Qué Ver en Tréveris

La urbe episcopal palideció desde el s. XVII por guerras que mermaron su elenco artístico y su pujanza política, aún así, perviven magníficos elementos que muestran el poder constructivo romano, la obra del románico, el gótico y el barroco.

La Porta Nigra

El plano de Tréveris presenta una estructura cuadrada que hace pensar en la pervivencia del espacio delimitado por la ciudad romana. En uno de estos lados se halla la Porta Nigra.

Detalle de la impresionante mole de la Porta Nigra, en Tréveris. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

Es una parte de la muralla del siglo II, y recibe el nombre de nigra, por la negritud de sus piedras, sobre las que se ha fijado el polvo y la destrucción de los siglos.

Este es el monumento más emblemático de Tréveris, y su fortaleza sorprende a quienes se les informa que la calidad constructiva romana permitía hacer moles así con sólo piedras bien desbastadas, sin mortero entre ellas.

Parece que su construcción es del año 180, aproximadamente. Era la puerta norte. En la Edad Media esta monumental construcción fue transformada en iglesia, para lo que se hicieron unas transformaciones que eliminó en el inicio del XIX el propio Napoleón

La monumental Porta Nigra, desde el exterior del recinto de la vieja Tréveris romana. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

La Porta Nigra es uno de los elementos incluidos en la declaración de Patrimonio de la UNESCO.

La enorme puerta fortificada, flanqueada por torres semicirculares con cuatro niveles sigue siendo una realización asombrosa que nos habla de la grandeza de la civilización romana asentada a orillas del Mosela.

Termas imperiales

Kaiserthermen, las Termas Imperiales de Tréveris, son de la época de Constantino y tienen una innegable grandiosidad.

Termas imperiales de Tréveris(Ruinas). GNTB/ Storto Walter

Los amplios muros y sus grandes ventanales nos dan a entender de la calidad y magnificencia de este edificio que disponía de ambientes para el caldarium (baño caliente) tepidarium (agua tibia) y frigidarium(baños fríos), así como un ámbito para practicar ejercicios gimnásticos.

Se cuenta que eran en su tiempo las terceras termas del mundo por su tamaño.

Ruinas de las Termas imperiales de Tréveris, con obras de conservación al fondo. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

El excelente marco de las termas imperiales se utiliza cada verano para celebrar el festival de la Antigüedad, con ópera y teatro

Anfiteatro

Otro de los enclaves con encanto de la ciudad de Tréveris es el anfiteatro, que en otoño, adquiere una imagen especial rodeado por los tonos dorados de los viñedos que lo rodean.

Anfiteatro de Tréveris, rodeado por los tonos dorados de los viñedos. Imagen de Guiarte.com

En el siglo siglo II, las gradas que rodeaban su arena daban cabida a 25.000 espectadores. En la actualidad esas gradas son una especie de prado cuyo verdor contrasta con la blancura de la arena elíptica, de 75 metros de largo por 50 de ancho, antaño escenario de combates de gladiadores y competiciones diversas.

Una elevada pared separaba las gradas de la arena. En dicha pared existían numerosas puertas que albergaban, previsiblemente, jaulas para los animales. Por el norte y el sur se abrían sendas portadas monumentales.

Situado en el lado oriental de la gran muralla que defendía a esta capital romana, el anfiteatro fue también fortín defensivo cuando las invasiones bárbaras -entre ellas la del propio Atila- marcaron el ocaso del dominio romano en esta parte de Europa.

Restos de la monumental puerta Sur del anfiteatro de la ciudad de Tréveris. Imagen de Guiarte.com

Este monumento, edificado en torno al año 100, es hoy uno de los incluidos por la UNESCO en su lista del Patrimonio Mundial.

La Catedral de Tréveris

Por suerte, a lo largo de la ciudad de Tréveris podemos encontrar diversos monumentos que son originarios de la época romana, pero reconvertidos para otros usos.

La Catedral de Tréveris e iglesia de Nuestra Señora, desde el claustro catedralicio. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

Esta reutilización ha servido para salvar un magnífico patrimonio de 2000 años. Éste es también el caso de la catedral de la ciudad alemana.

El núcleo original es obra del periodo constantiniano, sobre la que se han añadido elementos románicos (siglos XI y XII) y góticos y –sobre todo- barrocos, muy exuberantes y bien visibles en el interior.

El templo está dedicado a San Pedro y fue iniciado en el 326 por Constantino, sobre un palacio que pertenecía a su madre, santa Elena. Parece ser que en ese periodo del siglo IV, se desarrolló un gigantesco complejo religioso mucho mayor que el actual, que fue dañado por sucesivas invasiones de distintos pueblos en los siglos siguientes.

La poderosa fachada románica de la catedral de Tréveris. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

Entre los tesoros de la iglesia catedral de Tréveris –la primera de las que se conservan abiertas al norte de los Alpes- está la reliquia de la Túnica de Cristo, que fue propiedad de Elena, la madre del emperador.

Liebfrauenkirche

La iglesia de Nuestra Señora de Tréveris, es uno de los ejemplos más antiguos e importantes de la arquitectura gótica alemana. Corresponde a los años centrales del siglo XIII.

Luminoso interior de la iglesia de Nuestra Señora de Tréveris. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com
Inspirado en modelos franceses, el templo tiene un curioso plano de cruz griega, y entre los ábsides se intercalan otras capillas, dando al conjunto una forma casi de flor. La torre se eleva sobre el transepto.

