Dolor en Otero de Escarpizo

Centenares de vecinos han despedido el 4 de marzo, en Otero de Escarpizo, en una tarde con nieve intermitente, a los tres miembros de la misma familia que dos días antes perdieron la vida en León, por inhalación de monóxido de carbono

El suceso ha causado consternación en La Cepeda. De los tres miembros de una misma familia muertos en León por causa, al parecer, de la inhalación de monóxido de carbono, dos eran originarios de Otero.

A las 17.00 horas del dia 4, en la iglesia de Otero de Escarpizo, en el municipio de Villaobispo de Otero, fue oficiado el funeral por estas tres personas, un matrimonio integrado por Victoria García y Marcos Franco, de 69 y 77 años, respectivamente, y la madre de uno de ellos, Victoria Álvarez, de 94.

Estas tres personas fueron halladas muertas en su vivienda de León, se supone que por haber inhalado monóxido de carbono debido a la mala combustión de una caldera de gasóleo, como apuntan las primeras investigaciones

Se da la circunstancia de que Victoria García y Victoria Álvarez eran la hermana y la madre, respectivamente, del artista Benito Escarpizo, un pintor notable, avencindado en Otero.

En cuanto a la tercera víctima mortal, Marcos Franco, era natural de Astorga (León).

Después de practicar la autopsia a los cadáveres, los cuerpos sin vida fueron trasladados el día 3 a Astorga, hasta el tanatorio de la Vera Cruz, en las cercanías del cementerio de esta localidad leonesa y donde se instaló la capilla ardiente de los tres.

Finalmente, en la tarde del día 4 se ofició el sepelio, en Otero de Escarpizo, localidad de apenas 120 habitantes que estaba consternada por el trágico suceso.

El funeral ha comenzado a las 17,00, en un ambiente de dolor por el impacto de la tragedia.

Hasta Otero de Escarpizo se han acercado diversas personalidades de la cultura y la política leonesa, encabezadas por el director del Instituto Leonés de Cultura, Jesús de Celis, y el alcalde del municipio de Villaobispo de Otero, Joaquín Llamas.

La misa ha sido oficiada por un sacerdote oriundo de la localidad que ha agradecido la "presencia masiva en apoyo a la familia de las víctimas", que se han acercado hasta el templo en mitad de una nevada intermitente.

En esta línea, el sacerdote ha hecho hincapié en que si bien es bello compartir la alegría ajena, más aún lo es "ser arropado en momentos de dolor" como los que hoy han reunido en Otero de Escarpizo a centenares de personas para despedir a las tres víctimas

> > Volver a la guía de La Cepeda