Qué ver en Zamora

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Zamora

Qué Ver

El viajero que proviene del sur pronto divisará Zamora, dominando el margen norte del río Duero, coronada por la recia torre de la catedral, su principal monumento.

Un recorrido por la ciudad nos llevará a una seria amplísima de bellos monumentos románicos. Es la gran sorpresa que guarda la población a los amantes del arte.

El recorrido se complementará con la vista de las murallas, el castillo y algunos otros edificios civiles. Y si el viajero quiere quedar en la ciudad, pueda aprovechar para pasear por la urbe tranquila y recorrer los alrededores. Muy cerca tiene a Toro y al templo de San Pedro de la Nave(Campillo).
El noble edificio del viejo ayuntamiento zamorano. foto Justo Sánchez. guiarte. Copyright

La catedral

Zamora, que perteneció a la diócesis de Astorga hasta el siglo XII, alcanzó categoría episcopal en 1120.

La magnífica catedral románica de Zamora. Foto Justo Sánchez. Guiarte. Copyright

Esteban, su segundo obispo, inició la construcción de la Catedral, con el beneplácito de Alfonso VII. Parece que la obra se hizo desde 1151 a 1174. La torre y el claustro fueron terminados en 1202.

Gómez-Moreno cree que fue dirigida la obra por un maestro tal vez francés, y con influencias orientales, dando lugar a una originalidad estilística que se detecta en otros puntos del Reino de Léon: Salamanca, Toro, Ciudad Rodrigo y Plasencia.

La planta es basilical, con tres naves. Su cabecera tenía tres ábsides semicirculares precedidos por sendos presbiterios, siendo sustituida por la actual, del siglo XV.
La poderosa torre y el cim,borrio son dos de los elementos más característicos de la catedral zamorana. Foto guiarte. Copyright
El proyecto tenía dos torres a los pies de las naves laterales, pero sólo se llegó a construir la septentrional.

Adosado al muro norte se hallaba el claustro románico, destruido en el siglo XVI y sustituido por uno nuevo, de la época. En el siglo XV y posteriores se añadieron diversas capillas que enmascaran la fábrica primitiva.

En el edificio destaca la recia torre y la cúpula, ambas románicas. Una y otra constituyen dos elementos absolutamente dispares: pesada la torre, cuadrada y con cinco cuerpos, dos de ellos ciegos; airosa y de factura orientalizante la segunda, compuesta por un tambor en el que se abren dieciseis ventanales, con torrecillas en los cuatro ángulos. De la época románica también resta la fachada meridional.

El interior es austero y relativamente luminoso, merced a la aportación de las ventanas laterales y el original cimborrio. Es notable la sillería, de Juan de Bruselas.

En las capillas se pueden ver algunas obras de interés. Así, en la del Cardenal, existe un retablo con tablas de Fernando Gallego, y en la Capilla Mayor, en un retablo del XVI, está la Virgen de la Calva, gótica. En el Museo Diocesano hay una buena colección de tapices flamencos.

Una selección de iglesias zamoranas

Iglesia de San Claudio, Iglesia de la Magdalena, Santa María la Nueva, Santa María de la Horta...

Iglesia de San Claudio
Se trata, parece ser, de la iglesia más antigua de la ciudad. Es románica, pequeña, pero posee una notable portada y excelentes capiteles.

Iglesia de la Magdalena
Levantada en el siglo XIII, también monumento Histórico-Artístico, es una de las más bellas de Zamora. Perteneció a la orden de San Juan de Jerusalén. Tiene planta de una nave y muros elevados, lo que le da una inusitada esbeltez. Destaca en el exterior su ábside y la portada meridional, de excelente decoración.

En el interior asombra la airosa nave, con aires de gótico, donde también se puede contemplar un importante monumento sepulcral, una obra ejemplar, poco conocida para su excelente factura.

La bellísima portada meridional de La magdalena.Foto Justo Sánchez. guiarte. Copyright
Santa María la Nueva
Incendiada en un motín del siglo XII, sólo conserva parte de la obra primigenia: el muro sur y la cabecera, de bellísimo ábside, articulado con semicolumnas estilizadas que sirven para crear arcos ciegos. Pero tiene además una interesantísima pila bautismal, del XIII y restos de pintura mural de la misma época.

Santa María de la Horta
Casa de los Hospitalarios de San Juan.

Iglesia de Santa María de la Horta. Foto guiarte. Copyright
Aúna románico con influencia gótica, por lo que recuerda arquitecturas abulenses. Corresponde al final del siglo XII. Originariamente era una nave alargada, pero poco después surgió un porche a mediodía, fachada que acabó siendo ocupada por sucesivas capillas, a modo de nueva nave lateral.

Pero la riqueza de edificios religiosos zamoranos no se agota aquí. Aún se pueden citar:

Iglesia de San Pedro y San Ildefonso: donde se veneran los restos del santo obispo de Toledo, copatrono de zamora. Se alza junto a la muralla. Conserva elementos del siglo XI, XV y XVIII

Iglesia de San Cebrian o San Cipriano: del siglo XII y posteriores. Destaca su ábside de formas rectangulares.

