Qué Ver en Santiago de Chile

La Catedral de Santiago de Chile, la Plaza de Armas, el Palacio de la Moneda, el Parque Metropolitano, el Congreso Nacional, la Real Audiencia... la ciudad tiene muchos lugares interesantes que conocer.

La Catedral de Santiago de Chile

Edificación de la época colonial, ubicada en la plaza de Armas, que está dedicada a la Virgen de la Asunción, erigida justamente donde Pedro de Valdivia dispuso la ubicación del primer templo.

La catedral de Santiago tiene una estructura alargada y robusta. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com Copyright

Las condiciones geográficas de Santiago Цsobre un territorio afectado los movimiento de las placas tectónicas- han sido causa de desastrosos terremotos, lo que también ha incidido en la historia del edificio. La actual es la quinta edificación consecutiva.

Iniciadas las obras del edificio actual en 1748 por el arquitecto Antonio Acuña, la iglesia fue consagrada en 1775, aunque las obras continuaron bajo la dirección de Joaquín Toesca, que finalizó su tarea hacia 1800, dando al templo su estructura neoclásica.

Ignacio Cremonesi hizo alguna nueva reforma en el final del siglo XIX, dando al interior un aspecto colorista, merced a los estucos pintados que recubrieron techos y paramentos.

La catedral tiene una magnífica nave central, en la que destaca su larga bóveda de cañón, que descansa sobre los robustos pilares. Sorprende esa visión alargada, frente a la robustez de los pilares y la escasa altura del techo, una estructura achaparrada motivada, sin duda, por el temor a los seísmos.

Bajo el templo, una cripta guarda los restos mortales de los obispos y arzobispos diocesanos.

La catedral se integra en un conjunto religioso con la parroquia del sagrario y el palacio arzobispal, contiguos al edificio catedralicio.

Exterior de la catedral de Santiago. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com Copyright

Iglesia de San Francisco

Otro de los templos importantes de Santiago de Chile. Se ubica junto a la avenida del Libertador Bernardo O´Higgins, en un espacio que en los albores de la ciudad colonial correspondía a las fueras de la urbe.

La torre de San Francisco... tantas veces hecha y rehecha, desde el siglo XVI. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com Copyright

Aquí se erigió, tras el diseño de la ciudad en 1541, una ermita dedicada a la Virgen del Socorro, imagen que trasportaban las huestes hispanas, y pocos años más tarde se cedió a los franciscanos –con sus correspondientes terrenos- para que ubicaran un convento

Los franciscanos hicieron un nuevo templo, que cayó con un terremoto, en 1583. Otro nuevo templo se inauguraría 20 años más tarde, y tras él unas amplias dependencias conventuales.

Nuevos terremotos obligaron a diversas reconstrucciones, especialmente la torre, reedificada en numerosas ocasiones, la última en 1857.

Este templo es Monumento Nacional y alberga notables elementos artísticos coloniales.

Plaza de Armas

El centro histórico de Santiago de Chile, su alma como ciudad, se halla en la plaza de Armas.

Fuente en Plaza de Armas. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com Copyright

En este rectángulo en el que confluyen varios edificios de larga historia, entre ellos la catedral y el que fue cabildo de la ciudad colonial.

Nació esta plaza –ágora de la ciudad- en 1541, cuando se organizó el damero rectangular de la ciudad de Santiago de Nueva Extremadura, y su creador ubicó los centros administrativos y religiosos de la nueva urbe, llamada a ser una de las más populosas de América.

Esta plaza, en cuyo centro se ubicaba la picota para ajusticiar a los reos, fue ajardinada en el siglo XIX y actualmente conserva una zona verde y otra amplia explanada en la que se reúnen artistas, paseantes y enamorados.

Preside la vida urbana una estatua ecuestre del fundador, Diego de Valdivia, y entre los edificios que podemos ver en ella figuran: La iglesia del Sagrario, la catedral, el Correo Central, la Real Audiencia y el antiguo Cabildo de la municipalidad.

Correo Central

Este edificio de aire afrancesado, se halla en lo que era el Palacio de los Gobernadores de Santiago de Chile.

Sede de la central de Correo de Chile. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com Copyright

Aquí estuvo la residencia del propio Diego de Valdivia en una casa que sufrió reformas posteriores que culminó Toesca en el final del XVIII.

En este Palacio residieron también los presidentes de la República, antes de trasladarse a La Moneda.

A finales del XIX la edificación sufrió un incendio que apenas dejó el pie unos paredones. Se reedificó con el estilo neoclásico en 1882.

El aire afrancesado de la edificación culminó en 1903, cuando se le añadió el piso superior y la bóveda.

En la actualidad, el edificio es central de Correo de Chile y tiene un museo Postal.

Palacio de la Real Audiencia

La Real Audiencia era la máxima institución de Justicia en Chile durante la época colonial, Estuvo ubicada en el siglo XVI en Concepción y luego fue trasladada a Santiago.

Portada neoclásica de la Real Audiencia. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com Copyright

El palacio de la Real Audiencia es una obra de inicios del siglo XIX, de inspiración neoclásica, sede ministerial después de la Independencia del país y en la actualidad Museo Histórico.

En este edificio, que fue centro de gran actividad política en los momentos de la independencia chilena, se albergan en la actualidad diversos elementos y documentación de carácter histórico.

