Picasso y el brillo de Marie-Thérèse

París (Museo Picasso) y Londres (Tate Modern) muestran un año intenso en la vida y obra de Picasso (1932) donde brilla sobremanera la presencia de Marie-Thérèse, la amante del pintor.

París (Museo Picasso) y Londres (Tate Modern) muestran un año intenso en la vida y obra de de Picasso: 1932

Artemio Artigas. Guiarte.com. París 10/10/2017

En el Musée National Picasso de París, del 10 de octubre al 11 de febrero, se presenta “Picasso 1932. Année érotique”. Luego, del 8 de marzo al 9 de septiembre de 2018 se verá la exposición en la Tate, bajo el título Picasso 1932 – Love, Fame, Tragedy.

Marie-Thérèse Walter y Pablo Picasso se conocieron en 1927, aunque algunas evidencias sugieren que ya hubo algún contacto dos años antes. Era una jovencita que atrajo al artista malagueño y que puso en crisis permanente el matrimonio de este con la bailarina rusa Olga Khokhlova.

La difícil, fecunda e íntima relación se puede rastrear en la obra de Picasso, quien plasmaría la imagen de su amante con trazos brillantes y llenos de color, en un estilo que se ha definido como cubismo curvilíneo, donde conviven las geometrías con la sinuosidad de la curva y un color vigoroso.

Aquella relación emocional duraría una década y terminó Cuando Picasso se enamoró de la de fotógrafo Dora Maar. Se dice que ambas mujeres se pelearon por él en el interior del taller, en un enfrentamiento que atizó el propio pintor.

“Picasso 1932. Año erótico” es la primera exposición dedicada a un año de creación del artista, del 1 de enero al 31 de diciembre, y la exposición presenta obras maestras esenciales en la carrera de Picasso como Le Rêve (El sueño) o Mujer ante el espejo, así como numerosos documentos de archivo que ayudan a situar las creaciones de aquel año en su contexto.

Mujer en el sillón rojo. Pablo Picasso 1932.Musée national Picasso-Paris Photo © RMN-Grand Palais (musée national Picasso-Paris)/ Thierry Le Mage © Succession Picasso

Le Rêve es un cuadro mítico de Picasso, en el que presenta a su amante dormida, con la cabeza hacia atrás, mostrando sus senos. Las geometrías sinuosas, el brillante colorido y la tranquilidad de la imagen otorgan a esta obra un enorme atractivo y una acusada sensualidad. Es la obra que protagoniza el cartel de la exposición.

La muestra, organizada en colaboración con la Tate Modern de Londres, invita al visitante a realizar un viaje estrictamente cronológico por la producción de un ejercicio concreto, en un momento de gran interés por la calidad artística del pintor español y el intenso momento emocional del mismo.

Son más de 110 pinturas, dibujos, grabados y esculturas que permiten seguir paso a paso la producción picassiana, moviéndose entre el apartamento en París, su estudio en Boisgeloup y la costa de Normandía; entre la familia, la modelo y amante Marie-Thérèse Walter y un gran círculo de amigos y colegas.

Mujer desnuda en el sillón rojo. Pablo Picasso 1932.Tate © Succession Picasso

El 1932 fue un año extraordinario. A lo largo de él, el pintor creó algunas de sus obras más queridas, desde retratos de colores saturados hasta dibujos surrealistas y sus obras alcanzaron un nuevo nivel de sensualidad, que aún cimentaron en mayor medida su celebridad como el artista más influyente del comienzo del siglo XX. Fue el 1932 un año en el que también profundizó en su trabajo escultórico, en su recién adquirida finca rural de Boisgeloup, en compañía de Marie-Thérèse, y el momento de las grandes retrospectivas de su obra en la Galerie Georges Petit de París y la Kunsthaus de Zurich. También en 1932 apareció el primer volumen del Catálogo razonado de la obra.

> > Volver a la guía de Noticias