Iglesia de San Juan de Puerta Nueva: De los siglos XII al XVI, con una bella portada meridional.

Iglesia de Santiago del Burgo: del XII, dependiente antaño de Compostela, de planta basilical, de tres naves.

La lista es aún más larga: San Esteban, San Vicente, San Leonardo, Santo Tomé, Santiago el Viejo, Sancti Spiritus...

Las murallas románicas

Las murallas románicas de Zamora son de las más importantes de España, no en vano Fernando I aludía ya a Zamora, "la bien cercada".

Restos de la excelente cerca de Zamora. Foto guiarte. Copyright

Levantada la muralla inicialmente por Alfonso I, tuvo que rehacerse en diversas ocasiones. Se conservan restos del XI, XII y XIII. Estuvo en buen estado hasta el siglo XIX, cuando aún tenía una veintena de cubos.

El deterioro de las mismas ha proseguido. Aún en 1957 el Ayuntamiento se opuso a que fueran catalogadas como Monumento Histórico-Artístico, pese al dictamen de Bellas Artes. Incluso en 1967 la ciudad se negó a ser catalogada como conjunto Histórico-Artístico, para permitir el caciquismo y la especulación.

Consecuencia: poco queda de aquel grandioso conjunto, aunque la visión de la ciudad desde el mediodía nos permite soñar con sus famoso muros.  

El Castillo

El castillo de Zamora es el antiguo alcázar, muy reformado, tiene planta trapezoidal y foso profundo.


El edificio se halla al lado de un solitario parque. Desde el mismo se contempla una magnífica vista sobre la vega.

El castillo, notablemente derruido. Foto Justo Sánchez. guiarte. Copyright

Otros edificios de interés en Zamora

cabe citar la Casa del Cid, el Hospital de la Encarnación, el Palacio de los Condes de Alba y Aliste o el Palacio de los Momos entre otros.

Imagen del patio central del excelente parador, palacio de los condes de Alba y Aliste. Fotografía de Justo Sánchez. guiarte. Copyright

Casa del Cid


Edificio civil construido al lado de la muralla, cercano a la catedral. Parece ser del siglo XI. Aquí se crió Doña Urraca y vivió Rodrigo Diaz de Vivar. Su interés radica en ser parte de la escasa arquitectura civil románica en España.

Otros edificios de interés

Como otros edificios civiles cabe citar también el Hospital de la Encarnación(siglo XVII) sede de la Diputación Provincial; el Palacio de los condes de Alba y Aliste, gótico renacentista, transformado en parador; y el Palacio de los Momos, del XVI, con bella fachada de aires góticos.

Museos

El Museo Provincial (Plaza de Santa Lucía) presenta vestigios de las civilizaciones antiguas que poblaron el territorio y algún cuadro de interés. El de la Semana Santa (Plaza Santa María la Nueva) recoge abundantes obras de la prestigiosa Semana Santa zamorana, una de ellas de la época más joven de Benlliure.

En el entorno zamorano

El entorno de Zamora tiene dos puntos de especial interés: Toro y Campillo.

Cuadro de la Virgen de la Mosca, un tesoro de Toro.

CAMPILLO (SAN PEDRO DE LA NAVE)
En Campillo, a unos veinte kilómetros de la ciudad existe otro punto de indudable interés para quien ama el arte. Para ir allí se sale de Zamora por la carretera que va al norte de Portugal y hacia el kilómetro 12 se toma una desviación a la derecha.

San Pedro de la Nave es una iglesia visigótica del siglo VII, una de las joyas de la arquitectura española, prácticamente ignorada hasta hace un siglo. Tuvo que ser trasladada cuando se efectuó el embalse del Esla y reubicada aquí.

De sencilla estructura exterior, tiene planta de basílica cruciforme. En el interior se funden tradiciones constructivas hispanolatinas y orientales. Destaca su decoración, cumbre del arte visigótico, en especial los capiteles de las columnas del crucero.

TORO
También la vecina localidad de Toro, a unos treinta kilómetros de la capital, por la carretera de Tordesillas, presenta un elenco artístico de alta calidad, pese a siglos de abandono. Destaca sobremanera la Colegiata de Santa María la Mayor, del XII y XIII, con su cimborrio que recuerda el modelo zamorano.

También hay que citar su Pórtico de la Majestad, de traza gótica. En el interior hay que ver el cuadro de la Virgen de la Mosca, atribuído a Fernando Gallego, aunque es de filiación flamenca.

En torno a la Colegiata y a la Plaza Mayor convergen las distintas calles de esta ciudad, donde se encuentran otros interesantes ejemplos de arquitectura popular y algunas edificaciones de valor, como la iglesia de San Lorenzo el Real, del XIII, con un retablo de Fernando Gallego, y el convento de Sancti Spiritus, del XIV, con excelente artesonado y el magnifico sepulcro de Beatriz de Portugal, esposa de Juan I.


Volver a la Guía de Zamora