Viajando en la Bruma de Zahora

Acostumbrados a los restaurantes costeros de “sota, caballo y rey”, los viajeros siempre quedan seducidos ante los “chiringuitos playeros” con marcada personalidad.
El postre, hecho con algas, deja un sabor dulce de mar en la boca. Imagen Nuria Pradilla

Violeta Medina. Guiarte.com, Zahora (Cádiz), 12/6/2018

Llamarse “La Bruma” y ser un restaurante casi a orillas del mar puede sonar poco prometedor. ¿Quién quiere comer envuelto en una bruma?

Mas la experiencia resultó ser toda una sorpresa de principio a fin; un encuentro inesperado entre el arte y la cocina más innovadora, a los pies de la playa de Zahora, en la provincia de Cádiz, cercana al histórico faro de Trafalgar, frente al espacio donde se produjo en 1805 el famoso combate naval, en el que el almirante Nelson obtuvo la victoria y perdió la vida.

Estamos en uno de los ámbitos menos conocidos de esta zona, perteneciente al municipio de Barbate, entre los famosos Caños de Meca y la playa de El Palmar.

Playa de Zahora, un entorno natural y solitario, junto al cabo de Trafalgar. Imagen Violeta Medina

Arena blanca y fina con entorno natural y asilvestrado, toda una invitación a dejarse llevar por lo sensorial o en este caso por lo inesperado…

El secreto

Nada avisa de lo que viene o tal vez sí…Entrar en La Bruma, cruzando su sencilla terraza adornada con grandes cactus no hace pensar que haya nada diferente. Sin embargo, en su interior la decoración sencilla, pero cuidada: mesas de madera con toque antiguo, iluminación de bombillas retro y espacio diáfano hacen prever que la experiencia puede estar bien. Pero no se espera la armonía de sabores en los platos y vinos que les diferencia radicalmente de las cocinas de chiringuito.

¿El secreto?... El secreto radica en las dos Patricias, socias de este restaurante donde Patricia Venegas, la chef, que estudió historia del arte combina el camino de la estética y del color en cada plato. Esto acompañado por la cuidada elección de vinos y la atención a cargo de Patricia Zaldívar.

Llegan las mareas…

La carta se presenta con nombre prometedores y texturas nuevas. En la parte que dice Bajamar se asoma, por ejemplo, un hojaldre de sardina en vinagreta con fresas al jerez o un tartar de borriquete (pescado que desafía de tú a tú al tradicional tartar de atún rojo de esta zona) mezclado con langostinos, quinoa y aguacates.

Un arroz que reúne sabor y artística presentación. Imagen Nuria Pradills

En Marea en calma entran en juego ensaladas mucho más creativas que la tradicional lechuga y tomate de andar por casa…champiñones, cuscus o cebollas caramelizadas con vinagretas de jengibre ganan el espacio.

Luego cuando va Subiendo la marea asoman platos de huevos rotos con patatas y atún rojo ahumado.

Y en el momento Pleamar hay que dejarse llevar por un arroz cremoso de chipirón, esencia de ortiguillas, vieira y gambón.

Interior de La Bruma, al que precede una agradable terraza. Imagen Nuria Pradilla

Y para completar este viaje nada mejor que la Dulce Marejada de un postre de algas que nos hace vivir el mejor color y sabor del mar… El mejor sabor de esta bruma en la que vale la pena perderse…

https://es-es.facebook.com/labrumadezahora/

> > Volver a la guía de Noticias