"Versos a Oliegos" en su décimo aniversario

Se celebró con gran éxito el encuentro de Versos a Oliegos, en el Museo Romano de Astorga, con un lleno en la sala. Era la décima edición

León, 28 ago (EFE).-

Los poemas de unos 40 autores de varios países protagonizaron la tarde del 28 de agosto, en Astorga (León), cuando se cumplía el décimo aniversario, el certamen literario "Versos a Oliegos", un canto a la tierra madre en recuerdo a un pueblo desaparecido en 1945 bajo las aguas de un embalse leonés.

Muchas de las poesías aportadas por estos autores, algunos de los cuales estuvieron presentes en la velada, recordaron en tono elegiaco la desaparición del pueblo, Oliegos, pero otras trataron temáticas distintas, desde lo amoroso a lo paisajístico, según fuentes de la organización.

"El formato poético de Versos a Oliegos es original, no conozco otro similar; funciona, y está consolidado", declaró en conversación telefónica Rogelio Blanco, director general del Libro, Archivos y Bibliotecas, uno de los autores que han enviado textos a este certamen literario, que se celebró en el Museo Romano de Astorga.

Portada del libro Versos a Oliegos 2010. guiarte.com
Blanco ha recordado que el certamen nació como una convocatoria dirigida a las gentes de tres valles leoneses -de los ríos Barbadiel, Tuerto y Porcos- que desde 2001 se reúnen en una localidad distinta para cantar a la tierra y al pueblo desaparecido.

Surgido a la vera del Pantano de Villameca, donde quedó sumergido Oliegos, el encuentro anual ha pasado por mucha otras localidades, entre ellas León y este año Astorga.

En el mismo, gentes de toda condición leen textos inéditos que se recogen en un libro, junto con otros aportados por autores que simpatizan con esta muestra.

Por ejemplo, el escritor y religioso Astor Brime participa con un llanto por un Cristo roto en el terremoto de Haití; o el poeta Ángel Casado medita ante un viejo escudo nobiliario: "materia inmaterial de un tiempo antiguo / adorna el pobre muro y testifica / que el destino se borra aunque se escriba".

La escritora Violeta Medina escribe del vacío: "el vacío se cocina lento, con hambre", en tanto que David Rosenmann-Taub, poeta-músico chileno radicado en Estados Unidos, y que presentará próximamente una Antología en España, se obsesiona con la sombra: "mi sombra se acercó: ¿Qué sientes, di, qué sientes?"

No faltan los textos en leonés, como el del escritor Emilio Gancedo, quien rememora al origen de los viejos oficios, ni la reflexión poética de Tomás Álvarez que busca una nueva sociedad "donde los poetas hagan leyes/ y los enamorados carguen los cañones/ con semillas de flor y cuentos infantiles/.

Además, se cuenta con obra del poeta indio Subhro Bandopadhyay o de latinoamericanos como Noni Venegas.

Los escritores presentes en el texto son: Tomás Álvarez, Olga Angélica, Abel Aparicio González, Subhro Bandopadhyay, Noni Venegas, Rogelio Blanco, Astor Brime, Isabel Cantón Mayo, Ángel Francisco Casado, M. Ángeles Cordero, Lucía Cuesta Cruz, Manuel Fernández, Bernardina Fernández Macías, Emilio Gancedo, Isabel García, José M. García, Fernando García Martínez, Xuasús González, José M. González Cabezas (Chipy), Ylenia Gutiérrez García, Vek Lewis, Ricardo Magaz, Luisa, Charo Martínez Domínguez, Manuel Martínez Gutiérrez, Violeta Medina, José Carlos Parra, Rafael Paz, José Pedro Pedreira, Felícitas Peña García, Adolfo Pérez Rebollo, Luis Miguel Ramos Blanco, Armando Ramos García, Revilla (Benito Magaz), David Rosenmann-Taub, F. Sabio, Santi Somoza, Germán Suárez Blanco y Odracir Zagam.

Para el alcalde de Astorga, Juan José Alonso Perandones, el evento significa un cauce creativo adicional a unas fiestas de Astorga(en estos días) donde la cultura es esencial.

"En Versos a Oliegos -ha dicho a EFE- recordamos un hecho traumático, la desaparición de un pueblo bajo el pantano; un dolor que sigue en la memoria de todos, el de un pueblo que tuvo que abandonar resignado su tierra, en una época (1945) donde era prácticamente imposible la protesta".

En ocasiones anteriores ya han colaborado en el libro destacadas figuras como Eugenio de Nora, Gustavo Rojas o Julio Llamazares.

"La gente de la zona espera cada año este encuentro, cuyo formato es eminentemente popular", ha declarado Rogelio Blanco, quien ha participado en el evento poético desde el momento de su nacimiento.

Este año, sin embargo, el director general del Libro no ha podido asistir porque se halla en Guatemala, en una reunión sobre las bibliotecas públicas de Latinoamérica, "instituciones esenciales en la difusión de la cultura en español y el fomento de la industria editorial", según declaró a EFE telefónicamente. EFE

bmc/orv

> > Volver a la guía de La Cepeda