Guía de Natal

Natal, llamada “Cidade do Sol”, es uno de los lugares de Brasil con más días soleados a lo largo del año, con unas temperaturas cálidas en cualquier estación, playas agradables con agua caliente todo el año, rica gastronomía y diversas opciones para turistas y aventureros.

Es una ciudad de reciente auge como lugar de vacaciones, no sólo de turistas brasileños sino de todo el mundo. Conserva algún patrimonio histórico pero su principal atractivo es el litoral cercano, con algunas de las playas de mayor renombre en Brasil.

De hecho, cualquier turista que desee aprovechar su visita a la ciudad de Natal, no debe dejar de pasar por sitios como Genipabu, Maracajau, etc. En esta guía turística de Natal, Brasil, ofreceremos recomendaciones sobre estos paseos y otros interesantes que también se pueden hacer, por cuenta propia o con agencias de turismo.

Guía de Natal, Brasil, con excursiones por los alrededores. Texto y fotografías de Miguel Angel Alvarez.

Galería fotográfica

Natal, Brasil. Playa de Genipabu, con un bugy recorriendo las dunas a pie de playa.

Información general de Natal

Información general de la ciudad de Natal, datos técnicos, históricos, etc.

Natal, referente mundial de turismo en Brasil

Natal está situada en un lugar de gran belleza. El turismo es su mayor referente, de playa y sol todo el año.

Natal es un referente del turismo Brasileño. Aquí se puede ver la abarrotada playa de Ponta Negra. Guiarte Copyright

Natal es la capital del estado brasileño de Rio Grande do Norte, situado en la zona noreste del país. Es una ciudad de tamaño mediano, que en su extensión tiene diversos barrios variados, más o menos turísticos y con diversas fisionomías.

La zona donde se asienta la ciudad es de una gran belleza, donde se combinan las dunas con la vegetación, verde todo el año. Desde el aire, cuando nos acercamos en avión, se puede apreciar el rico contraste entre los colores de la arena de las playas y las dunas que pueblan la zona por doquier, con el mar en tonos azules y verdosos y la flora, a veces frondosa, a veces leve y más seca.

La habitan cerca del millón de personas, gentes amables y alegres que hacen de Natal un sitio todavía más encantador. Goza también de un clima agradable todo el año. En verano llega como mucho a 34 grados, que ya es bastante para disfrutar del calor, sobretodo si tenemos en cuenta la humedad. En invierno… ¿podemos decir que exista el invierno? las temperaturas incitan al baño y el paseo, por lo que siempre está bien nutrida de turistas y servicios enfocados al ocio y descanso.

Encontraremos playas bonitas a menos de 10 minutos en coche del centro, como la Playa de los Artistas o la Playa de Ponta Negra. Pero hay que decir que si se desea disfrutar de una mayor tranquilidad y soledad conviene salir de la ciudad, tanto al norte como al sur para encontrar un innumerable conjunto de playas paradisíacas. Las aguas son templadas y limpias, incluso las que están cerca de la desembocadura del río. Dicho río, llamado Potengi, corta en dos la ciudad de Natal y separa el litoral sur del litoral norte. No obstante hay que remarcar que casi toda la ciudad de Natal queda del lado sur, con la zona centro y los lugares más turísticos.

Recientemente fue inaugurado un puente, de nombre Ponte de Todos, que conecta Natal con los barrios y playas del litoral norte, desde el Forte dos Reis Magos a la playa de Redinha ,que tiene como dos kilómetros de distancia y con una altura de 54 metros. Es un puente bastante espectacular y bonito, que se puede incluso pasear para acceder a unas vistas panorámicas de la costa, el mencionado Fuerte de los Reyes Magos y la ciudad entera.

Un poco de Historia de Natal

Algunos datos históricos de la historia de Natal, desde su fundación a los días actuales.

La historia de Natal se puede decir que comenzó con la división de Tierras realizada por el Rey de Portugal Dom João III, en 1530, que ya definió una zona territorial de lo que hoy sería el estado brasileño de Rio Grande do Norte. 5 años más tarde ya empezaron a llegar colonos portugueses a esta región, que hasta entonces estaba siendo ocupada por franceses, que se dedicaban al contrabando del Pau-Brasil.

