Claves de la peregrinación en 2016

El año 2016 se ha cerrado con un número récord en la peregrinación a Compostela: 277.000 viajeros, pero tras la elevada cifra hay importantes tendencias

Templo de la Peregrina, en Pontevedra, íntimamente ligado a la peregrinación en el Camino Portugués. Imagen de Guiarte.com

Claudio Path. Guiarte.com 11/01/2017

El año 2016 pasará a la historia de la peregrinación por representar un nuevo hito, en el que se han superado las cifras alcanzadas en los “años santos” cuando las cifras suelen ser más abultadas que nunca.

La estadística –elaborada por la Oficina de Peregrinaciones de Santiago de Compostela, sobre la base de las credenciales de peregrino firmadas- fue exactamente de 277.915 peregrinos en 2016; frente a los 262.457 de 2015 y los 272.412 del Año Santo 2010.

Un Camino más femenino.

Es imparable el crecimiento de la presencia femenina en la ruta. En el año 2016 hubo por los caminos santiagueños 133.842 mujeres (48,16% del total de peregrinos) al lado de los 144.073 hombres (51,84% del total). En el mes de septiembre pasado, por ejemplo, la cifra de mujeres ya superó a la de hombres (51 frente al 49 por ciento).

La tendencia es general. En la última década ha habido años en los que la presencia femenina ha sido poco más del 30 por ciento, porcentaje que ha evolucionado con un goteo permanente hacia el alza.

Un camino más multicultural

Otro aspecto destacable es el de la multiculturalidad, una tendencia afectada por la progresiva presencia de viajeros extranjeros. En el año que se acaba de cerrar ha habido 153.659 viajeros de fuera de España: el 55 por ciento del total computado.

Junto a los clásicos viajeros de países vecinos (Italia, Alemania, Francia y Portugal) se observa la presencia pujante de los norteamericanos, coreanos o brasileños, países donde la temática del Camino ha llegado a la opinión pública a través de los medios, los libros y el cine.

Peregrinos del Camino Francés, descansan en un pueblo burgalés. Imagen de José Holguera para Guiarte.com

Entre los viajeros de fuera de España destacan por este orden los provenientes de Italia, con 23.951 (15,59%); Alemania, con 21.226 (13,81%); Estados Unidos, con 15.236 (9,92%); Portugal, con 13.247 (8,62%); Francia, con 8.872 (5,77%); Irlanda, con 6.539 (4,26%); Reino Unido, con 6.053 (3,94%) y Corea, con 4.535 (2,95%). En este listado es llamativa también la escasa presencia de los franceses.

Los viajeros españoles en 2016 fueron 124.256 (44,71%); con procedencias muy variadas.

Peregrinar o excursionar

Hay un problema en la peregrinación, derivado de la propia credencial del peregrino. Para obtenerla hay que recorrer en la actualidad 100 kilómetros.

Un tercio de los peregrinos hacen, pues, ese recorrido: los 100 kilómetros del tramo Sarria –Compostela, con lo que este espacio es una “autopista congestionada” en la que el espíritu de la peregrinación se pierde en gran medida. El camino deja de ser Camino para pasar a ser un parque temático.

Las organizaciones más serias han propuesto cambiar lo de los 100 kilómetros, a fin de recuperar la esencia de la peregrinación. Quien no ha realizado un auténtico viaje peregrino – con lo que conlleva de conocimiento y fusión con el territorio- mal puede decir que ha hecho el Camino, aunque se esfuerce en 100 kilómetros para conseguir una credencial.

Los clásicos viajeros saben que el sabor del Camino se consigue visitando los centros jacobeos, las grandes catedrales, las estepas, montes y parameras. Una cosa es ir a hasta Santiago y otra “hacer el Camino”. Para superar este asunto hay que modificar el asunto de la credencial peregrina.

Cada año, llegan 20 millones de personas al santuario de la Virgen de Guadalupe, México; unos 10 millones peregrinan cada año al santuario de la Aparecida (Brasil)… Hay decenas de lugares en todo el mundo con niveles de peregrinación que multiplican a las llegadas anuales de viajeros a Compostela. Lo que caracteriza al caso jacobeo no es la cifra… es el recorrido. Un recorrido cargado de religión, historia, paisajes y arte. Por eso aceptar el simplismo de que recorrer apenas 100 kilómetros es hacer el Camino de Santiago, es tan impresentable como confundir una línea del metro de Moscú con el Transiberiano.

Catedral de Mondoñedo, una importante localidad del Camino del Norte. Imagen de Guiarte.com

Lo esencial, pues, del viaje jacobeo es la “peregrinación”. Es un “detalle” que no conviene olvidar

Novedades en los itinerarios.

Los puntos de fuera de Galicia en los que suelen arrancar los mayores contingentes peregrinos fueron en 2016 los siguientes:

S. Jean P. Port con 33.664 (12,11%); Oporto con 17.729 (6,38%); León con 12.024 (4,33%); Ponferrada con 8.199 (2,95%); Oviedo - C.P. con 7.228 (2,60%); Valença do Minho con 6.773 (2,44%); Roncesvalles con 6.748 (2,43%); Astorga con 5.431 (1,95%); Irún con 4.763 (1,71%); Pamplona con 4.377 (1,57%); Le Puy con 3.397 (1,22%) y Burgos con 3.395 (1,22%).

Y los caminos seguidos han sido: El Francés, con 176.118 (63,37%); el Portugués, con 52.145 (18,76%) y el del Norte, con 17.294 (6,22).

En este ámbito, en la última década estamos asistiendo a un lento declive relativo del Camino Clásico, en Camino Francés, y el asentamiento de los que llegan por Portugal y la costa del Cantábrico. Tanto el Camino Inglés cono el de le Vía de la Plata están perdiendo también peso relativo.

En síntesis, en 2016 ha habido un gran crecimiento del flujo peregrino, superando todos los niveles anteriores… pero hay nubarrones que deben ser atendidos. Hay que cuidar de no transformar el recorrido en un parque temático, hay que ser absolutamente vigilantes de la picaresca, manifestada en los negocios hosteleros y hasta en la alteración de las señales, y hay que cuidar de aspectos claves como la sanidad, la seguridad, la información, aparte de mantener un sistema viario de calidad.

> > Volver a la guía de Camino de Santiago