Palacios Reales

Hubo un tiempo en el que los reyes de España ocupaban un palacio en cada estación del año. Esta es la guía que nos conduce por cuatro Reales Sitios ubicados en distintos puntos del centro de la Península Ibérica.

Un recorrido hecho para los lectores de guiarte.com con texto y fotografías de Tomás Alvarez

Poblaciones relacionadas

Ciudades relacionadas

Pueblos relacionados

Información general de Palacios Reales

Localización Palacios Reales

Información general de Palacios Reales

Información de interés acerca de Palacios Reales

Los monarcas ambulantes

Un poco de historia y el la razón por la cual los reyes de España tenían varios palacios, en los que vivían dependiendo de la época del año.

Los Reyes Católicos tuvieron multitud de residencias reales en toda España. Entre ellas, el alcázar de Segovia. composición guiarte.com

En el pasado, hubo un tiempo en el que resultaba extraño el concepto actual de ciudad capital de un estado. Los reyes –los máximos mandatarios- estaban habituados a mudar de residencia con notable frecuencia, durante el ejercicio de su cargo.

Los Reyes Católicos, en la monarquía hispana, son un claro ejemplo de monarcas viajeros, que asientan su sede regia en ciudades como Segovia, Toledo... o que llegan a crear una ciudad como Santa Fe, al lado de Granada, para permanecer allá mientras durase la guerra que terminó con el último enclave musulmán en la Península Ibérica... Poco tiempo más tarde, la historia nos cuenta cómo estos monarcas recibieron a Colón en el Palacio Real barcelonés, residencia de los condes de Barcelona desde el siglo XIII, en el magnífico salón del Tinell.

Aquellos reyes residieron en lugares como Burgos, Toledo, Sevilla, medina del Campo, Segovia... En total, tuvieron -según algunos historiadores- 65 residencias reales.

Para un rey del medievo era fácil moverse con su "curia regia" y su equipo de personal de servicio. Pero a partir del siglo XVI, con la consolidación de los estados modernos, en torno a los monarcas creció una corte y un funcionariado cada vez más amplio. Los palacios reales de antaño se quedaron en poca cosa para una corte inmensa. A partir de entonces, los reyes centraron su actividad en un número más reducido de palacios, también más amplios y ostentosos.

En el XVIII, siglo de La Ilustración, hubo en toda Europa una eclosión de la gran construcción del barroco y luego una mirada hacia los estilos clásicos de la antigüedad, pero en ambas fases proliferaron las grandes construcciones reales. A lo largo del siglo se redefinieron también las concepciones del espacio arquitectónico; se replantearon las perspectivas escenográficas de los edificios y se tomaron en consideración los elementos de gozo y diversión, dando gran protagonismo, por ejemplo, a los jardines.

 

Los cuatro grandes palacios reales

Cuatro son los palacios reales emblemáticos de la corona de España: Aranjuez, El Escorial, La Granja de San Ildefonso y el Palacio Real de Madrid.

Los cuatro son edificios de notable belleza, y los cuatro están al lado de unos exuberantes jardines y zonas verdes.

En torno a los palacios reales españoles hay en la actualidad unas 20.000 hectáreas de verdor. Unas 500 corresponden a jardines o huertas y el resto a masa forestal, de distintas tipologías, aunque básicamente del tipo bosque mediterráneo.

La familia real española tenía un palacio para cada estación.

Mapa de ubicación de los cuatro grandes palacios reales de los monarcas borbónicos. guiarte.com

Etapas Palacios Reales

Las etapas de Palacios Reales son las siguientes:

El palacio de primavera

El Palacio de Aranjuez, el palacio real de la primavera.

El palacio de verano

El palacio de la Granja, el palacio real del verano.

El palacio de otoño

El Palacio de El Escorial, el palacio real del otoño.

El palacio de invierno

El palacio real de Madrid, el palacio real del invierno.