REUNIDA LA OBRA POÉTICA DE EUGENIO DE NORA

Eugenio de Nora, una de las voces más representativas, junto a Blas de Otero, Gabriel Celaya y José Hierro, de la poesía social de la España de posguerra, acaba de publicar su obra poética reunida en "Días y sueños", 1939-1992, editada por Cátedra y
PUBLICADA LA OBRA POETICA DE EUGENIO DE NORA EN "DIAS Y SUEÑOS"

Por Carmen Sigüenza

Madrid, 19 diciembre de 1999. (EFE).-
Eugenio de Nora, una de las voces más representativas, junto a Blas de Otero, Gabriel Celaya y José Hierro, de la poesía social de la España de posguerra, acaba de publicar su obra poética reunida en "Días y sueños", 1939-1992, editada por Cátedra y revisada por Santos Alonso.

De Nora (Zacos, León 1923) es uno de los poetas clave en la poesía española contemporánea, según ha destacado la crítica a lo largo de más de medio siglo. Antólogos y críticos han reconocido su anticipación renovadora en los comienzos de la posguerra, ya que "fue el primero, entre los de su generación, en iniciar una tendencia existencialista y crítica al mismo tiempo".

El título de "Días y sueños" corresponde a ese concepto de la alternancia que posee De Nora entre los momentos "de mayor ilusión amorosa y plenitud vital con la sensación de limitación del día a día y lo vulgar", según explicó el poeta a Efe.

"Tengo conjuntamente la vivencia de que por mucha carga de ilusión, entusiasmo y felicidad que se sienta, siempre existe la conciencia del carácter limitador y vulgar del cada día. Hay una dualidad permanente entre lo que existe y lo que nos gustaría que existiera", precisó.

"Días y sueños" reúne ocho libros y recupera los poemas de "Pueblo cautivo", que se publicó por el sindicato de estudiantes clandestino FUE, (contrario al SEU), en 1946 en Francia; además del poemario "No he de callar", que inició el poeta en 1950 y que cierra en el 1992.

Año con el que el poeta pone punto final a un ciclo de su poesía que se vio convulsionada con la caída del muro de Berlín, en 1989.

"A pesar de que nunca he tenido carné de ningún partido, siempre he simpatizado con las ideas comunistas, aunque desde los años 50, por mi contacto con estudiantes que procedían del Este, empecé a comprender que las cosas no iban bien.

Cuando cayó el muro fue como hacer tabula rasa. Tuve la sensación de que habíamos sido totalmente manipulados, aunque las ideas sigan estando ahí".

Eugenio de Nora, para quien "el poeta no sólo escribe, sino que vive poéticamente su propia vida e interpreta poéticamente la vida de los demás", ha compaginado la creación con la enseñanza de la literatura en la universidad de Berna, adonde se marcho en 1949 y donde permaneció hasta su jubilación, en 1990.

"Volví a España con mucha ilusión -añade el poeta-, con la esperanza de encontrar amigos y recuperar la camaradería de la época de estudiantes, pero me he dado cuenta de que ahora la gente está muy cambiada. Sólo existe la solidaridad del codazo a izquierda y a derecha".

Pero, a pesar de todo, sigue siendo un poeta que no olvida la realidad: "la poesía social es algo consustancial a mí, aunque es diferente de la que se hacía en posguerra", recalca.

De Nora afirma que se siente el nexo de la poesía que se hacía antes de la guerra, "con los libros que escribió Machado en contra de la dictadura de Primo de Rivera, y la generación de la inmediata posguerra con Gabriel Celaya, Blas de Otero y José Hierro, aunque este último se incorporase más tarde".

"Ahora en España se vive un buen momento poético. Los poetas trabajan aparentemente sin presiones políticas y sólo tienen la hoja en blanco para crear", matiza De Nora, para concluir: "la gente debería darse cuenta de que la poesía es lo más importante en la vida, más que las fábricas, como dijo Jose Martí, porque la ilusión de vivir, el impulso de la vida, lo da la poesía".

"Días y sueños" será presentado mañana, lunes, por el poeta Luis García Montero en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. EFE
 

> > Volver a la guía de La Cepeda