Natal fue fundada por el pueblo portugués, a orillas del Río Potengi, próxima a su desembocadura en el océano Atlántico. El objetivo que se buscaba con la construcción de la ciudad era proteger a los colonos portugueses que se habían establecido por la zona de las incursiones de piratas franceses, que se dice que estaban entablando contactos con los nativos, pueblo de nombre Potiguar, para coordinar ataques a los colonos.

Así pues, una flota de navíos gobernada por Jerônimo de Albuquerque fue la encargada de establecer la nueva ciudad, así como un grupo de hombres que venían desde tierra desde la región vecina de Pernambuco, comandados por Mascarenhas Homem. Esto ocurrió en diciembre de 1957 y a finales del 1958 se empezó la construcción de un fuerte, el llamado Fuerte de los Reyes Magos, que se situó justo en la desembocadura del río, cuando se junta con el océano. Por aquellos días se fundó la villa de Natal, que debe su nombre a que ocurrió justamente un día 25 de diciembre, el día de navidad. Para quien no lo sepa, natal significa navidad en portugués.

El litoral de Natal y Río Grande do Norte en general está repleto de dunas. Guiarte Copyright

Pocos años después, en 1633, Natal fue tomada por los holandeses, que le dieron el nombre de Nueva Ámsterdam, hasta que los portugueses la reconquistaron en 1654. La orografía del terreno hizo difícil la colonización del territorio, puesto que el terreno arenoso y las dunas hacían poco interesante el suelo para cultivar. Por ello tanto en tiempo de los portugueses como en el de los holandeses no se llegaron a hacer grandes avances.

El cultivo principal de las colonias portuguesas en la región del noreste de Brasil, que era la caña de azúcar, no era propicio en las tierras cercanas a Natal. Luego cuando el interés principal de los portugueses empezó a ser el oro, Natal tampoco resultó ser un buen lugar. Así que nunca se expandió mucho la ciudad ni el estado de Rio Grande del Norte, donde es capital.

Hasta el siglo IXX no era más que una pequeña villa. Su crecimiento se tornó más rápido con el gobierno de Pedro Velho .Pero luego en la Segunda Guerra mundial fue utilizada como base aérea de los americanos, en el aeropuerto de Parnamirim, por su cercanía con África y Europa. Ello trajo nuevos cambios para Natal que todavía se aceleraron más.

En la actualidad Natal ha experimentado una explosión urbanística debida al turismo, favorecida por sus bonitos paisajes costeros y por las agradables temperaturas durante todo el año, que raramente bajan de los 20 grados y no suelen subir de los 35 (con una media de temperatura anual de 26 grados). Con ello, aunque la historia de la ciudad no ha dejado muchos legados importantes que visitar, hoy Natal tiene una estructura ideal para el turismo, con edificios importantes, hoteles, urbanizaciones, restaurantes, etc.

Guía de Natal: Consejos prácticos

Una serie de ayudas y consejos prácticos que debemos conocer para aprovechar nuestro paso por la ciudad de Natal y los alrededores.

Mejor época del año para viajar a Natal

Natal tiene un clima cálido todo el año y por eso cualquier época es buena. No obstante, aquí se pueden ver unas recomendaciones sobre la mejor época del año para visitar la ciudad y los alrededores.

Vista de Natal, con la playa de Miami y el Puente de Todos al fondo

Natal goza de temperaturas cαlidas durante todo el aρo, por lo que es un destino que podemos aprovechar en cualquier momento. Ademαs, no llueve mucho y la mayorνa de los dνas del aρo podremos disfrutar de la playa, que es lo mαs procurado en esta regνσn de Brasil. Por ello a Natal la llaman Ciudad del Sol.

Las temperaturas entre invierno y verano no difieren mucho, pero sν algo mαs las precipitaciones, que son mαs corrientes fuera del verano y sobre todo en el inicio del otoρo y la primavera.

Ahora bien, los meses de temporada alta (principalmente el verano), aunque climαticamente sean los mejores por la ausencia de precipitaciones en Natal, hay tanta afluencia de turistas que tampoco es el momento mαs recomendable para la visita. No sσlo por la cantidad de personas que abarrotan las playas y otros puntos turνsticos, sino tambiιn por lo cara que se pone la ciudad.

