Recorriendo la Vía de la Plata, de Cáceres al Puerto de Béjar

Juan Gil Montes, excelente conocedor de la Vía de la Plata por las tierras de Extremadura, hace una serie de precisiones sobre el recorrido de esta ruta bimilenaria entre Cáceres y la provincia de Salamanca.
Castillo de Alconétar.

Por Juan Gil Montes

Cáceres, 10 de octubre de 2001

El ‘Iter ab Emerita Caesaraugustam’ (Camino nº 24 de Antonino Pío desde Mérida a Zaragoza) cita a CASTRA CAECILIA a XX M.P. de la Mansio AD SORORES, o lo que es lo mismo a XLVI millas de EMERITA AUGUSTA. Estas XLVI millas se cumplen al norte de la actual ciudad de Cáceres, concretamente en el barrio donde se ubican el Seminario Diocesano, la ermita de San Blas y el Colegio Público ‘Extremadura’; lugar con numerosos vestigios romanos imperiales.

El nombre de Cáceres, en arábigo ‘KAZRIS’, procede del latino ‘CASTRIS’ en referencia a los dos campamentos militares romanos que aquí se ubicaron durante las Guerras Lusitanas: Castra Servilia y el referido Castra Caecilia. En el año 35 a.J.C., el general romano Cayo Norbano Flacco reunió los pobladores de ambos campamentos en la Colonia Norba Caesarina con el fin de explotar el territorio circundante.

La Vía de la Plata sale de Castra Caecilia, o Norba Caesarina, en dirección norte por la actual ermita de San Blas, pasa por el vértice sureste del recinto del cementerio de Cáceres y se dirige en línea recta hacia el cementerio del Casar de Cáceres.

La Vía cruza el Éjido de Casar de Cáceres hacia la ermita de Santiago y, por el Camino de las Barcas, alcanza la siguiente mansio: TURMULUS, situada a XX M.P. de Castra Caecilia, en el llamado Vado de Alconetar, punto de paso obligado de todas las vías de comunicación N-S y viceversa del oeste peninsular.

La mansio TURMULUS se ubicó en la confluencia de los ríos Tajo y Almonte, sobre un castro prerromano y, en época medieval, los templarios levantaron un hermoso castillo cuya torre del homenaje apenas es visible sobre las aguas del actual embalse de Alcántara.

La calzada remonta ahora las cuestas del Ribero del Tajo para dirigirse por el restaurante Miraltajo a la base del cerro Garrote, coronado por dos deteriorados dólmenes. Sigue su empedrado por tierras de Cañaveral por cuya estación de trenes cruza camino del Puerto de los Castaños, donde coincide con la Nacional 630.

Defendía este puerto una fortaleza romana situada en la cumbre de la Sierra de Santa Marina, llamada hoy Cáceres el Viejo, homónimo de uno de los campamentos romanos de la capital cacereña.

Por un frondoso alcornocal llega la calzada a Grimaldo, que bordea por poniente, continuando su trazado por los pizarrales de Riolobos y después penetra en las tierras llanas de las vegas del Jerte y del Alagón.
Miliario en un establo, en Puente de la Magdalena.
En el espacio llamado Fuente del Sapo se situaba la Mansio RUSTICIANA, a XXII M.P. de TURMULUS. Continua la Vía muy cerca de Galisteo, famoso por su muralla medieval y el ábside mudéjar de su iglesia, sigue por el este de Aldehuela y de Carcaboso, donde en la plazuela de su iglesia podemos admirar dos miliarios muy bien conservados .

La calzada cruza el río Jerte a 1’5 kilómetros al este de Carcaboso, remonta por los límites de las dehesas de las Alturas, Cuarto Real, Portezuela y Valtravieso. Pasa por el caserío de Venta Quemada, donde cambia de rumbo hacia el noreste, uniéndose a la Cañada Real de las Merinas y ambas se dirigen en línea recta hacia la ciudad romana de CÁPARRA, situada a XXII M.P. de RUSTICIANA.

En la mansio de Cáparra podemos admirar un bello arco cuadrifronte, donde la Vía de la Plata se cruzaba con otra que, en dirección transversal, se dirigía la puente romano del río Ambroz. También en Cáparra encontramos unas termas y un amplio anfiteatro en fase de excavación.

La Calzada se dirige ahora rectilínea, por la Vegas del Ambroz hacia el noreste, al no encontrar obstáculos topográficos importantes que salvar. Cruza la N-630 cerca del camino que nos lleva a La Granja, pueblo donde encontramos un hermoso miliario. Alcanza el cordel de las Merinas en la Dehesa de Valdehorno y ambos entran en Aldeanueva del Camino, cuyo caserío dividen por la mitad, quedando una parte del mismo en la Diócesis de Coria y la otra en la Diócesis de Plasencia.

En Aldeanueva, el Ayuntamiento ha levantado, junto a un primitivo puente de origen romano, un curioso monumento de la Vía de la Plata con todas las Mansio del Itinerario de Antonino Pío.

Continua la Calzada paralela con el trazado de la N-630, pasa el río Ambroz por un lugar próximo al cruce con la carretera de Hervás, y se dirige hacia el Puerto de Béjar pasando por las fuentes termales romanas de Baños de Montemayor, donde existen varias inscripciones votivas dedicadas a las Ninfas acuáticas.

Remonta la Calzada el puerto de Béjar con un empedrado recientemente restaurado por el IRYDA hasta llegar a la cumbre donde se encontraría la Mansio VICUS CAECILIUS a XXII M.P. de Cáparra.

Desciende la Vía por un estrecho y frondoso valle hacia el río Cuerpo de Hombre, que lo cruza por el Puente de la Magdalena, donde se conservan en buen estado varios miliarios reutilizados en un caserío

> > Volver a la guía de Via de la Plata