Llamamiento por el salvamento de un puente, reliquia del industrialismo

La Asociación Cultural Rey Ordoño I, agrupación de Amigos de La Cepeda, demanda a las autoridades leonesas el salvamento del puente metálico de Sopeña, patrimonio histórico de la comarca.
León, octubre de 2008
La preocupación por el puente y la urgencia del llamamiento deriva de las obras que se están llevando en su ubicación, dentro de los planes de mejora de la carretera LE 451 que cruza de norte a sur la comarca, obras que obligan a quitar de allí este antiguo puente metálico, para el que parece que de momento no hay otro destino que el abandono o la chatarrería.

Mientras las autoridades locales hablan de la realización de un plan de salvamento -que ya debiera estar hecho- y se ha tenido noticia de una plataforma que defiende que se deje en su sitito -manteniendo un estrechamiento impropio de una carretera de cierta actividad que obliga a pasar los vehículos de uno en uno- la Asociación Cultural Rey Ordoño I defiende que el puente de Sopeña, unido en la memoria al antiguo y cercano Balneario de la Forti, tiene que permanecer en Sopeña, inmediato al lugar donde se halla ahora, perfectamente restaurado, bien visible y visitable por los viajeros que quieran conocer la zona.

Un puente que merece la pena conservar. Imagen Guiarte Copyright

A la nuestra Asociación pertenecen socios de todo tipo de procedencias, entre ellos el filósofo Rogelio Blanco; la etnógrafa Concha Casado; novelistas como Ricardo Magaz o Juan José Domínguez; poetas como Angel Casado, investigadores como Laurentino García o periodistas como Tomás Alvarez, junto a numerosas personas del ámbito de la empresa, la agricultura, la enseñanza, etc., todos los cuales siempre han destacado que el mantenimiento de la señas de identidad y el patrimonio de un pueblo son vitales para su futuro. Este es un caso más en el que no se puede transigir con un derribo, aunque venga avalado por una mejora de una carretera vital para la comarca. Por ello, encarecemos a las a las autoridades leonesas y cepedanas la defensa de este vestigio de la arquitectura industrial, y demanda que desde los ámbitos provincial, regional y estatal se pida la conservación de esta obra.

La Cepeda, una tierra que ha padecido en el siglo XX el abandono y la despoblación no puede seguir siendo olvidada. Necesita mejorar sus carreteras, pero también necesita conservar su patrimonio.

Saturio Aller
Presidente de la Asociación Cultural Rey Ordoño I

> > Volver a la guía de La Cepeda