Si preguntamos a las personas que se dedican a trabajar con turistas nos confirmarαn estas informaciones, recomendando el viaje a Natal en la estaciσn de verano, pero evitando sobre todo el mes de enero. Diciembre tambiιn serνa un buen mes, pero nos recomiendan evitar tambiιn los dos ϊltimos tercios, que corresponden con las vacaciones de navidad. En cuanto a febrero, todo depende de las fechas de carnaval, es decir, no serνa el mejor mes por ser temporada alta, pero siempre y cuando haya pasado el carnaval -que cada aρo cae en fechas distintas- serνa un mes optimo. Recordemos que en Brasil la temporada alta acaba cuando termina el carnaval.

Vista de la playa de Ponta Negra, en Natal.

En otoρo, meses de marzo y abril, tambiιn es excelente momento para conocer Natal, aunque durante esos meses llueve un poco, realmente casi todos los dνas, pero acostumbra a hacerlo sσlo por las maρanas. A medida que llegamos a las horas centrales del dνa el sol vuelve a entrar en escena regularmente.

En definitiva, cualquier momento es bueno para visitar Natal y aunque el mejor momento podrνa ser el verano, por llover todavνa menos, tampoco serνa lo mαs recomendable, por ser mαs caro y estar mαs lleno de visitantes.

Salir de Natal para conocer lugares cercanos

Debemos salir pronto del ambiente urbano de Natal para encontrar y disfrutar de los mejores lugares para el turismo.

Los lugares más interesantes de Natal están fuera del casco urbano. Dondequiera que nos alojemos tendremos seguro playas cercanas, pero las hay mejores fuera de lo que es el municipio de Natal.

Fuera de Natal encontraremos playas menos explotadas turísticamente y con una belleza singular. Natal, con sus edificios enormes y diversidad de urbanizaciones se queda como si estuviéramos visitando Benidorm, o cualquiera de las superexplotadas playas del mediterráneo Español, comparado con lo que podemos encontrar en los alrededores.

Sitios interesantes son, por ejemplo Genipabu, Maracajaú, Pipa o incluso el archipiélago Fernando de Noroña. Bien merece pasar unos días en cualquiera de estos sitios, una semana o lo que nuestro tiempo nos permita.

Playa de Genipabu I, vista norte. La diferencia con las playas metropolitanas de Natal salta a la vista. Guiarte Copyright
Playa de Genipabu. Vista sur. Se ve una dotación turística, entre las pocas que hay en la zona. Guiarte Copyright
En definitiva, Natal ofrece muchas posibilidades y lugares bonitos, pero lo mejor está fuera. Así que cuanto menos tiempo gastemos en Natal, puede que mejor.

La única posibilidad que puede merecer la pena para quedarse en Natal, es que está cerca de todo y con coche o con una agencia turística tendremos posibilidad de conocer sitios a poca distancia. Pero aun así, lo mejor es quedarse en esos sitios varios días, porque ir i volver en el mismo no es suficiente para aprovecharlos bien.

En la playa de Pipa escuché a un brasileño que decía algo como "Natal faz mal" que es como decir, Natal hace mal. La verdad es que no estoy de acuerdo para nada, pero comparado con la tranquilidad y belleza de la playa de Pipa entiendo que lo pudiera decir.
Playa de Ponta Negra, en el casco urbano de Natal, es pequeña y muy explotada, comparada con las playas de los alrededores. Guiarte Copyright

Contratar los paseos con anticipación

Si viajamos en alta temporada a Natal, nos conviene contratar los paseos con antecedencia, para asegurarnos que no nos vamos a quedar sin ellos. Con un par de días a lo sumo es suficiente.

Marcha de un buggy por la playa de Genipabu.

Los paseos turísticos se realizan todos los días y se pueden contratar generalmente de un día para otro, pero cuidado en verano y alta temporada en general, que esta situación puede cambiar y haya que reservar con algún tiempo de anticipación

En el verano de 2010, que nos comentaron fue uno de los mejores en cuanto a turismo en Natal, se coparon todas las reservas de paseos turísticos y algo tan fácil en Natal como salir de Buggy a Genipabú, había que reservarlo con mínimo 48 horas de antelación. Seguro que muchas personas se quedaron sin pasear o trastocarnos sus planes por causa de este inconveniente.

En invierno, o mejor dicho, fuera de la alta temporada, que va desde mediados de diciembre hasta final de carnaval, podemos estar más relajados a este respecto y podemos contratar los paseos simplemente la tarde del día anterior (teniendo en cuenta que muchas de las agencias cierran a las 18 horas).