Esta iglesia, contigua a la catedral, tiene una bella decoración en su portada oeste y un atractivo interior, en el que hay pinturas del siglo XV y un importante túmulo funerario del siglo XVII.

Portada de la iglesia de Nuestra Señora de Tréveris. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

Iglesia de San Gangolf

Después de la catedral y la iglesia contigua de dedicada a Nuestra Señora, el templo más famoso y popular de Téveris es el de San Gangolf

Interior de la iglesia de de San Gangolf, en Tréveris. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

En las imágenes de la plaza más famosa de la urbe, Hauptmarkt, se percibe siempre la alta torre del templo, emergiendo sobre los tejados de las bellas casas. Es una llamada de atención que hace que este edificio no pase desapercibido, porque en realidad se encuentra ubicado en la parte posterior de esas mismas edificaciones, sin que su fachada sea visible para los viandantes.

Allí hubo una primera iglesia en el siglo X, pero se reedificó en el final del siglo XIII. El edificio actual es de finales del XIV, aunque sufrió importantes cambios en el inicio del siglo XVI.

Pese a algunos elementos barrocos, la estructura es del gótico final. Se accede al edificio desde la Hauptmarkt por puerta barroca, de inicios del XVIII.

Torre de la iglesia de de San Gangolf, en Tréveris. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

El viajero que acude por primera vez a este templo se sentirá sorprendido porque la inmensa mole de la torre es realmente desproporcionada para las dimensiones del la única nave.

San Gangolf, o Gangulfo, era un caballero de Borgoña, famoso por su piedad, que falleció en el siglo VIII asesinado por el amante de su esposa, y fue muy venerado como mártir en los ámbitos de Borgoña, Alemania y Países Bajos

Hauptmarkt

En el año 958 Tréveris adquirió el derecho a tener su propio mercado, que se estableció en esta plaza de acusada personalidad, con su cruz medieval y la vistosa fuente del siglo XVI.

Imagen de la bella plaza de Hauptmarkt, en Tréveris. Tomás Alvarez. Guiarte.com

Desde el centro de la plaza se puede gozar de la vista de la gran plaza con su magnífico grupo de edificios, entre ellos antiguas casas de entramados de madera, y con perspectivas hacia la Porta Nigra y la catedral.

Fuente de la Hauptmarkt de Tréveris. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

Entre las casas, cabe citar la Steipe, originaria del XV, y la Rotes Haus (casa roja) de aire barroco, correspondiente al XVII. Domina el panorama la torre de la iglesia de san Gangolf, con su torre centinela.

Otros edificios

Existen otros interesantes edificios que visitar en la ciudad alemana de Tréveris.

El Aula Palatina, construida en tiempos del emperador Constantino. Ernst Wrba Wrba/Deutsche Zentrale für Tourismus

Del periodo romano, hay otros elementos de interés, tales como el Aula Palatina, construida en tiempos del emperador Constantino. Salón alargado que finaliza en un gran ábside semicircular. Está cerca de las Termas imperiales y ha sido reconstruida porque los avatares bélicos la han maltratado en el curso de la historia. Es actualmente iglesia protestante.

Junto al edificio romano, durante el siglo XVII se erigió el palacio de los arzobispos electores, una delicia barroca, un excelentes jardines.

Palacio de los Electores, en Tréveris. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

Pero hay mucho más relativo a la romanidad: un gran puente, grandes restos de las murallas, restos de termas, etc.

El convento de Santa Irmina está junto al río, cerca del puente romano. Está construido sobre la base de los almacenes (horrea) de tiempos romanos. Irmina era hija de un rey merovingio y se dedicó a la vida religiosa después de muerto su marido.

Entre las iglesias cabe citar también la de San Matías, templo románico (siglos X y XII), donde se halla la tumba del apóstol Matías, la única tumba de un apóstol al norte de los Alpes; así como el de San Antonio, del gótico final, con un bello púlpito rococó, y el monumental templo neorománico de San Paulus.

Por último, San Paulino, es una joya barroca, construida entre 1734 y 1751 siguiendo las directrices de Baltasar Heumann. La tumba del santo se halla en la cripta.

Museos en Tréveris

El visitante puede aprovechar para visitar varios museos interesantes, sobre la figura de Karl Marx, sobre la historia de la ciudad de Tréveris...

Junto a la Porta Nigra se halla erl Stadtmuseum Simeonstift. Imagen de Tomás Alvarez. Guiarte.com

Casa de Karl Marx. Una edificación originaria de 1727, en la que alberga un museo relativo a esta personalidad nacida en Tréveris el 5 de mayo de 1818. Briukenstrsse 10.

Rheinisches Landesmuseum. El museo regional renano tiene una amplia colección relativa a la época romana, con elementos de la cultura, economía, religión y vida urbana en los primeros siglos de nuestra era. También posee interesantes elementos merovingios y medievales. Weimar Allee 1.

Stadtmuseum Simeonstift. Presenta una exposición de la historia de Tréveris: maquetas, arte, artesanía, muebles, tejidos, etc. desde la época gótica a tiempos posteriores. Porta Nigra.

Museo episcopal. Con una excelente colección de materiales desde el inicio del cristianismo a los tiempos modernos. Básicamente temas religiosos. Windstrasse 6.


Volver a la Guía de Tréveris