CULTURA, ABANDONO Y SED

El río Tuerto ha sido el foco de desesperanza en este verano. El cauce está seco, el desastre ecológico, acompaña al económico. Nadie reclama ayudas a la Administración ni exige las responsabilidades a quienes han derrochado el agua, dejándola ir cau
Este verano, los cauces cepedanos han llegado a secarse. El agua sólo es una referencia en mapas, como este realizado en cerámica por artista valenciano Manuel Benlloch, y que se puede ver en Villamej

En medio de la apatía general, el río Tuerto ha sido el foco de desesperanza en este verano en La Cepeda. El cauce está seco, el desastre ecológico, acompaña al económico. Nadie reclama ayudas a la Administración ni justicia para exigir las responsabilidades a quienes han derrochado el agua, dejándola ir cauce abajo cuando no era necesaria para regadíos de ninguna clase.

La Cepeda es una tierra sumisa acostumbrada a los dominadores. Una vez más el abandono se ha notado en ella, en un verano en el que el territorio mostró una vitalidad cultural que, por desgracia, no se acompaña en lo económico.

El turismo se ha resentido de este desastre. Pero hasta ahora todos callan. Partidos políticos, organizaciones ecologistas o de otra clase apenas han dado señales de vida clamando contra el mal gobierno de las aguas.

En medio del silencio, en fechas recientes, el secretario general de UPA en León, Matías Llorente, consideró que "las confederaciones hidrográficas deberían ser órganos dependientes de las comunidades autónomas", ya que "no puede ser que desde Madrid nos tengan que decir cómo regar y cómo administrar nuestra agua".

Llorente abogó porque "la Administración central transfiera estas competencias a las comunidades autónomas", tras tachar de "nefasta" la gestión de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), que es la "principal" responsable de los problemas de abastecimiento de los agricultores de la provincia de León.

Acusó a la Confederación de haber "despilfarrado agua el pasado invierno con su política de desembalses" y agregó que "de aquellos polvos vienen estos lodos", ya que "si no lo hubiera hecho, ahora no estaríamos así". Llorente consideró que la CHD es "un órgano que tiene que evolucionar, porque aún sigue siendo un reducto del franquismo".

El problema es real. Hacen falta ayudas para los pueblos afectados. Y hace falta ayuda para recuperar ecológicamente los ríos por no mantener un nivel mínimo de agua. Es necesario establecer un nivel mínimo garantizado para el Tuerto, que a veces se seca en los estiajes en zonas como Villamejil o Villaobispo.

El estío cultural

El balance veraniego ha sido mejor en lo cultural, en especial merced al novedoso ciclo cultural de La Mirada, organizado por la Asociación Rey Ordoño I, que –una vez más- llevó a cabo una programación vanguardista.

Junto a ellos otras asociaciones llevaron a cabo actividades culturales en la cepeda, destacando las jornadas que tuvieron lugar en Abano y en Morriondo.

La Mirada

Más de 2000 personas, contemplaron la exposición de La Mirada. La cifra es altísima, superior a casi todas las muestras artísticas que se organizan anualmente en la provincia de León. Algún día los visitantes alcanzaron el número de 500, con lo que hubo colas para entrar. El día 3 de agosto abrió la exposición de pintura, en la que participan veinte artistas cepedanos, un acontecimiento de los más importantes del verano cultural leonés.

Isabel García, profesora y pintora aficionada, ha sido quien ha coordinado la labor, ayudada por otras personas del territorio, entre ellas Benito Escarpizo, un destacado profesional de las artes.

Entre las obras presentadas, destacaron las de media docena de grandes pintores cepedanos con trabajos en museos nacionales y extranjeros y premios internacionales. Junto a ellos, se descubrió un valioso elenco de pintores aficionados; algunos de los cuales descubrieron por primera vez sus obras.

La exposición ha despertado un grandísimo interés y ha reunido a un colectivo en el que estaban: Alfredo Omaña, Basilio Machado, Benito Escarpizo, Elvira Fernández Cabeza, Francisco Blanco Serrano, María Isabel Ferrero González, Santiago Omaña Alvarez, Tomás Alvarez, Enrique García González, Ernesto Serrano, Gracita Blanco Rodríguez, Isabel García García, Luz Blanco Machado, Manuel Cuevas García, Mari Luz Valderrey, María Teresa Cazcarra, Palmira Fernández Cabeza, Manuel González García, Pedro Abajo Cordero, Viviana Solla y Petri Sánchez Carreño.

La muestra estuvo abierta desde el día 3 al 17 de agosto, ambos días incluidos, en horario de tarde y en salas del Ayuntamiento de Villamejil.

Los niños pintan también.

Como elemento adicional se presentó una exposición de dibujos de los niños cepedanos. Un total de 150 niños, aproximadamente, aportaron sus trabajos.