Otro tema que hay que reservar con anticipación en alta temporada es el paseo de barco desde la playa de Maracajaú a los parrachos donde están los corales para el buceo. Si vamos por nuestra cuenta sin reservar el pasaje de barco, existirán muchas posibilidades de que no encontremos espacio. Según nos dijeron, durante el pasado verano de 2010, cada día ocurría que decenas de turistas iban en vano a Maracajaú. Cuando llegaban no podían ir a los corales por falta de plazas o por no tener servicio de paseo en ese día (ya que dependen los días y los horarios de la marea del mar). Algún día llegaron a quedarse fuera más de 150 personas.

Playa de Punaú, donde desemboca el río Punaú, en el paseo a Maracajau.

Así que, si hay muchos visitantes en Natal, conviene un poco de previsión y planificación.

Recorrido en coche de alquiler por todo el litoral de Natal

Una opción muy buena para conocer el litoral de Natal es alquilar un coche.

Subida al Puente de Todos, sentido Natal. Ahora se puede pasar cómodamente desde Natal en coche hacia el litoral norte. Guiarte Copyright

Para recorrer el litoral del estado de Rio Grande do Norte, cuya capital es Natal, bien merece la pena alquilar un coche y elegir a nuestras anchas los lugares que visitar y el tiempo que gastar en cada uno. Por supuesto, si vamos varias personas en el viaje, todavía es más interesante esta posibilidad.

Los lugares más interesantes están a decenas o ciento y poco kilómetros, que no es mucho, pero un coche nos daría la libertad de escoger nuestros destinos entre todas las posibilidades que se nos ofrecen y parar donde más nos apetezca.

Los transportes como autobús o Taxi también pueden ser una opción muy recurrida. Todo depende de nuestro presupuesto y del número de personas que viajemos. Pero claro que da más posibilidades nuestro propio coche.

El precio de los alquileres no es muy caro. En baja temporada podremos encontrar precios en torno de los 60 reales (en 2010), que equivalen a unos 25 euros. Parece muy barato, por lo que quizás haya que sumarle algunas tasas extras como un seguro adicional.

Vista de Natal, las playas urbanas, Puente y fuerte de los Reyes Magos

Paseos turísticos con agencia de viajes

Si vamos solos o con nuestra pareja, otra opción interesante es aprovechar los paseos turísticos organizados por las agencias de viajes.

Cruzando un río en balsa al atardecer. En la balsa se sube el buggy y la conducen con pértiga los balseros, tipo góndola. Guiarte Copyright

En Natal nos ofrecen paseos turísticos a los puntos más interesantes de todo el litoral de Rio Grande do Norte. Son una genial opción si estamos alojados en la propia ciudad de Natal y queremos ver los alrededores, que es lo que más merece la pena.

Los paseos son todos de un día. Se hace la ida y la vuelta en el mismo día y eso nos deja muy limitado el tiempo que podemos gastar en cada lugar. Además, hay que ceñirse al horario de las agencias y su itinerario. Muchas veces da tiempo para bajar del trasporte, hacer una foto, quedarse embobado con el paisaje y subir de nuevo al transporte, sin llegar a disfrutar realmente del lugar.

Lo bueno es que nos pasan a recoger a nuestro hotel y posada y al acabar el paseo nos vuelven a dejar allí. También está bien que nos permiten pagar con tarjeta de crédito estos paseos, lo que está muy bien para no tener que cambiar nuestros euros a reales.

Pero lo mejor es ir nosotros mismos con nuestro transporte a los sitios. Igual no vemos tantas cosas en el mismo día, pero podemos disfrutarlas mejor. El paseo que merece la pena más hacer es el de buggy por el litoral norte. Ya el propio buggy es una gran opción para disfrutar de la ruta ya que tiene bastante encanto, pero lo más interesante es que podemos acceder a zonas donde no se puede acceder más que andando, pues ciertos caminos están restringidos sólo para conductores de buggy autorizados.

Los paseos programados por agencias de viajes a veces nos meten en sitios abarrotados con cientos de turistas... La laguna de Pitangui. Guiarte Copyright

Atención a lo que nos venden y cómo lo venden

Los atractivos más interesantes de Natal son los que ofrecen las zonas costeras de litoral, tanto al norte como al sur de la ciudad. Por lo que realizar estos paseos es sin duda la oportunidad de sacarle un verdadero provecha a nuestro viaje, pero ojo al contratar el servicio en las agencias. Algunos agentes de turismo son demasiado buenos vendedores y pueden hablar demasiado bien de su servicio. Lo cierto es que esos paquetes no los organizan ellos y los subcontratan a empresas que ofrecen siempre las mismas condiciones para todas las agencias.

