Nuevas exposiciones en el Museo Reina Sofía

El Museo Reina Sofía presenta dos nuevas exposiciones Kobro y Strzeminski. Prototipos vanguardistas y Mário Pedrosa. De la naturaleza afectiva de la forma.

Katarzyna Kobro. Kompozycja przestrzenna (4) [Composición espacial (4)], 1929. Muzeum Sztuki, Lodz

Madrid, 21 de abril de 2017
El Museo Reina Sofía presenta en abril de 2017 dos nuevas muestras, la primera, "Kobro y Strzeminski. Prototipos vanguardistas" (co-organizada por el Museo Reina Sofia y el Muzeum Sztuki de Lodz) aborda las distintas etapas y áreas de actividad de Katarzyna Kobro (Moscú, 1898-Lodz, 1951) y Wladyslaw Strzeminski (Minsk, 1893-Lodz, 1952), dos figuras clave de la vanguardia centroeuropea, y creadores de originales conceptos artísticos en escultura y pintura, y cuestiona algunas nociones establecidas sobre el arte moderno.

Con el suprematismo como punto de partida, Kobro y Strzeminski participaron activamente en la escena internacional, interesados sobre todo por el neoplasticismo, la Bauhaus, y el constructivismo, movimiento del que se les considera precursores en Polonia.

Siempre en contacto con miembros prominentes de la vanguardia europea, ambos desarrollaron una extensa labor como teóricos, y desarrollaron escritos como la Teoría de Unismo, proferida por Strzemiński, que define al arte como "mero fenómeno visual", o el concepto de Kobro sobre la escultura entendida como modelo funcional para la vida social.

Mário Pedrosa, escritor y crítico de arte brasileño, Meudon (en casa de Alberto Magnelli), 1969. Alécio de Andrade, VEGAP, Madrid, 2017

La segunda muestra, "Mário Pedrosa. De la naturaleza afectiva de la forma" presenta una selección de obras de los artistas que Pedrosa, uno de los pensadores latinoamericanos más importantes del siglo XX, analizó. Sus encuentros con artistas resultaron fundamentales para la explosión de ideas que transformaron la escena artística brasileña en la mitad del siglo pasado. La exposición permite visualizar las cuestiones que más le interesaban: las tendencias introvertidas del arte de los cincuenta (desde Morandi hasta Milton Dacosta o Maria Leontina); la cuestión de un arte pop brasileño en el que la sociedad de consumo se presenta como lugar de conflicto (Rubens Gerchman o Antonio Dias), o el “arte virgem”, realizado por enfermos mentales, pasando por el neoconcretismo de Hélio Oiticica y Lygia Clark.

Mário Pedrosa encarnó el paradigma del intelectual público, comprometido con el debate sobre el futuro de la sociedad tanto en términos culturales como políticos. Pedrosa se convirtió en un interlocutor en la formación de la cultura moderna de Brasil, contribuyendo tanto a la consolidación de instituciones de arte moderno como a la de la Bienal de São Paulo, de la que fue director.

> > Volver a la guía de Noticias