Un año extraordinario para las letras Cepedanas

El Día de las Letras Cepedas 2016 se cerró con un balance extraordinario: la aparición de ocho nuevas publicaciones relativas al territorio y el homenaje a D. Angel González Alvarez en el centenario de su nacimiento.


El ave de la sabiduría. Una obra de Govanni Papi, homenaje a D. Angel González Alvarez. guiarte.com

Este ha sido el año en el que más obras se han editado en torno a la comarca y los autores de las mismas explicaron su génesis y contenido, en una jornada celebrada el 20 de agosto, en la Casa del Concejo de Villamejil, acto que coordinó el periodista Lalo Fernández Mayo, nacido también en Magaz de Cepeda, y quien ha ocupado entre diversos cargos en el Diario de León, Diario 16 y La Voz de Galicia.

Los autores noticiosos este año son Ángel Casado, con “Días lectivos”; Armando Ramos, con el libro Versos a Oliegos 2016; Isabel Cantón Mayo, con su estudio sobre las Escuelas Cepedanas; Ricardo Magaz, con “Perro no come perro”; Rogelio Blanco, con “El pez de Tobías”; Tomás Álvarez, con Teresa de Cepeda; Francisco Baldo, con “La Casa de los Arrotos”, y José Alberto Moráis, con “El monasterio de San Juan de Montealegre”. 

Mesa redonda del Día de las Letras Cepedana. Un extraordinario pleno literario. guiarte.com

Todos estuvieron presentes en el acto, salvo Armando Ramos, coordinador de Versos a Oliegos, que ha sufrido un accidente en días pasados, y José Alberto Morais, quien está en Chile, donde trabaja como catedrático de Arte.

Homenaje a Ángel González Álvarez

Tras una palabras introductorias de Saturio Aller, presidente de la Asociación Cultural Rey Ordoño, Amigos de La Cepeda, se efectuó el homenaje a D. Angel González, nacido hace cien años en Magaz de Cepeda, sucesor de Ortega y Gasset en la cátedra de Metafísica, personalidad notable en el campo de de la Filosofía, Secretario General del CSIC, rector de la Complutense, Consejero del Reino, y brillante director General de Enseñanza Media.

Hizo la dedicatoria al homenajeado Tomás Álvarez, quien recordó como los inicios del siglo XX fueron de un crecimiento económico demográfico que posibilitó que una tierra callada, como La Cepeda, adquiriese protagonismo con personajes como los Bardón, Ángel González y Eugenio de Nora.

Tuvo también un recuerdo homenaje a Ángel Luis (1948-2016) hijo de D. Ángel González fallecido este año, leonés de nacimiento, catedrático de Metafísica en la Universidad de Málaga, donde desarrolló una gran tarea docente e investigadora.

En Navarra, Angel Luis desempeñó numerosos cargos de gobierno de la Universidad, participó en Sociedades de filosofía y fue directivo de publicaciones filosóficas; autor de casi una cuarentena de libros y de numerosas publicaciones filosóficas. En el ámbito internacional ejerció su magisterio en la Universidad de los Andes de Chile y en la Universidad Panamericana de México, donde obtuvo el Doctorado Honoris Causa en 2010. 

Don Angel González Álvarez.

Seguidamente, José María González, segundo de los hijos de D. Ángel, filósofo, sociólogo y Premio Nacional de ensayo, glosó la figura de su padre, desde sus orígenes en una Cepeda donde aún no se conocía la luz eléctrica hasta sus actividades de gran trascendencia a nivel español.

Mostró su actividad en las aulas, en los estudios de filosofía y en el ámbito de la promoción de la enseñanza (multiplico por cuatro e nímero de Institutos de Enseñanza Media en España) y cerró su intervención con una referencia a D. Quijote, su idealismo y transcendencia, pasa expresar cómo en los grandes personajes la pervivencia de su memoria va más allá de los limites biológico de la existencia.

Entre los sones de la gaita cepedana de Lorenzo Álvarez, el presidente de la Asociación Cultural Rey Ordoño I, Amigos de La Cepeda, Saturio Aller, entregó como homenaje de reconocimiento a D. Ángel González y su familia un trabajo de cerámica bruñida del artista Giovanni Papi, un ave cubierta de signos gráficos que es una reinterpretación de Atenea, diosa de la sabiduría y las artes.

> > Volver a la guía de La Cepeda