En concreto con la excursión del buceo em Maracajaú, tener cuidado también con las informaciones que pasan las agencias de turismo acerca del tiempo de buceo. Podremos encontrar agentes que ofrezcan informaciones demasiado optimistas sobre tiempo de buceo en los parrachos, para que lo contratemos con ellos. Pero tener claro que, al final, todos los paseos con agencia siguen exactamente el mismo planing.

Paseos en lancha o en catamarán a Maracajaú

Los parrachos de Maracajaú están a 7 Km de distancia, por tanto tenemos que ir en lancha o catamarán. ¿Qué medio escoger?

En el interior del catamarán, volviendo de Maracajaú.

Uno de los paseos más interesantes que podemos hacer durante nuestras vacaciones en Natal es ir a bucear a Maracajaú, que seguro apasionará a todo tipo de turistas, por la cantidad de peces de colores y corales que podremos ver tan solo con unas gafas de buceo y el tubo de snorkeling. En un anterior artículo ya explicamos las diferencias entre ir por nuestra cuenta y contratar el paseo en una agencia de turismo y ahora vamos a ver la posibilidad entre el traslado en lancha o en catamarán.

El tiempo para el paseo en Maracajaú es siempre de 2 horas y media, incluido el traslado hasta el lugar donde haremos el snorkeling y el tiempo que podremos permanecer en el agua buceando. Esto quiere decir que, cuanto menos tiempo se tarde en llegar a las piscinas naturales, más tiempo real tendremos para bucear en los parrachos. Este tiempo del paseo debe estar marcado así por algún organismo de administración, puesto que todas las empresas de traslados a las piscinas naturales lo llevan a rajatabla y nadie permanece por más tiempo allí.

Los paseos en lancha duran unos 15 minutos para llegar a la zona de buceo y los paseos en catamarán al menos media hora. Por ello, contando la ida y vuelta que está incluida en esas dos horas y media, las cuentas del tiempo que podremos disfrutar del buceo son sencillas. Si vamos en catamarán tendremos aproximadamente una hora y media real para el snorkieling. Quizás opinemos que es suficiente, pero se hace corto. En mi opinión, el snorkeling es uno de los momentos más gratificantes del viaje y me resulta lastimoso que se acabe tan rápido.

Tanto las lanchas como los catamaranes a Maracajaú salen del mismo lugar.

Si vamos en lancha tendremos al menos 30 minutos más para estar en el agua y quizás acabemos más saciados con la experiencia subacuática. He de reconocer que hice el viaje en catamarán, contratando el paseo desde Natal por una agencia, por lo que puedo decir que hora y media buceando es suficiente para cansarse un poco físicamente, pero para nada uno se cansa de los paisajes y el mundo de colores que se ve una vez sumergido en el agua. Creo que hubiera disfrutado mucho esa media hora de más si hubiera contado con ella,

El precio del catamarán y la lancha es aproximadamente el mismo, apenas 5 reales de diferencia, por lo que creo merece la pena. En 2010 el paseo en catamarán costaba 65 reales y en lancha 70, por lo que no cabe duda que, si tenemos espíritu aventurero -ya que la lancha es más rápida y requiere más estómago-, lo preferiremos.

Otro detalle que diferencia ambos paseos es que para flotar la lancha se requieren al menos 4 personas, por lo que quizás si vamos una pareja, nos quieran cobrar más o hacernos esperar hasta que completen un aforo mínimo. Sin embargo el catamarán sale siempre al horario más adecuado teniendo en cuenta la marea baja en ese día.

Ojo al siguiente detalle. Las agencias venden el paseo en catamarán a los parrachos. Si una agencia nos ofrece el paquete con paseo en lancha, desconfiar de que sea cierto. Los paseos en catamarán concentran a más personas y generalmente a la agencia les interesa hacer un paseo con varias personas, para obtener lucro con el grupo. Exigir alguna prueba de que sea cierto o bien el reembolso del dinero, por escrito, si finalmente el paseo no es en lancha.

Taxis en Natal

Algunos consejos y datos sobre el transporte en taxi por la ciudad de Natal y la oferta que realizan los taxistas a los turistas.

