Qué Ver en Tarrasa

En Tarrasa perviven algunos valiosos elementos del pasado, especialmente el centro religioso de la antigua sede episcopal de Egara.

San Pedro de Egara

Junto a la rambla de Valparadís se eleva un complejo religioso que abarca las iglesias de San Pedro, Santa María y San Miguel, conjunto de origen paleocristiano Monumento Nacional desde 1931.

La zona de la cabecera de San Pedro es la más antigua. Guiarte.com Copyright

Este conjunto monumental es la esencia de la antigua diócesis de Egara, surgida hacia el año 450 de nuestra era y desaparecida tras la invasión árabe, en el siglo VIII.

De las tres iglesia de la vieja sede de Egara, la de San Pedro es la que está a una cota más elevada, y en ella hay obra de distintas épocas del medievo.

Una sencilla puerta de arco de medio punto, con cuatro arquivoltas, permite el acceso a un interior cargado de sencillez y belleza, en el que se aprecia el primitivismo de la cabecera prerrománica, con un ábside trilobulado. El resto ya es de época románica, siglo XII. Conserva un mosaico y pinturas prerrománicas.

Desde el exterior se contemplan en los muros las sucesivas reformas que ha padecido el templo a lo largo de los siglos, especialmente visibles en el entorno del transepto. El templo cuenta con dos campanarios, tan humildes como primitivos, uno en el hastial y otro sobre el transepto.

Imagen exterior de la iglesia de San Pedro, con sus formas humildes y sus sencillas espadañas. Guiarte.com Copyright

Santa María de Egara

En el complejo religioso de la vieja sede episcopal de Egara se halla la iglesia de Santa María, donde predomina la obra románica (siglo XII). Es la antigua catedral de Tarrasa.

La iglesia de Santa María tiene notable belleza. Guiarte.com. Copyright

El edificio es sólo una pequeña parte de la gran iglesia anterior, de tres naves. La actual sólo tiene una nave (la central de la construcción antigua) y aproximadamente la mitad de la longitud de la primitiva.

La parte más antigua corresponde al ábside y parte del transepto.

El exterior del templo tiene una belleza arcaizante, destacando el cimborrio octogonal que se eleva sobre el transepto, encima del cual se alza el campanario, con dos niveles de ventanales y sencillo chapitel.

Tanto en el cimborrio como en el hastial y muros del norte se aprecia decoración lombarda. Ante la fachada sur se eleva un pórtico, con cuatro arcadas, al parecer restos de un claustro medieval.

En el interior se pueden contemplar restos de las obras paleocristiana y visigótica, así como pinturas murales prerrománicas y posteriores. En el ábside hay dibujos prerrománicos y se muestra una virgen gótica.

Pinturas en el interior de Santa María. Guiarte.com. Copyright

San Miguel de Egara

En medio de las iglesias dedicadas a San Pedro y Santa María, se alza el templo de San Miguel, un antiguo baptisterio.

Interior de San Miguel. Imagen de guiarte.con. Copyright

La estructura es totalmente prerrománica, con planta cuadrada y cruz griega, con un ábside de arco ultrapasado hacia el oeste.

En el interior, sobre el centro de la planta, se alza un cimborrio, cuya cúpula se sostiene por ochos columnas en las que se ven reaprovechamientos de elementos anteriores; entre ellas, la piscina del baptisterio.

Bajo el ábside hay una pequeña cripta polilobulada, también prerrománica.

El templo de San Miguel. Imagen de guiarte.con. Copyright

Catedral de Tarrasa

Tarrasa tiene catedral... con una fachada neogótica que armoniza bien poco con el resto de la plaza en la que se halla, y que denota una clara artificiosidad.

Fachada neogótica de la catedral de Tarrasa, ante la plaza Vella. Guiarte.com. Copyright

En el año 2002, se desgajó del obispado de Barcelona la diócesis de Tarrasa, reanudando el carácter episcopal de la ciudad, interrumpido en el siglo VIII. Lamentablemente, en lugar de elegir como sede algún templo del evocador conjunto de Egara, como catedral se eligió a la iglesia del Santo Espíritu, originaria de finales del siglo XVI, construida aún con estructura góticista y restaurada tras la Guerra Civil, después de que un incendio la dañase gravemente en los días de la contienda.

La portada es de estilo neogótico, obra de inicios del siglo XX. En el interior destaca un Santo Entierro, renacentista, de Martín Díez de Liatzasolo.

