El buscador de laberintos

En enero de 2009 se cumple un año de un hallazgo de extraordinario interés relativo a la prehistoria hispana, en las tierras de La Somoza, a la vera del Teleno, montaña sagrada de los astures
Exactamente el veinte de enero de 2008, "el domingo después de San Antonio", Juan Carlos Campos quien se autodefine en su blog como "Aprendiz de muchos oficios, maestro de nada" encontró sendas piedras planas, llenas de petroglifos, incisiones con formas laberínticas, cazoletas y signos cruciformes, previsiblemente de la Edad del Bronce.

Juan Carlos -cuarenta y siete años, casado y con dos hijos- se considera un sencillo aficionado a la historia, aunque nunca llegó a terminar carrera alguna y trabaja en el establecimiento familiar, dedicado a saneamiento y haciendo sondeos en el entorno de Astorga y sus comarcas.

Juan Carlos Campos, ante uno de los laberintos hallados en el entorno del Teleno. guiarte.com
Un año después de aquel descubrimiento se encuentra "satisfecho y desasosegado": satisfecho por haber descubierto una colección de laberintos única en este territorio peninsular e inquieto porque aún no se han hecho los estudios pertinentes, ni se ha adptado protección alguna.

A través de su blog, la tierra de los Amacos, está en contacto con numerosos aficionados a la historia y la arqueología y hoy, un año después del descubrimiento, sigue asombrándose que dos piedras "puedan ser tan importantes y mover tantas conciencias".

En esta región de La Somoza (la sub-montia romana, en alusión al Monte Teleno) un paisaje magnífico sobre el que se asientan pequeños pueblos semidesiertos con una excelente arquitectura tradicional, Juan Carlos ha explorado numerosos vestigios prehistóricos, entre castros astures y explotaciones de oro romanas.

Detalle de un laberinto. guiarte.com
Cuando recuerda el momento del descubrimiento aún se emociona: "Vi desde lejos las dos grandes piedras llenas de cazoletas y el corazón parecía que se me saltaba a medida que me acercaba a ellas y comprobaba la magnitud y cantidad de incisiones".

"No soy historiador ni arqueólogo, sino un aficionado a la historia" dice este astorgano que halló las dos grandes mesas con los laberintos a unos doscientos metros de otra gran formación rocosa, en la que se perciben huellas de la mano del hombre: orificios en su parte cimera o una cobertura que pudiera ser la parte superior de un enterramiento o túnel.

Desde aquel momento han pasado por la zona muchos curiosos y expertos. El arqueólogo de la delegación provincial de la Junta de Castilla y León, Julio Vidal, informó en la Comisión Provincial del Patrimomonio que lo hallado podría corresponder al Calcolítico, periodo de transición entre la Edad de Piedra y la del Bronce.

Luis Grau, director del Museo de León, que ha recorrido la zona, valoró los hallazgos como extraordinarios y cree que son trabajos de hace unos 5.000 a 4.000 años, aunque la datación de los mismos siempre es compleja.

Otra persona que los ha visitado y apreciado su valor es Jesús de Celis, arqueólogo y director del Instituto Leonés de Cultura.

Para Antonio de la Peña, experto en la materia y arqueólogo del Museo de Pontevedra, "de confirmarse la datación del Bronce, el hallazgo tendría una importancia extraordinaria, porque hasta ahora sólo se habían hallado "contadísimos" laberintos similares en la costa, desde Galicia a las Islas Británicas.

Juan Carlos Campos examina otra roca con inisiones, en el entorno de La Chana(León)
El director general de Patrimonio de la Junta de Castilla y León, Enrique Sáiz, anunció recientemente un acuerdo de la Junta con la Universidad de León para llevar a cabo un estudio y poner en marcha una actuación permanente de conservación, al hilo del resultado del estudio científico.

El encargado del estudio, el catedrático Federico Bernaldo de Quirós, espera que pase el invierno para terminar el informe pertinente con una climatología más benigna; él se ha mostrado partidario de dejar los hallazgos en el lugar donde se han descubierto.

Sin embargo, el tema de la protección del lugar sigue siendo asunto polémico y motivo de inquietud. "Ahora estoy relativamente tranquilo, porque con esta climatología -frío y nieves- casi nadie va por allí, pero me preocupa el futuro de los hallazgos, si se protegerán... son elementos únicos y muy valiosos", dice el descubridor.

Juan Carlos Campos no cesa en curiosear cuantas piedras encuentra. En uno de sus ultimos escritos en su blog alude al hallazgo de un alquerque (tablero medieval de juego, similar a las Damas) trazado sobre una piedra "detrás de altar mayor, en un escaño a la izquierda de la tumba de Ordoño II", ...en la catedral de León.

> > Volver a la guía de Noticias



Comentarios al artículo
Se muestra 1 comentario

bertranvall
22/1/09
¿casualidad?
juan carlos campoes es un verdadero hombre de suerte , merece , facilitarle ayuda cientifica , y becas para ayudarlo en su labor , en mi pais tuvimos a florentino ameguino , un autodidacta en paleontologia.