Faro en Natal, en el límite del Parque de las Dunas

Natal es una ciudad de más de 800.000 habitantes, por lo que su extensión es grande y los recorridos en taxi suelen ser largos. La tarifa por tanto también lo será. Por ejemplo, si estamos alojados en Playa de Ponta Negra podremos tener unos 15 kilómetros de algunos puntos del centro de Natal. No obstante son siempre la opción adecuada.

Para los traslados se recomienda en la ciudad coger un taxi, pues es más seguro que ir en bus. No es que Natal sea una ciudad especialmente insegura (más bien da la impresión de ser segura) pero estas precauciones siempre son buenas.

Los precios de las carreras de larga distancia, como desde el aeropuerto al centro o a las playas, están fijados en una tarifa que ellos mismos llevan consigo. Es decir el precio es único e incluso podemos pedirle que nos muestre la tarifa que debería llevar consigo el conductor.

Vista de Natal desde el Centro de Turismo
Los taxistas ofrecen traslados de larga distancia y paseos para los turistas y en algunas ocasiones pueden ser una opción a considerar. Uno de los paseos que ofrecen los taxistas es el paseo por el centro de la ciudad. El precio del taxi compensará si vamos varias personas. Por ejemplo, si queremos ir a la playa de Pipa y quedarnos allí unos días, si se desplaza una pareja, saldría mucho mejor de precio ir con uno de los paseos organizados por las agencias de turismo. Pagaríamos el paseo completo a la agencia, pero nos quedaríamos en Pipa, perdiendo la vuelta. Con cuatro personas, quizás el precio de ir en taxi pueda compensar.

En baja temporada podremos contratar un taxista por 150 reales por día para hacer el recorrido por distintos puntos del litoral y parar en los lugares que él proponga o solicite el turista. De todos modos, esa posibilidad quizás quede fuera de la tarifa oficial y se tendría que negociar con el motorista.dos los paseos con agencia siguen exactamente el mismo planing.

Conocer el municipio de Natal (paseo en taxi)

Para conocer el municipio de Natal tenemos paseos de agencia de viajes. Otra posibilidad es hacer el paseo en taxi.

El taxista nos espera, tranquilamente a la sombra, mientras visitamos la Capitanía das Artes. Guiarte Copyright

El municipio de Natal, en cuanto a edificios importantes y monumentos, no tiene mucho que ver en comparación con las zonas costeras de los alrededores. Discúlpenme si ofendo a alguien afirmando así, pero yo pude comprobar, después de investigar in situ para la creación de esta guía, que no tiene mucho interés urbano. Lo más destacable e interesante es el Fuerte de los Reyes Magos, pero lo más seguro es que prefiramos aprovechar los ambientes de playa, que son paradisíacos.

Pero si queremos hacer una visita a lo que tiene la ciudad que ofrecernos, porque tengamos tiempo de sobra y nos apetezca conocer algo más de la ciudad, se puede organizar un paseo en una mañana o una tarde.

Natal es una ciudad que se extiende por varios kilómetros de costa. Lo que es el centro no es demasiado grande, pero si queremos ver diversas cosas dispersas, es imprescindible un medio de locomoción.

Catedral de Natal durante una misa en día festivo. Hay tanto público que no hay sitio ni en la parte de fuera del templo. Guiarte Copyright

No estaría mal que os enteraseis de los precios y los itinerarios de los paseos turísticos dentro de la ciudad organizados por las agencias de viajes. Es importante saber el precio por persona y por supuesto los sitios que vamos a visitar en el paseo, las paradas que se van a realizar etc.

Otra posibilidad es hacer un paseo en taxi. Cruzar la ciudad desde un lado a otro es bastante caro en taxi, pero podemos cerrar con el taxista un precio por darnos el típico paseo por la ciudad. Sobretodo si vamos varias personas puede ser interesante, porque puede salir más a cuenta que el paseo turístico y podremos hacerlo a nuestra propia marcha. El taxista permite, como es normal, detener la marcha cuando lo deseemos para visitar lo que nos plazca. Nos espera y continúa el paseo cuando queremos. Se paga al final, así podremos asegurarnos que el taxista nos hará caso cuando pretendamos parar.

Pero lo ideal sería ir en nuestro propio coche alquilado, porque entonces ya no tenemos problemas de coordinación más que con nosotros mismos.

