La esperanza de Hambach

En el ámbito de los defensores del ecosistema se ha celebrado como una victoria extraordinaria la paralización de la destrucción del milenario bosque de Hambach (Alemania)
Los defensores de la naturaleza, de todas las edades, celebran en Alemania la paralización de la destrucción del bosque de Hambach. Guiarte.com

Guiarte.com. 08/10/2018

RWE, la mayor empresa eléctrica de Alemania, venía destruyendo sistemáticamente este antiquísimo bosque cercano a Colonia, porque explota aquí, a cielo abierto, una de las mayores minas del mundo, dedicada a la extracción de lignito, de donde se obtienen 40 toneladas anuales de este tipo de carbón.

Los ecologistas alemanes han realizado una dura pelea por este bosque de unos doce milenios de antigüedad en el que se refugian importantes especies de la fauna. La mayor parte del gran bosque ya ha sufrido la progresiva destrucción, pero perviven unas 500 hectáreas, amenazadas en gran parte por los planes de RWE, que había anunciado la tala inminente de 100 hectáreas más.

Los activistas ocupaban parte del bosque desde hace seis años, viviendo en casas de madera, en la misma arboleda, pero el mes pasado se iniciaron los desalojos forzados por las fuerzas policiales, argumentando que las casas no cumplían normas de seguridad contra incendios y que intentaban “proteger” la seguridad de los ocupantes.

El desalojo se interrumpió momentáneamente el 19 de septiembre después de que una ocupante falleciera en la operación, pero al inicio de octubre se anunció que las 86 casas de los árboles habían sido desalojadas y destruidas.

El Tribunal Superior de lo Contencioso-Administrativo de Münster ha emitido ahora una sentencia por la que la eléctrica deberá aplazar la tala del bosque, por un periodo indefinido, lo que se ha recibido como una victoria por los defensores conservacionistas.

Excavadora de lignito de RWE en las inmediaciones del bosque de Hambach. Imagen de Greenpeace.org

Para ellos, el bosque de Hambach es un lugar emblemático de resistencia en la lucha contra el cambio climático. Miles de ambientalistas han pasado por el mismo, especialmente los fines de semana, para mostrar su apoyo a los defensores del bosque y, estos días se han producido movilizaciones de decenas de miles de personas, que demandan al gobierno alemán una fecha para el cierre de la explotaciones de carbón. Además han demandado a la canciller Angela Merkel que Alemania ejerza el liderazgo en la lucha del cambio climático

Con las maquinarias actuales, los permisos de explotaciones a cielo abierto tienen un efecto agresivo tal que borran de la faz de la tierra montañas enteras y grandes bosques en un corto espacio de tiempo. Dejando tras de sí un desierto, en el que se pierde no solo la vida vegetal, sino los hábitats de comunidades faunísticas en grave peligro.

RWE, la mayor empresa eléctrica de Alemania, pretendia destruir ahora otras cien hectáreas del bosque milenario cercano a Colonia. Imagen de Guiarte.com

La lucha contra el cambio climático no es tal mientras no se aborde de forma radical el fin de la explotación irracional de los combustibles fósiles y su reemplazo por la energía renovable.

El bosque de Hambach se ha convertido en lugar de solidaridad para quienes consideran que han de anteponerse los intereses de los ciudadanos a una depredación salvaje de la naturaleza que únicamente beneficia a intereses empresariales concretos.

> > Volver a la guía de La editorial