Hubo más de 300.000 pesetas en premios, con lotes de libros para ellos y para sus colegios, generosamente donados por la propia Asociación Cultural Ordoño I y las editoriales Everest, Prisa y Agencia EFE.

Conferencias.

Junto a este despliegue, organizado por la asociación, se desarrolló un ciclo cultural en el que se hablará de escultura, de pintura y de tendencias del arte moderno.

Participaron en el mismo el pintor Benito Escarpizo; la escultora italiana Renata Rufilli y el periodista Tomás Alvarez. El presidente de la Mancomunidad de La Cepeda, Joaquín Llamas, y el alcalde de Villamejil, Gonzalo García, presidieron el cierre del ciclo.

Arte, cicloturismo y patrimonio.

Desde hace cuatro años, los muchachos de la Asociación están dedicando unos días en el verano a pintar algún mural que embellezca rincones del pueblo, una actividad que dirige Marta Pérez Domínguez. Este año, se hizo un nuevo trabajo; una bello mural representando un curioso jardín, que mereció el honor de abrir la página de cultura del Diario de León en uno de los días de agosto.

En materia de cicloturismo, se hizo una marcha de dos días de duración con acampada y cena-filandón en la parte posterior del pantano de Villameca.

Participaron una treintena de muchachos, excelentemente organizados por el equipo que coordina la labor deportiva todos los años.

En materia de restauración del patrimonio, la Asociación está llevando a cabo la recuperación de una parte de la moldera de Villamejil. Mediante labores de hacendera se ha empezado a construir una noria y se ha hecho un puente de piedra.

Fotos en Magaz

Dentro de las actividades veraniegas cepedanas, En Magaz de Cepeda se presentó durante el mes de agosto, una muestra dedicada a esas viejas fotografías llenas de encanto que se atesoran en cajones y alacenas de nuestras casas, y reflejan un mundo que ha dado un considerable vuelco en los últimos cien años.

Organizó y presentó la muestra Maria del Carmen González Fernández, una activa mujer muy preocupada por su tierra. El título del evento fue “Nuestras raíces” y movilizó al pueblo de Magaz. Una labor meritoria.

El ICECU

El Instituto Cepedano de Cultura anunció un programa que incluía: Taller-escuela de radio La Voz de La Cepeda. A partir de primeros de julio y desde la localidad de Morriondo de Cepeda con programas culturales e informativos de producción propia, así como conexiones con Radio Nacional con quien el ICECU llegó a un acuerdo para difundir legalmente sus emisiones.

También salió al monte en grupo de senderismo “Las de Caín”, tanto a zonas de la región como más sureñas. Asimismo, colaboró en EL ENCUENTRO POÉTICO Versos A Oliegos y promovió una nueva salida de La Voz de La Cepeda y Maragatería.

Como todos los años desde hace más de un lustro, el rotativo tabloide La Voz de La Cepeda y Maragatería sacó en el mes de julio un amplio número extraordinario dedicado íntegramente al verano cultural cepedano.

El programa incluyó una charla sobre “Cultura tradicional y laboreo cepedano”. El 24 de agosto en la Casa de Cultura de Castrillos de Cepeda.

Jornadas Culturales

En Carrizo y Ábano se celebraron los 27 de julio y 3 de agosto las tradicionales Jornadas culturales cepedanas, que este año tuvieron como elemento destacado un homenaje a la etnografía y la cultura popular en la persona de Concha Casado

La primera sesión se celebró en la casa de cultura de Carrizo a partir de las 11.00 horas. Hubo destacadas intervenciones la presentación del libro facsímil La Cepeda y los reyes, con trabajos de Antonio Viñayo, Eugenio de Nora, Rogelio Blanco, Tomás Álvarez, Benito Escarpizo y Antonio Natal.

Después, Miguel Cordero entregó la distinción de Cepedana del Año a Casado. La jornada finalizó con un recital poético.

El 3 de agosto, en Ábano se celebró una muestra artesanal, y ase pronunciaron una serie de ponencias relativas a la etnografía y la historia de la zona, organizadas por el notable poeta Angel Casado.

Versos a Oliegos

Finalmente cabe señalar que el mismo día 3, a la noche, en un bosquecillo del entorno de Morriondo se celebró por segunda vez el certamen Versos a Oliegos, que reunió a amantes de la cultura en torno a versos y prosa desgranados por los autores.

Rogelio Blanco fue uno de los participantes, junto con Eugenio de Nora y otros autores. La organización fue excelente y el interés de las gentes superó al frío invernal que azotaba la zona.

Como colofón, este año, Versos A Oliegos ha sacado un libro con las participaciones de diversos autores. Se tituló En el jardín de los Pinos, Reúne magníficas obras y ha sido editado por Lobo Sapiens. El material recogido en él es tan valioso como heterogéneo.

El certamen poético cepedano se consolida así como una excelente jornada de cultura. El año que viene lo organizará Villarmeriel.

 

> > Volver a la guía de La Cepeda