Restaurantes interesantes en Natal

Natal es un sitio donde se puede comer bien… y batato. Apuntamos algunos restaurantes que son recomendables.

Fuera de las zonas turísticas de Natal también podemos comer barato y en lugares muy bonitos como este, con vistas al río Potengi y el fuerte de los Reyes Magos. Guiarte Copyright

En natal podemos aprovechar para disfrutar gastronómicamente. Es un sitio donde se puede comer todo tipo de cosas, carnes, pescados, verduras y frutas exóticas, etc. De hecho, algo que tiene la ciudad de Natal pero que es más difícil de encontrar en las poblaciones del litoral del estado de Río Grande del Norte, son buenos restaurantes.

Nosotros tuvimos ocasión de probar el restaurante Camarões, que tiene dos establecimientos, el nuevo y el viejo. Las cartas o menús son distintos. El restaurante nuevo es más refinado en todos los sentidos (comida, servicio, ambiente), mientras que el antiguo es más tradicional. Además, en el nuevo se pueden disfrutar de platos más regionales, pero con un aire de nueva cocina. Las raciones son suculentas en ambos y un plato es más que suficiente para que coman bien dos personas. Lo recomiendo encarecidamente, pero sobretodo el nuevo, que se conoce como Camarões Potiguar y está en la calle Pedro Fonseca nº 8887.

Una tapica lista para ser consumida. Una comida totalmente desconocida fuera de Brasil. Ummm está muy rica! Guiarte Copyright

Otro día probamos el restaurante "Tábua de carne" que es uno de esos restaurantes tipo buffet o "rodizio" como se les acostumbra a llamar en Brasil, donde puedes comer todo lo que quieras. Estaba muy bien todo, tanto la comida como el lugar, servicio, etc. Es otro lugar recomendable, pero sobre todo el "Tabua de Carne" que está en la playa de Ponta Negra, pues el otro que hay más cerca del centro de Natal, no tiene rodizio y pierde un poco la gracia.

También puede ser recomendable "Casa de Taipa" para comer tapioca, un plato típico del Noreste brasileño. Pero este plato es muy popular y humilde, una mezcla entre crepe y sándwich. No es para quien esté buscando delicias especiales, sino para quien guste de experimentar nuevas cosas.

Seguro que habrá distintas ofertas interesantes dentro de Natal, sólo tenemos que preguntar en nuestro hotel o posada y ellos nos sugerirán otros sitios interesantes. Pero lo que quería destacar sobremanera es que aprovechemos nuestro paso por Natal para disfrutar de la oferta de restaurantes buenos… y baratos.

Otras guías de guiarte.com

Puedes navegar por guiarte.com para encontrar otras guías de Brasil.

Ocio y gastronomía

Datos interesantes sobre la gastronomía en Natal y los lugares interesantes donde disfrutar la noche.

La gastronomía de Natal está repleta de ingredientes y platos típicos nordestitos (nordeste de Brasil), así como una cantidad de frutas y verduras que realmente tienen nombres que nos pueden sonar a chino. Que ofrece una ocasión particular para experimentar nuevos gustos y sabores.

Como frutas exóticas podemos destacar cajú, manga (mango en español), cupuaçu, fruta do conde, graviola, pitanga o siriguela. Podemos probarlas al natural, vendidas en la propia playa, en zumo, o helado, ya que hay diversas heladerías que venden estos sabores.

Por mi aficción a las nueces de cajú (o castanha de caju como se llama en brasil), no puedo pasar este párrafo sin comentar que en Natal es un sitio que está lleno de árboles de cajú y que por tanto podemos comprar aquí este preciado fruto seco a un precio muy bueno. Pero un detalle que también hay que destacar es que los cajús tienen también un fruto pulposo que se come, aparte de la propia nuez.

El autor de esta guía sujetando un surtido de frutas de un vendedor ambulante en la playa. Guiarte Copyright

El zumo de caju es algo bastante popular, pero así como cualquier zumo de cualquier fruta. Brasil es el paraíso de las frutas y los zumos, que se pueden tomar muy baratos y en el nordeste todavía más variados y con mejor precio.

También en Natal tenemos que probar el agua de coco, ideal para hidratarse en la playa, con su agua fresquita ligeramente dulce. El nordeste brasileño es la región con mayor producción de coco verde de Brasil. En ocasiones los mismos que nos venden los cocos luego nos los pueden abrir para tomar la pulpa, aunque lo que más merece la pena es el líquido.

