La caída de un icono

La derrota del estado islámico en Mosul ha llevado aparejada una nueva agresión al patrimonio

El minarete de Al Hadba, un icono de Mosul, en Irak, destruido. Imagen UNESCO

Claudio Path. Guiarte.com. París, 8/07/2017

Ante el avance de las tropas iraquís, Los yihadistas procedieron a la destrucción de la mezquita Al Nuri, donde se había proclamado el “califato” en 2014, derribando con ella al popular minarete de Al Hadba.

Los conflictos en la zona han dañado gravísimamente esta ciudad en la que habitaban unos dos millones de personas. Y en los últimos días de dominio del Dáesh efectivos de esta organización “volaron” su patrimonio más emblemático, cuando las tropas gubernamentales estaban a punto de tomar el bastión.

El minarete de Al Hadba y la Mezquita de Al Nuri, en Mosul, eran dos de los elementos más emblemáticos de la ciudad, y hace algunos meses el Dáesh ya quiso desmantelarlos, pero la población de Mosul formó una cadena humana para su defensa. Finalmente pudo la barbarie, cuando la ciudad estaba a punto de volver a las manos del gobierno iraquí

La Directora General de la UNESCO, Irina Bokova, expresó su consternación por la destrucción.

Irina Bokova, máxima responsable de la UNESCO afirmó que la destrucción agrava las heridas de una sociedad de por sí afectada por una tragedia humana sin precedentes, con tres millones de desplazados y 6,2 millones de personas con necesidad inminente de ayuda humanitaria.

Desde el inicio de la ofensiva en Mosul, en octubre de 2016, entre 750.000 y 800.000 personas se han visto obligadas a abandonar la ciudad

El minarete de Al Hadba, un icono de Mosul, en Irak, destruido. Imagen UNESCO

Situada al oeste de Mosul, en la Ciudad Vieja, la gran mezquita de Al Nuri se consideraba una de las más históricas de Iraq. Construida por Nuraldin Zangi en el 1172 de nuestra era, durante el califato abásida, pasó por varias renovaciones y restauración a lo largo del tiempo. Su característica más sobresaliente era el minarete inclinado conocido como al-Hadba (“El Jorobado”), que había conservado sus características arquitectónicas y estructurales intactas durante cientos de años.

En 2012, la UNESCO trabajó en la salvaguardia del minarete, que estaba en un proceso acelerado de inclinación, por el efecto de filtraciones de agua en la base. El proyecto de salvamento iniciado por la UNESCO en 2012 se detuvo con el conflicto.

> > Volver a la guía de Noticias