Pedro Correia de Araujo en el MASP

El Museo de Arte de São Paulo, MASP, presenta a partir del 24 de agosto, una exposición que rescata la producción del pintor brasileño Pedro Correia de Araújo.

El MASP rescata al pintor Pedro Correia de Araújo, con una muestra titulada Erótica. Imagen del MASP

Guiarte.com. Sao Paulo (Brasil). 04/08/2017

Esta muestra, “Erótica”, es una monográfica que reúne 66 obras del artista pernambucano nacido en París en 1881 y muerto en Río de Janeiro, en el 1955. El espacio estará dividido en cuatro grandes núcleos representativos de su producción: desnudos, danzas, retratos y la llamada Serie Erótica.

La exposición asume como lema la sensualidad latente que se encuentra en la fase de su producción brasileña (1929-1955), resaltando la presencia del erotismo no sólo en los desnudos o en la serie de dibujos sexualmente más explícitos, sino también, y especialmente, en las representaciones de danzas brasileñas y retratos femeninos.

El MASP, con una de las mejores colecciones artísticas de Brasil y una larga trayectoria, avanza con esta muestra de Pedro Correia de Araújo, en un proyecto de revisión de la obra de del artista, a fin de que otras instituciones, curadores e investigadores puedan dar continuidad al rescate de su producción, tanto pictórica y ensayística.

Es comisario de la muestra Fernando Oliva, curador del MASP.

Nacido en Francia, de familia btrasileña, el artista estudia en Recife pero acaba abandonando su carrera jurísica en Paris para dedicarse a la pintura. Vuelto a Brasil se instaló en Rio de Janeiro donde es profesor de puntura y contribuye a la creación del Servicio del Patrimonio Histórico y Artístico Nacional, expone en diversas muestras y realiza crítica de arte.

El MASP presenta una exposición de Pedro Correia de Araújo, artista insuficientemente conocido, en relación a su evidente calidad.

Según se señala en la presentación de la muestra del MASP, las figuras de Correia de Araújo se ofrecen a la mirada del espectador; pero no de manera fácil o displicente, sino cargadas de un deseo calculado, revelando seres a veces fríos y distantes, no sin cierta melancolía. A pesar de haber pintado muchos desnudos y prostitutas, el artista nunca fue seducido por la posibilidad del voyeurismo banal. Sus mujeres son representaciones de fuerza y seguridad, asumiendo muchas veces dimensiones monumentales, como es el caso de Zélia (1948).

Según el curador de la muestra, Fernando Oliva, "el erotismo de Pedro Correia de Araújo es racional, matemático. No se resume a un mero intento de expresión personal, algo que el artista despreciaba,sino integra un plan, un programa, consciente de las leyes de la geometría, pero sin someterse totalmente a ellas - lo que tal vez fue el motivo para que no fuera aceptado por los académicos más ortodoxos en Brasil. En sus textos y entrevistas, él solía reproducir el conocido lema de Georges Braque: Amo la regla: ella refrena la emoción".

> > Volver a la guía de Noticias