Natal es tierra de coqueros y el agua de coco verde es excelente para hidratarse, y puedes pedir que te los abran.

Como verduras están la patata dulce (batata), girimum, pero destacamos sobretodo el uso intensivo de macaxeira, que es como se llama en Natal a la mandioca.

Natal también es un lugar muy adecuado, dentro de Brasil, para aprovechar los frutos del mar. Son típicas las langostas, pero sobretodo las gambas, puesto que el estado de Rio Grande del Norte es el primer productor de gambas del Brasil. De hecho, a las personas de Natal se les llama Potiguares que significa "comedores de gambas" en el idioma indígena. En todo el estado podremos encontrar lugares donde se crían gambas (muy a pesar de los manguezales, que se han retirado en gran medida porque es el sitio ideal para criar gamba).

En carnes es típico de todo el nordeste la carne seca y sobretodo lo que llaman "carne do sol" que es un tratamiento especial de carne vacuno seca, que se sirve estofado. Están buenísimos lo que ellos llaman escondidinhos de carne do sol, que son como una mezcla entre purés de patata y otras verduras, mezclados con carne do sol deshilachada y con queso gratinado por arriba.

Una fruta de caju antes de madurar. Esta fruta tiene dos partes, la parte pulposa que se come cuando está madura y la parte de la castaña, que está abajo, de color más oscuro. Guiarte Copyright

En mi opinión merece especial mención la tapioca, que es una especie de sándwich, con forma de crepe pero con masa más gorda a base de harina de mandioca. Se rellena de todo tipo de elementos, tanto dulces como salados. Es un plato humilde y por tanto muy popular. Es muy barato y merece la pena conocer.

En Natal hay que aprovechar mucho la oferta de restaurantes de primera calidad, puesto que son baratos y numerosos dentro de la ciudad. Mirar la descripción de restaurantes de la zona en la sección de trucos prácticos para disfrutar Natal. Todos los platos se suelen servir con diversos acompañamientos, como arroz, alubias, purés de patata, macaxeira, etc. Sobretodo atención a las salsas a base de frutas que pueden hacer que se te caigan las lágrimas de placer al degustarlos. Preguntar sobre los acompañamientos que vienen siempre en todos los platos servidos en restaurante, que generalmente son suficientes para comer dos personas y quedar a reventar.

En lo que respeta al ocio podemos decir que, dado que Natal es un sitio muy turístico, tiene una zona especial, el "Alto de Ponta Negra", para salir de marcha, tomar copas y disfrutar la noche. Este lugar está cerca de la playa de Ponta Negra y es donde se acumulan los, restaurantes, bares y pubs para salir de noche.

Durante el mes de diciembre en Natal hacen una especie de "precarnaval" que ellos llaman "Carnatal" que es un momento con mucha afluencia de turistas donde podemos encontrar divertidas fiestas populares.

Direcciones de interés

Una serie de direcciones que pueden resultar interesantes para el turista en Natal.

Prefeitura de Natal (página oficial del ayuntamiento): http://www.natal.rn.gov.br/

Portal de turismo oficial de Natal: http://turismo.natal.rn.gov.br/

Aeropuertos Brasileños: http://www.infraero.gov.br/

Terminal de autobuses de Natal (Rodoviaria):
Avenida Capitão Mor Gouveia, 1.237. Barrio de la "Cidade da Esperança"
Telf.+55(84)3232-7310

Bonita vista de Natal desde las dunas de Genipabu. Guiarte Copyright

Que ver en Natal

En la Guía de Natal te recomendamos las siguientes visitas:

Playa de Ponta Negra

Actualmente, la playa más turística de Natal es la Playa...

Playa de los Artistas

Una playa de Natal muy frecuentada por personas locales, que...

Forte dos Reis Magos

El Forte dos Reis Magos, o Fuerte de los Reyes Magos en...

Barrio da Riveira, calle Chile

El Barrio da Riveira y concretamente la calle Chile, es la...

Parque de las dunas

El mayor parque de Natal es el Parque de las dunas, una gran...

Playa de Redinha

Una playa de Natal con casi exclusivamente público local,...

Puente de Todos

Un puente de reciente construcción en Natal que resulta...

Centro de Turismo de Natal

Un antiguo presidio convertido en una gran feria de...