RUTA: El corazón de La Cepeda

La Cepeda es una de las comarcas rurales más típicas del noroeste de España, llena de encanto y bellos paisajes, casi desconocida, y situada al lado de la ciudad de Astorga(León).

La ruta que se propone es de unos 25 kilómetros, en el corazón de l

Vista sobre el Monte Teleno, desde el entorno de Valdicadierno, en la comarca de La Cepeda.Guiarte.com
RUTA: El corazón de La Cepeda

La Cepeda es una de las comarcas rurales más típicas del noroeste de España, llena de encanto y bellos paisajes, casi desconocida, y situada al lado de la ciudad de Astorga(León). La ruta que se propone es de unos 20 kilómetros, en el corazón de la comarca.

Sirve tanto para pie como para bicicleta. Empieza en Villamejil. El primer trecho, Villamejil-Fontoria, es por caminos de tierra, llenos de encanto; y la segunda parte por carretera asfaltada, pero absolutamente solitaria. Los paisajes son magníficos.

Salida desde el entorno del río de Villamejil, un hermoso pueblo, con bella iglesia de espadaña y un singular crucero. Subida por la cuesta de Matagrande, hasta llegar al robledal de Valdicadierno. En la subida, excelentes perspectivas sobre la comarca y los Montes de León.

Por el fondo del valle de Valdicadierno se avanza hasta llegar a Cogorderos. Éste es el lugar de una batalla de la Guerra de la Independencia, tan sangrienta como desconocida, donde murió el general francés Villetaux, junto con centenares de soldados galos.

Vista sobre el Monte Teleno, desde el entorno de Valdicadierno, en la comarca de La Cepeda.Guiarte.com

Desde el bello pueblo de Cogorderos se cruza hasta el diminuto enclave de Revilla, al lado de un magnífico castro perromano. Se sigue hacia el sur por el boscoso Quintana de Fon y, siempre a la orilla del río Tuerto, se avanza hasta Fontoria. Son magníficos los bosques de la ribera del Tuerto. En Fontoria destaca su altiva iglesia del románico rural de la zona, sobre un otero.

Desde Fontoria se avanza a Otero, con su casa señorial de los Alvarez Escarpizo(siglo XVI) y luego se sigue hacia el norte, por el valle del Río Porcos. La Congosta es un bello estrechamiento del valle. Bajan sonoras las aguas del río, al lado de la carretera y la vía férrea. Antes de llegar a Magaz, a la izquierda, queda otro altivo castro prerromano: Castromagaz.

En Magaz el valle se abre. Es una zona bella. Más adelante está Vega, que conserva una buena estructura urbana y algunas excelentes casas de inicios del siglo XX, su época dorada.

Luego la carretera asciende entre robles, encinas, retama y pinares, hacia Villamejil. Huele a tomillo, lavanda y pino. En medio del camino, en la parte más alta (Los Tesos) se disfruta de un panorama magnífico, con una soberbia vista sobre la cordillera cantábrica y los Montes de León. Luego poco a poco va descendiendo la ruta hasta llegar de nuevo al valle verdeante del Tuerto.


Fauna: en La Cepeda hay cérvidos, lobos, jabalíes, zorros y una avifauna extraordinaria. En la flora destaca el roble, los pinares y los bosques de chopos. Abundan también alisos, sauces y castaños. En épocas de primavera, el monte bajo se tapiza de flores de lavanda, brezo y retama. El otoño es magnífico.


Gastronomía: Se come muy barato y sencillo en los bares de Villamejil y en Vega de Magaz. Excelentes ensaladas, sopas de ajo, pulpo, y magnífica carne. En Astorga hay una mayor oferta (recomendados la Casa Maragata y Las Termas).


Alojamientos. hay camping de Villamejil, con alojamientos, en un enclave de gran encanto. Hay casas rurales en Villamejil y Vega de Magaz. Y siempre queda además el recurso de Astorga, con buenos hoteles.

(Antonio Barrero. Guía escrita para la sección de rutas del diario La Razón)

 

> > Volver a la guía de La Cepeda