Belice: victoria de la naturaleza

La barrera de arrecifes de Belice, sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO amenazado por la explotación petrolera, tiene ahora un futuro más halagüeño.

Desde 1996, la zona costera de Belice es Patrimonio Mundial de la UNESCO. Imagen de WWF

Guiarte.com

Ante el anunció de la posibilidad de convertir la zona en territorio de explotación petrolera, organizaciones defensoras del ecosistema se han movilizado, en una iniciativa que ha terminado por animar al propio gobierno del país aprobar una moratoria permanente de las actividades petroleras en sus aguas, por una ley del 29 de diciembre de 2017.

Desde 1996, la zona costera de Belice es Patrimonio Mundial de la UNESCO. La región comprende el mayor arrecife de barrera del hemisferio norte, atolones costeros, centenares de cayos arenosos, bosques de mangles, lagunas litorales y estuarios. Esta parte del planeta es un hábitat importante para algunas especies animales en peligro, y un espectacular mundo de paisajes llenos de hermosura. Un área con uno de los niveles más altos de biodiversidad marina en el Atlántico.

Pero este sitio de la UNESCO estaba calificado como en peligro por mor de las ambiciones petroleras, un peligro que podría arruinar también un prometedor negocio turístico y la calidad de vida de las comunidades costeras.

WWF y Oceana Belice han hecho campaña por la suspensión de la exploración de petróleo en la zona costera de Belice. © Antonio Busiello/WWF-Guatemala

Ahora, es de esperar que la UNESCO retire el sitio del grupo de los amenazados. Belice se ha convertido así en un líder mundial en sostenibilidad oceánica. WWF ha destacado que la moratoria permanente sobre las actividades petroleras coloca a Belice entre la pequeña minoría de países con leyes avanzadas en esta materia.

La WWF organizó con Oceana Belice una protesta internacional en los últimos tiempos por la suspensión de la exploración de petróleo sísmico cerca del arrecife reconocido por la UNESCO, donde –según los conservacionistas- habitan casi 1.400 especies, incluida la tortuga carey en peligro de extinción, manatíes y seis especies amenazadas de tiburón

Belice: Una victoria del conservacionismo, una victoria de la vida… una victoria de todos.

> > Volver a la guía de La editorial