Muy cerca está también el edificio del antiguo Cabildo colonial, obra de Toesca, del final del siglo XVIII, que reemplazó a otro anterior construido en el siglo XVI.

Palacio de la Moneda

Se trata de un edificio clave en la historia de Chile. Monumental edificación de aire neoclásico originaria del fin de la época colonial.

Fachada del palacio de La Moneda. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com Copyright

Las autoridades españolas ordenaron la construcción de una Casa de la Moneda y para ello recurrieron al arquitecto italiano Joaquín Toesca, al servicio de la corona, que dio inicio a las obras en 1785.

El edificio es sumamente sólido, con grandes muros de más de un metro de espesor, adecuados para afrontar los terremotos que periódicamente sacudían la orografía chilena.

A la muerte de Toesca dirigió las obras Agustín Caballero, para ser inaugurada la edificación en 1805.

El palacio presenta una fachada básicamente horizontal, en cuyo centro se abre la arcada de entrada, de austeras líneas. La fachada principal se orienta a la calle Moneda, y el interior se articula en torno a tres patios.

En torno al palacio se extiende lo que se denomina como Barrio Cívico, conjunto de edificios en su gran mayoría dependencias de Gobierno.

Tras la independencia chilena, el edificio fue Casa de la Moneda y luego sede del Gobierno.

Uno de los hechos trágicos ocurridos en este excelente palacio neoclásico tuvo lugar en 1973, cuando militares golpistas lo bombardearon, con el fin de eliminar al presidente democráticamente elegido, Salvador Allende. El palacio sufrió diversos desperfectos.

La fachada posterior del palacio de La Moneda. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com. Copyright

Congreso Nacional

El palacio del Congreso Nacional de Santiago de Chile es de una arquitectura historicista clásica, de mediados del siglo XIX.

Fachada del ex Congreso Nacional de Chile. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com. Copyright

En realidad, el Congreso Nacional de Chile está ahora en un edificio moderno de Valparaíso y éste centro de Santiago es denominado habitualmente como “ex” Congreso Nacional.

Las obras se iniciaron con un diseño del arquitecto francés Claude Françoise Brunet de Baines, y fueron proseguidas por el chileno Manuel Aldunate hasta que las dio por finalizadas el italiano Eusebio Chelli. Un incendio y los terremotos motivaron nuevas intervenciones.

En este palacio, inaugurado en 1876, se ubicaban tanto en Senado como la Cámara de Diputados. El golpe de estado de 1973 terminó con su uso como sede parlamentaria.

De planta cuadrada y estructura historicista, destaca su fachada de la calle Catedral, presidida por seis columnas de aire helenístico.

Museos e instituciones de cultura

Hay un buen número de museos en la ciudad de Santiago de Chile, una urbe que siempre ha tenido notable vitalidad cultural.

Portada de la Biblioteca Nacional. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com Copyright

Entre los nacionales, el Histórico, ubicado en la sede de la Real Audiencia, en la misma Plaza de Armas.

El de Bellas Artes, situado en el Parque Forestal, se denominaba antiguamente Museo Nacional de Pinturas. Tiene buenos cuadros de autores chilenos, así como algunas obras de grandes artistas de los Paises Bajos, Italia y España. Entre ellos podemos citar a Sorolla, Tapies, Murillo, Zurbarán, Rubens y Anibal Carracci.

La Casa Colorada, noble casón del XVIII, alberga en el centro de la ciudad una colección vinculada a la historia local: el Museo de Santiago. En el convento de San Francisco se muestra otro interesante material de época colonial.

Desde 1981 también se expone material relativo a las culturas precolombinas en el Palacio de la Real Aduana, en el centro de la ciudad.

Dentro de las grandes instituciones culturales de la ciudad cabe citar a la Biblioteca Nacional, edificio de corte afrancesado construido en los inicios del siglo XX, con el mayor legado de publicaciones del país, y la Universidad de Chile, heredera de la tradición universitaria que ya venía de época colonial, y que ha sido clave en la cultura del Estado.

Parque Metropolitano

En el medio de la ciudad de Santiago de Chile se alza el parque Metropolitano, una zona verde de mas de 700 hectáreas, creada en el siglo XX, y que cuenta con diversas áreas de esparcimiento.

Los modernos rascacielos, emergen sobre la ciudad, en una imagen tomada desde el Parque Metropolitano. Imagen de Beatriz Alvarez Sánchez. Guiarte.com Copyright

El más popular de los cerros, el de San Cristóbal, está coronado por una monumental estatua a la Virgen María, una de las estampas populares de la ciudad.

El cerro es un magnífico mirador para conocer los distintos barrios de la urbe, que se expande a sus pies. Precisamente, un barrio existente a los pies del mismo es el de Bellavista, donde habitó Pablo Neruda.

El de Bellavista es un barrio popular. En la época colonial estaba ocupado por gentes humildes, pero tras la apertura del puente de Calicanto, la zona se desarrolló mucho, y hubo un momento en que adquirió incluso un aire aristocrático.

El parque, reforestado en el siglo XX, tiene zonas ajardinadas y piscinas, y cuenta con un teleférico y un viejo funicular, catalogado como Monumento Nacional, que lleva una placa en la que se recuerda que en él viajó el papa Juan Pablo II.