Villarmeriel, Castro y Veguellina, localidades de origen romano

Villarmeriel, Castro y Veguellina son localidades de origen romano y vinculadas a las explotaciones auríferas. Germán Suárez, escribe para la web de La Cepeda un interesante artículo sobre la materia.
Villarmeriel se halla recostado sobre un hermoso paraje de la sierra cepedana.

Vilarmeriel, León, septiembre de 2007
El análisis del tema dice así: "A la hora de indagar las historia de los pueblos de la Cepeda Alta hemos de partir de algunos hechos constatados.

Por ejemplo la existencia de una explotación aurífera de cierta importancia en La Veguellina, como denuncian las cicatrices de un rojo intenso que se aprecian al oriente del pueblo, en la ladera contigua. Cierto que esta explotación no revistió tanta importancia como las médulas de Villaviciosa de la Ribera, y mucho menos que el mayor yacimiento de oro de todo el Imperio Romano, que estaba en Las Médulas del Bierzo, a unos setenta km. de distancia.

También conocemos el sistema que los romanos utilizaban para la extracción del oro y que Plinio denomina "ruina de los montes", para lo que eran precisas una notables cantidades de agua constante y con presión suficiente.

Los romanos no disponían de máquinas que elevasen con facilidad grandes cantidades de agua, ni tampoco de tubos que soportasen una notable presión, pero sí de buenos ingenieros capaces de canalizar el agua durante muchos kilómetros para conducirla desde la captación al punto de uso.

La cota donde podían construir un estanque que almacenase el agua con que a presión se arrastrasen los materiales auríferos de la explotación había de estar a 1 100 m.

Iglesia de Castro de Cepeda. Foto guiarte. Copyright

Teniendo en cuenta que el agua, canalizada en superficie, para que circule adecuadamente ha de tener un notable desnivel, no vemos posible otro lugar de captación del agua empleada distinto al río de Villar y en lugar más alto que La Peña lТAcebo, que ha de salvar esa canalización.

Un segundo hecho ha sido la localización por parte de los habitantes de Villarmeriel de restos de canales en el monte, en la margen izquierda del río, algunos en lТEscandal y otros sobre la Peña lТAcebo, cada vez que un incendio destruía los matorrales y dejaba al descubierto el suelo.

El tercero de los hechos es que, vinculada tal vez a estos restos de canalizaciones, existe desde tiempo inmemorial la leyenda de que la Peña lТAcebo esconde tesoros secretos de "los moros".

También existe la leyenda de que "los moros" construyeron un canal para llevar el agua desde la Sierra de Villar hasta las Médulas de Villaviciosa de La Ribera, para extraer el oro.

Si estudiamos la topografía de la zona comprobaremos que, para que el agua de Villar pudiese llegar hasta Villaviciosa, debía captarse en lТEscandal, en cota de casi 1 300 m de altitud. Así podría canalizarse a través de la Vallea de las Carboneras hacia La Robleda de San Feliz y continuar en dirección a Escuredo. La distancia en línea recta sería de unos doce km que, para salvar los valles y lomas (todos trasversales) existentes en el itinerario, se han de multiplicar por tres, como mínimo. La cota del paraje denominado "el Estanque" (probablemente el usado en la ingeniería del oro de esas médulas) es de 1 082 m.

Si los romanos hubieran dispuesto de tuberías que resistieran la presión, no habría dificultad para llevar el agua desde Peñamuleta (1 210 m) pero, con los canales en superficie, pasa salvar una distancia superior a 30 km, son precisos, al menos, los 200 m de diferencia de nivel que existen desde lТEscandal a Villaviciosa.

Pero el caudal que se puede obtener en ese sitio es tan escaso que desaconsejaría cualquier obra de canalización tan larga.

Cosas muy distinta son las explotaciones auríferas de La Veguellina: están en cota inferior a los 1 100 m, a una distancia de 6 km de Peña Muleta, donde se puede captar un notable caudal de agua, en cota de más de 1 200 m. El trayecto sin valles trasversales que salvar, discurriría por encima de la Peña lТAcebo hacia Perdigones y, por el TesoТl Oro (hoy destruido por el paso de la carretera), enfilaría el que en el siglo XIX se conocía como "Camino de Ponjos a Astorga", hasta llegar a las inmediaciones de la mina.

Por lo tanto hemos de concluir que las canalizaciones descubiertas en la Sierra de Villar, si tienen algo que ver con minas de oro, estaban destinadas a las explotaciones auríferas de La Veguellina.

La custodia de esta factoría, como todas las que tenían los romanos, estaba encargada a un grupo de legionarios fortificados en un castro.

A poco más de un k de La Veguellina está Castro de Cepeda y a algo más de dos está Villarmeriel.

El humilde pueblo de La Veguellina, se extiende a la vera de un cerro trabajado por los mineros del oro en la antiguedad.

Las probabilidades de que Castro fuera el alojamiento de los legionarios que custodiaban la factoría y Villarmeriel (Villa Maurelli, según propone Mariano Franco en su "Estudio lingíístico de las Ordenanzas Municipales de Villarmeriel -1602"), el lugar de Su villa residencial y granja agrícola de este tal Maurellus, jefe de la explotación minera.

Creo que este es el más que probable origen de estos tres pueblos de la Cepeda Alta, aparte de los que vivieran por estas tierras antes de los romanos."

Germán Suárez.

> > Volver a la guía de La Cepeda