Cartuja-castillo de Valparadís

Junto a la rambla de Valparadis se encuentra este castillo-cartuja medieval de Tarrasa, cuyo origen parece ser del siglo XII.

Cartuja de Valparadís. Imagen de guiarte.com Copyright

En el siglo XIV, la familia propietaria cedió la edificación a los monjes cartujos para crear un monasterio, para lo que se hicieron diversas modificaciones a fin de adecuarlo a los fines religiosos.

En el siglo XV pasó a depender de los religiosos carmelitas, pasando de nuevo a manos señoriales y finalmente del municipio de Tarrasa, que lo restauró, para instalar allí el museo de Tarrasa.

En construcción, de planta cuadrangular, destaca un claustro de doble altura y la sala capitular.

Masía Freixa

Dentro del amplio elenco de edificios modernistas de Tarrasa, destaca la Masía Freixa, como una suerte de mezquita gaudiniana, ubicada en medio de un frondoso jardín.

La masía Freixa, en Tarrasa. Imagen de guiarte.com. Copyright

Este edificio está situado en el parque de San Jorge y fue realizado por Lluis Muncunill i Parellada, gran figura del Modernismo en la ciudad.

En la masía destaca su complejo de arquerías, sus bóvedas y su tejado ondulante, formas que destacan con su blancura en medio del parque.

Como elemento vertical destaca la torre octogonal que se abre en su cima con un airoso mirador balconado.

Más modernismo

Hay por doquier, en Tarrasa, excelentes edificaciones modernistas, muchas de ellas, debidas a la actividad de Lluis Muncunill.

Mercado de la Independencia. Guiarte.com. Copyright

Entre los edificios citaremos a la Escuela Industrial, cuya primera piedra se puso en 1902 y que se abrió en 1904. Es obra también de Muncunill la fachada de la Casa Consistorial de la ciudad, que se desarrolla con lineas goticistas y se remata con un pequeño frontón triangular a modo de hastial.

Hasta sencillos edificios como la farmacia Albinyana, llevan la impronta modernista. Guiarte.com. Copyright

También se debe a este autor la fabrica Vapor Aymerich, Amat y Jover, realizada entre 1907 y 1908, con sus bóvedas sostenidas por columnas de hierro. Este edificio es sede del Museo de la Ciencia.

Además hay instalaciones industriales y tambien pequeños edificios, debvido al autor, entre ellos la pinturera confitería de la viuda Carné, actual farmacia Albinyana

Pero el modernismo de Tarrasa también tiene otros nombres, como por ejemplo Mechor Viñals i Muñoz, autor de la Casa Alegre, construida en 1911 para unos burgueses de la localidad. También es del mismo autor el Mercado de la Independencia.

Junto con arquitectos citados, cabe señalar también a Antoni Pascual i Carretero, que colaboró tanto en el Mercado de la Independencia como en el ayuntamiento local.

Museos e instituciones culturales

Tarrasa tiene una activa, y atractiva, vida cultural y unos interesanbtes museos que visitar.

Rejería en la casa Alegre de Sagrera. Guiarte.com. Copyright

El Museo de Tarrasa engloba varias dependencias. Una de ellas es la vieja sede episcopal de Egara. Allí se pueden visitar las iglesia de San Pedro, Santa María y San Miguel, así como un centro de interpretación, en el que se encuentran elementos de arqueología y piezas de diversas épocas desde la romanidad.

Otro ámbito del museo es la vieja Torre del Palau, en el centro del viejo casco. Allí hay un centro de interpretación medieval. La Torre es del siglo XII; el único elemento que pervive del antiguo palacio de la ciudad.

Casa Alegre de Sagrera es otro centro musealizado. Magnífica casa de la burguesía local enriquecida por el negocio textil, de estilo Modernista, que se puede visitar.

Finalmente, la Cartuja de Valparadís, acoge elementos desde la prehistoria a la actualidad en el edificio medieval.

La fabrica textil Vapor Aymerich, Amat i Jover es ahora la sede del museo de la Ciencia y la Técnica de Cataluña. Es una buena obra modernista.

Otro centro de interés es el Centre de Documentació i Museu Tèxtil, entidad especializada en la conservación, estudio y promoción de la cultura textil, que realiza exposiciones temporales con su rico legado.

Zona arqueológica en la vieja Sede Episcopal de Egara, junto a la iglesia de Santa María. Guiarte.com. Copyright

Volver a la Guía de Tarrasa