El paisajismo de Thomas Cole, en Londres

El paisajismo de Thomas Cole, en Londres

La National Gallery anuncia una importante muestra sobre Thomas Cole (1801-1848), considerado como el primer gran paisajista de Estados Unidos, y aglutinador de la llamada Escuela del río Hudson.
Thomas Cole. The Course of Empire: The Savage State, 1834. Cortesía, the New-York Historical Society © Collection of The New-York Historical Society, New York / Digital image by Oppenheimer Editions

Claudio Path. Guiarte.com. Londres, 03/05/2018

Del 11 de junio al 7 de octubre, este centro artístico londinense presenta “Eden to Empire”, una excelente ocasión conocer los trabajos de este artista, emigrado de muy joven a Estados Unidos, y que retornó a Europa con ansias de triunfo y afán de aprender de los maestros del Viejo Continente.

En la pintura de Cole no sólo hay paisaje sino un mensaje moral. Muestra la naturaleza poderosa del noreste de Estados Unidos, en gran parte todavía intacta en su tiempo, a la vez que hace una advertencia sobre el uso de los recursos naturales en una era cada vez más industrializada.

La exhibición incluye 58 obras, la mayoría en préstamo de colecciones norteamericanas. Incluye el famoso ciclo de pintura de Cole "The Course of Empire" donde plantea esa relación entre el ser humano y la naturaleza. Otra obra maestra es The Oxbow, su famosa vista de una tormenta desde el monte Holyoke. Las pinturas de Cole se muestran junto a las obras de artistas británicos con quienes estaba familiarizado y que influyeron en su carrera como William Turner y John Constable.

Emigrado a América a los 18 años, Cole es reconocido como el padre de la pintura de paisaje en los Estados Unidos. Es un pintor vocacional. Recién llegado a EE UU se convirtió en ayudante y aprendiz de un pintor ambulante y en 1823 asistió a la Pennsylvania Academy of the Fine Arts de Filadelfia.

Ya tenía cierto prestigio cuando, años más tarde, regresó a Gran Bretaña y viajó a Paris, Roma y Florencia para conocer y aprender de la pintura de paisaje europea contemporánea. Ese aprendizaje, en el que estudió los trabajos de diversos pintores, entre ellos Claudio de Lorena, le sirvió para volver a EE. UU y forjar la sólida tradición paisajística norteamericana.

Thomas Cole. The Course of Empire: The Consummation of Empire, 1835–6. Cortesía, the New-York Historical Society © Collection of The New-York Historical Society, New York / Digital image by Oppenheime

Tenía 28 años, cuando, Luman Reed -un exitoso hombre de negocios de EE.UU, coleccionista de arte- le propuso ese viaje que comenzaría en Londres, donde contactó con Constable, con quien desarrolló una relación amistosa. También visitó el estudio de Turner, aunque quedó confundido por su visión artística más experimental-

Cole soñó con hacer un debut exhibiendo sus cuadros en Londres, pero halló poco calor a su idea y se desplazó a la península itálica para seguir aprendiendo y trabajando en estudio y al aire libre

El artista murió joven, y en los años que siguieron a su regreso a Nueva York a fines de 1832, pintó sus mejores obras, aprovechando lo aprendido en el exterior y trabajando a partir de dibujos y estudios. Entre estas pinturas se hallan las de “The Course of Empire” (El curso del imperio) donde representa el ascenso y caída de una civilización imaginaria.

Murió a los 47 años, después de impulsar su escuela estadounidense de arte paisajista, la Escuela del río Hudson, fortaleciendo la relación artística con el paisaje, con una mirada de inspiración romántica. En la muestra también se cuenta con alguna obra de sus discípulos.

Thomas Cole. The Course of Empire: Destruction, 1836. Cortesía, the New-York Historical Society © Collection of The New-York Historical Society, New York / Digital image by Oppenheimer Editions

Gabriele Finaldi, Director de la National Gallery, destaca el compromiso apasionado de Thomas Cole con el paisaje de los Estados Unidos, que marcó una época en la pintura norteamericana, inspirada en la tradición europea. “Cole representó la belleza virgen del paisaje estadounidense, pero también profetizó sobre los peligros de una sociedad urbana e industrializada invasora, preocupaciones que siguen siendo muy actuales”.

La exposición está organizada por la National Gallery de Londres y el Metropolitan Museum of Art de Nueva York.

> > Volver a la guía de Noticias