que, gracias a la intervención, se suprimió el estado de ruina que presentaba el tejado del edificio, y quedaron reparadas las grietas de las paredes y reforzada la cimentación.

Fotografía de El Diario de León.

Los retablos
El párroco precisó que será necesaria una segunda intervención para acondicionar los cuatro retablos del templo: dos dedicados a la Virgen del Rosario, otro a san Antonio y otro a la Virgen de las Angustias, éste último el principal. Además, Vallejo estimó que será preciso restaurar el ajuar litúrgico de la iglesia, cuya calidad ensalzó: «Es una buena platería, realizada por los mejores plateros astorganos del siglo XVIII, de la que destacan un conjunto de incensario firmado por Ramos y un copón cuya parte superior es del siglo XIV y su base, del XVI, realmente excepcionales», dijo. El sacerdote, que resaltó también otras piezas del templo, como una imagen románica del siglo XIII o un sagrario del XV, señaló: «Ya estamos trabajando en la elaboración del presupuesto y la petición de subvenciones para la segunda fase de los trabajos, que acometeremos según vayamos disponiendo de recursos».

El Crucero de Villamejil
El popular crucero de Villamejil volvió ya a su antiguo emplazamiento, donde se reubicó la semana pasada, después de que lo recuperase el equipo de cantería del Centro de los Oficios de León, que tiene el taller en Puente Castro.

En un principio se había encargado de la tarea de restaurar el monumento al autor del mismo, Abel Sierra, pero este no pudo hacerlo, por lo que la Aociación Rey Ordoño I pidió ayuda al Centro de los Oficios de León para llevar a cabo la obra.

En el verano pasado (2006) se trasladaron los trozos del crucero al taller del Centro, en Puente Castro y ahora han entregado ya la obra. Se ha hecho de nuevo parte sustancial de la cruz, porque la piedra de Boñar, en la que está hecho el trabajo, es bastante delicada y no permitía una buena reutilización de los materiales viejos.

Fotografía de El Diario de León.

Por parte del centro, la actuación también ha sido altruista en lo económico, pues únicamente han cobrado a la Asociación los costos de los materiales. Por parte de la Asociación se quiere destacar la colaboración del Centro de los Oficios, que ha sido clave para la recuperación de este emblema de La Cepeda.

El derribo del crucero
El crucero había sido derribado el lunes 12 de julio de 2004, por un camión Nisan. Los daños fueron notables porque estaba elaborado de piedra de Boñar, que es bastante delicada.

El monumento se puso alli en 1999, costeado por la Asociación Cultural rey Ordoño I, ante un cementerio que se restauró por entonces, tras permanecer cincuenta años abandonado.

El crucero había tenido en su corta vida una presencia notable, pues apareció repetidas veces en los medios informativos, y fue motivo central elegido habitualmente tanto por fotógrafos como por artistas pintores y grabadores, que vieron en él una de las estampas más típicas de la vida cepedana.

El crucero de Villamejil vuelve a presidir la entrada al pueblo. Foto Guiarte Copyright

> > Volver a la guía de La Cepeda