La Vía entre Mérida y Cáceres

Juan Gil Montes, experto conocedor de la vía, especialmente en el tramo extremeño, nos aporta informaciones de altísima importancia sobre el trazado de esta ruta bimilenaria

De notable interés es su identificación de pasos, miliarios y eleme
El camino rectilíneo y ligeramente elevado. Foto de Juan Gil Montes-guiarte. Copyright


Juan Gil Montes, experto conocedor de la vía, especialmente en el tramo extremeño, nos aporta informaciones de altísima importancia sobre el trazado de esta ruta bimilenaria:

La Vía entre Mérida y Cáceres

Por Juan Gil Montes

Cáceres, 3 de julio de 2001

La Vía sale de Mérida en dirección Norte por el puente romano del río Albarregas, paralelo al grandioso acueducto romano de Los Milagros, que abastecía a la ciudad con las aguas embalsadas en la Albuera de Proserpina. Pasa delante de la puerta del cementerio actual de Mérida y continúa con un trazado totalmente rectilíneo hacia el Arroyo de las Arquitas llamado así por los registros o arquetas de una canalización romana de aguas subterráneas que discurre paralela al curso del arroyo y penetra en la ciudad por el Acueducto de S. Lázaro.

En la margen derecha de la calzada encontramos in situ, al lado de unas casas y caído en el suelo, el MILIARIO III (MP III), situado a 3 millas de Mérida, es decir, a unos 1480m x 3 = 4,440 Km. En esta zona la calzada se nos muestra muy bien conservada, con su empedrado y sus bordillos laterales graníticos, constituyendo en el terreno un resalte alomado de unos 6,5 m de anchura (ver foto primera).

Continúa la calzada con su excelente lomo pétreo durante unos kilómetros hasta encontrarse en la carretera N-630, a la que cruza aproximadamente en el PK 275,300 para volver a cruzarla en el PK 274,00 y dirigirse con un ligero cambio de rumbo hacia la actual Casa de Campo del Ayuntamiento emeritense.

Atraviesa una zona de frondosas encinas en la Finca de los Arenales y al llegar al término municipal de Mirandilla nos encontramos varios miliarios, entre ellos el MILIARIO VI (ver foto segunda) reutilizado como mojón y poste de sujeción de alambradas. A partir de este punto la calzada es también utilizada (MP VI-VII y VII) para separar el término de Mirandilla con el de El Carrascalejo y atravesando una concentración parcelaria se dirige hacia el Cortijo de Las Lagunillas a cuya altura se encontraría el MP IX.

Cruza el río Aljucén, por un lugar próximo al cerro de El Morro, donde existía un puente romano de sillares graníticos cuyos cimientos aún pueden apreciarse entre las adelfas del río. Pasando el puente seguimos el lomo de la calzada por fincas adehesadas de viejas encinas: El Bonatillo y Mirazorras, subimos por una empinada cuesta hasta cruzar de nuevo la N-630 por el PK 601,700.

Mantiene la calzada su dirección norte y con un trazado totalmente rectilíneo se dirige hacia el Puerto de las Herrerías ligeramente paralela al valle del Arroyo de las Ventas por su margen izquierda.
Miliario en lindero de fincas.Foto de Juan Gil Montes-guiarte. Copyright
Cruza este arroyo a la altura de La Torrecilla (422m) y por una Raña se ven esparcidos los gruesos cantos cuarcíticos de su empedrado.

Alcanza la carretera de Carmonita y por el Camino de Alcuescar remonta el Puerto de las Herrerías hasta la nueva iglesia de este poblado, construida en terrenos de la calzada y muy próxima a una villa romana cuyas tégulas y sillares graníticos encontramos en las mismas puertas de la iglesia.

En este puerto apareció en los años 80 un Miliario el (MP XIX) con una cuidada inscripción dedicada a Nerón que fue recogido en la Casa de la Cultura de Alcuescar donde hoy podemos observarlo empotrado en uno de sus muros, pero con la inscripción hacia dentro.

Continúa la calzada ligeramente paralela a la N-630 por su occidente hasta alcanzar ambas el río Ayuela donde encontramos los cimientos del puente romano a unos metros al NE del puente moderno de la N-630. Los sillares romanos del puente han sido reutilizados por los hortelanos de Casas de D. Antonio en las paredes de sus fincas y como pasaderas para cruzar el río. En este espacio se encontraba la Mansio Ad Sorores, justo a XXVI millas de Mérida como nos refiere el Itinerario de Antonino Pío. De esta mansio partía un ramal de la calzada en dirección NE hacia el oppida lusitano de TAMUSIA constituido por dos recintos fortificados (Dipolis) muy próximos. En la Edad Media este ramal fue aprovechado para trazar los límites entre los territorios de Cáceres y de Montánchez recien ganados a la morisma.

Continúa la calzada paralela a la N-630 por su oriente y alcanza la Dehesa de Santiago de Bencáliz donde encontramos in situ el MP nº XXVIII que fue reutilizado en la Edad Media como hornacina con una imagen de la Virgen María y posteriormente como buzón de correos. Junto al miliario se encuentra el Cortijo de Santiago de Bencáliz donde existen otros miliarios reutilizados en su caserío y en la antigua Ermita de Santiago de cimientos romano-visigodos. Algunos autores ubican aquí la Mansio Ad Sorores pero su distancia de Mérida es de 28 millas y no las 26 que nos marca el Itinerario de Antonino..

Cruza la vía el arroyo de Santiago por un puente romano de un solo ojo, reconstruido en la Edad Moderna y se dirige hacia el occidente de Aldea del Cano, penetra en el término de Cáceres por la Dehesa de El Garabato donde encontramos un hermoso dolmen y varios miliarios abandonados junto a la calzada.

Alcanza el Campo de Vuelo de La Cervera que atraviesa de Sur a Norte y se dirige sin perder su rumbo hacia el río Salor que lo cruza por el primitivo puente de origen romano pero con numerosas reconstrucciones medievales y modernas.

Llega al poblado de Valdesalor y paralela con la N-630 por el Este remonta el Puerto de las Gamellas, no sin antes cruzar por la finca de El Trasquilón en cuyo caserío se guardan varios miliarios MP (XXXVII-XXXVIII-XXXIX-XL) que sirven de columnas, para sujetar la techumbre de las caballerizas.

En el PK 560 de la N-630 la Vía de la Plata se separa de la carretera que la ha acompañado un trecho para dirigir su rumbo hacia la Puerta de Mérida de la ciudad antigua de Cáceres. Cruza su lomo pétreo por los límites de la finca Matamoros para entrar en la barriada de la Charca Musia por la calle Océnao Atlántico, sigue por la Ronda de San Francisco y finalmente entra en el recinto amurallado de Castra Caecilia por la referida Puerta de Mérida.

Un ramal bordeaba la ciudad por el Este, penetrando en ella por el arco romano de El Cristo, o bien continuaba por la actual calle de Caleros hasta alcanzar la plazuela de Santiago cuya monumental iglesia se construyó extramuros ripa calzatam según reza el Bulario de la Orden de Santiago.

Juan Gil Montes

> > Volver a la guía de Via de la Plata