El camino hacia Occidente

El Camino de Santiago: la ruta histórica más importante de todos los tiempos. Conozcamos algunas informaciones generales.
En santiago, la fachada del Obradoiro adquiere tonos mágicos al atardecer. Foto guiarte
El Camino de Santiago es el resultado de uno de los fenómenos comunicativos más interesantes de la historia, una invención capaz de generar una grandiosa movilización humana que afectó a gran parte de Europa, condicionando el desarrollo y la cultura de la España medieval cristiana.

Mitos, leyendas y falsedades y convivieron con la realidad para asentar el prestigio y el vigor de una peregrinación difícil, que conducía a gentes de mil países hasta el extremo occidental del mundo conocido.

Todo el interés surgió en torno a unos restos mortales de incierta procedencia, hábilmente “glorificados”, y se magnificó merced a un cúmulo de leyendas y fantasías que cimentaron el prestigio del itinerario: falsos viajes de emperadores, curiosas reliquias e imaginarios milagros.

El primer problema al hacer el trayecto es la rigidez del mismo, por el itinerario "clásico" marcado en el Código Calixtino, obra del clérigo Aymeric Picaud, del año 1.113. Existían varios recorridos opcionales en algunos tramos del Camino.

En general, los libros de viaje recogen en sus mapas el trazado más popular en el medioevo, basado en diversas calzadas romanas, entre ellas buena parte de la que unía Burdigala (Burdeos) con Astúrica Augusta(Astorga) y Lucus(Lugo). También utilizan las modernas carreteras, que no se ajustan totalmente a la vieja ruta.
En todo el trayecto abundan los temas santiagueños. Tabla del museo de los Caminos, en Astorga.


En torno a este Camino Francés, se agrupan variados y bellos paisajes junto a ciudades de importantísimo legado artístico e histórico: León, Burgos, Santiago, que muestran prodigios de románico, gótico y barroco.

Pero el peregrino se encuentra también, en gran parte del trayecto, con núcleos urbanos en decadencia, donde los templos y monasterios van arruinándose de año en año, sumidos en la desolación.

Muchos pueblos han desaparecido durante este siglo, pero otro número elevado de ellos sufre una regresión demográfica absolutamente imparable. Viejas vestidas de negro, solitarios pastores, ancianos de agrietados rostros pueblan villas fantasmas, donde cada año se hunden las vetustas edificaciones, dejando enhiestos muros de piedra y tapial que se elevan desafiantes como un monumento a la soledad.



(Extractado del libro El Camino de Santiago para paganos y escépticos, de Tomás Alvarez, Endymion)
Información general de Camino de Santiago

> > Volver a la guía de Camino de Santiago