Cierre ciclo cultural de la A. Rey Ordoño I

El abandono de la arquitectura popular y el escaso control sobre el arte religioso fueron temas tratados en la clausura del ciclo cultural, con intervenciones del arquitecto Enrique Pérez y de Tomás Álvarez.

Villamejil, 15 de agosto de 2010

En las últimas décadas, decenas de iglesias de los ámbitos agrarios han sido expoliadas, en lo que ha sido el uno de los mayores saqueos de arte de los últimos siglos, explicó Tomás Álvarez, escritor y periodista, que en el cierre del ciclo de conferencias estivales de la Asociación Rey Ordoño I.

El abandono de la arquitectura popular y el escaso control sobre el arte religioso en el ámbito rural fueron sendos temas que se trataron este sábado, en la clausura del ciclo cultural, con intervenciones del arquitecto Enrique Pérez y de Tomás Álvarez, en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Villamejil(León).

Imagen de la iglesia románica de Montealegre, desaparecida en el siglo XX
Mediante una serie de imágenes, el arquitecto astorgano analizó la evolución de la arquitectura de La Cepeda, comarca central leonesa, tanto en sus zonas más altas, donde predomina la piedra y la pizarra, a las más sureñas, en las que se ha trabajado tradicionalmente con barro.

Para Enrique Pérez, lo más antiguo de estas construcciones, emparentadas con las de los astures, se halla en el norte de la comarca, donde aún aparecen vestigios de casas con cubierta vegetal, aunque en un lamentable estado de abandono.

Tras el análisis sobre la arquitectura, intervino Tomás Álvarez, quien recalcó la necesidad de conservar lo que hay, tanto en el arte religioso como el constructivo, y recordó que están en trance de perderse la casona señorial de los condes de Catres, en Benamarías, y la casa señorial de los Marqueses de Astorga en La Veguellina.

Álvarez mostró una serie de imágenes con elementos prerromanos, romanos, románicos, góticos y barrocos, visibles en diversos lugares, y en su mayoría desconocidos por la generalidad de los lugareños.

Mención especial mereció el arte religioso, gravemente expoliado en el último tercio del siglo XX, cuando han desaparecido numerosos retablos y decenas de obras artísticas, por el efecto combinado de la incuria y la ignorancia, aprovechada por redes de comercialización de obras artísticas.

Los trapicheos que han facilitado la dilapidación del patrimonio religioso del territorio han sido habituales, conocidos o tolerados por la iglesia, tal como ha afirmado el propio Erik “el Belga”, el mayor ladrón de arte del siglo XX.

A veces, la “desaparición” de las figuras se compensaba con la entrega de alguna imagen moderna de escayola, que representaba generalmente a la virgen de Fátima o la Inmaculada, o al patrono del agro, san Isidro Labrador.

Sólo el desconocimiento del valor de algunas tallas las salvó del expolio, un desconocimiento que –en opinión de Tomás Álvarez- sigue siendo clave para evitar que el expolio se lleve a sus máximos niveles.

Muchas imágenes se salvaron del saqueo por ser poco conocidas, como esta virgencita gótica.
El presidente de la Asociación Rey Ordoño; Saturio Aller, cerró el ciclo cultural, agradeciendo el apoyo de las gentes y las instituciones para una tarea que es clave en el mantenimiento de la vida en una comarca que se ha mantenido en el abandono y la despoblación

Juan Pedro Aparicio.

El ciclo cultural de este año se inició con la intervención del escritor Juan Pedro Aparicio, comisario del 1100 aniversario del Reino de León, el 29 de julio, y la presentación de la obra de El Corazón del Camino, promovida por la Asociación Cultural que aglutina a los amigos de La Cepeda.

Ese día, el escritor Juan Pedro Aparicio dijo que le "sorprendía" que los Sanfermines, una "fiesta tan poco refinada provoque el interés extremo", mientras que los actos organizados con motivo del 1100 aniversario del Reino de León no despierten más expectación en el conjunto del país.

El comisario de la Comisión Conmemorativa del 1100 aniversario del Reino de León, en declaraciones a EFE con motivo del acto celebrado en Villamejil (León), se mostró muy satisfecho de los actos del evento, si bien ha lamentado que no hayan tenido mayor efecto mediático.

"Creo que el problema, más que de los propios actos en sí, es por la visibilidad general que hay de esta tierra, que no provoca la atención" en los medios de comunicación nacionales, ha dicho Aparicio, que ha afirmado que habría que hacer algo excepcional para que trascendiera.

El escritor, desplazado a Villamejil (León) para inaugurar el ciclo cultural de estío de la Asociación Rey Ordoño I, afirmó que le llama la atención que los Sanfermines, "una fiesta tan poco refinada, que sueltan unos toros por la calle y los mozos vayan corriendo, provoca el interés extremo y, en cambio aquí, que se hacen con una cierta sutileza, inteligencia y tradición de siglos" no despierte más interés en el conjunto del país.

En su intervención, Aparicio hizo una referencia histórica al origen del Reino de León, y a la herencia que éste ha legado a la historia de España y de Europa.

Ese mismo días, Pedro Abajo, periodista y editor, presentó para el público cepedano el libro El corazón del Camino, editado por Puente de Letras, por iniciativa de la Asociación Cultural.

Literatura de La Cepeda

En el marco de las actividades culturales estivales, programadas por la Asociación Cultural Rey Ordoño I, Amigos de La Cepeda, tuvo lugar el sábado en el Salón de Plenos del Ayuntamiento de Villamejil, el 7 de agosto, la presentación de cinco libros de reconocidos autores de la comarca.

El primero de ellos, 'María Zambrano, la dama peregrina', del filósofo Rogelio Blanco, director general del Libro, Bibliotecas y Archivos de España, fue presentado por Alfonso García, quien realizó la exposición en nombre del autor al no poder asistir éste por motivos profesionales.

El segundo ejemplar correspondió al escritor y criminalista Ricardo Magaz, que presentó el voluminoso tratado 'Teoría y práctica de la investigación criminal', impulsado por la UNED.

Por su parte, el poeta y cantautor de Ábano, Ángel Casado, acercó al público su último poemario 'La voz Pensada'.

Imagen del libro El Corazón del Camino, editado por la Asociación Rey Ordoño
Isabel Cantón, catedrática de la ULE, puso de largo el libro coral 'Narraciones de maestros', del que son autores una quincena de escritores, entre los que se encuentran los cepedanos Rogelio Blanco, Tomás Álvarez y Ricardo Magaz, además de otros literatos como Juan Carlos Mestre, Lourdes Ortiz, Margarita Merino, Luis Artigue o Aurelio Loureiro.

Finalmente, el también catedrático Germán Suárez presentó el ensayo que acaba de aparecer recientemente en el mercado bajo el título 'Villarmeriel', una obra sobre el pueblo del mismo nombre.

Esta jornada dedicada a la literatura de la comarca de La Cepeda es ya un encuentro clásico de los promovidos por la Asociación Cultural y refuerza la promoción de los autores cepedanos que han desarrollado en la última década una intensa actividad literaria en todos los campos, con más de un centenar de libros publicados de autores de la tierra, en lo que se ha venido en llamar “movimiento cultural cepedano”.

Las diversas iniciativas culturales de la Asociación Rey Ordoño I, que aglutina a la intelectualidad Cepedana, han contado este año con el apoyo de León Real, la Diputación Provincial y caja España.

> > Volver a la guía de La Cepeda