Qué ver en Lugo. La urbe de la Galicia romana

Visitas y monumentos y otras cosas que hay que ver en Lugo. La urbe de la Galicia romana

Una ciudad a la medida del hombre

El castro celta que recibió el nombre de Lucus (Lugo) es hoy una urbe de casi 100.000 habitantes, de vida tranquila, donde hay sabor de cocinas y sabor de arte.

El Miño discurre, apacible, a los pies de la ciudad de Lugo. guiarte.com
la zona más atractiva es la que corresponde al casco antiguo, enmarcado por sus históricas murallas milenarias.

Restos de las viejas termas lucenses. guiarte.com
 

Las murallas

La Muralla romana de Lugo fue declarada Monumento Nacional por el Estado español en 1921 y Patrimonio de la Humanidad el 30 de noviembre del 2000.

Las murallas romanas de Lugo proporcionan rincones agradables. guiarte.com

Es esta una bella estructura defensiva; el mejor vestigio defensivo conservado íntegramente de la Hispania romana.

La muralla fue construida a finales de siglo II para defender la ciudad y su perímetro se ha conservado intacto en su totalidad y constituye "el más bello arquetipo de fortificación romana tardía de toda Europa Occidental", según valoró la UNESCO en el año 2.000, cuando incluyó el monumento en la lista del Patrimonio Mundial.

Tiene dos kilómetros de perímetro y rodea a la vieja urbe, a la que dignifica y con la que se integra.

Una vista típica de Lugo. Las flechas de la catedral asoman sobre la muralla de Lugo. guiarte.com

Después de muchos siglos de luchas e invasiones, se mantiene airosa, grandiosa, ciñendo el viejo casco de Lugo. El paseo superior es magnífico para darle un vistazo general a la urbe, una ciudad que sobrepasó el cerco en su desarrollo, a través de la decena de puertas.

Otros restos romanos en Lugo

A la orilla del río se hallan las viejas termas romanas, en los bajos del edificio del balneario.

En Lugo, aún perduran los restos de los baños termales romanos, a la orilla del Miño. Guiarte.com

La estancia más vistosa era utilizada como vestuario. Cuenta con hornacinas con arcos de medio punto en las que se dejaría la ropa.

Muy cerca, dividida por una escalera central del edificio, está una sala de baños, que en los orígenes del cristianismo galaico fue capilla cristiana.

Muy cerca de las termas está el viejo puente romano, reconstruido en el medioevo. El puente formaba parte de la vía que iba de Lucus Augusta a Bracara Augusta, la actual Braga, en Portugal.

Otro vestigio romano, de singular importancia está a 14 kilómetros. Es Santa Eulalia de Bóveda, donde hay un singular edificio de época tardorromana, y de incierto uso ¿Templo? ¿Baños?...

La catedral

La Catedral de Lugo es muy sólida y de mezcla de estilos. Tiene planta románica, buena parte de alzado gótico y abundantes zonas neoclásicas y barrocas.

Imagen de la portada neoclásica de la catedral de Lugo. Guiarte.com

Tiene un aire oscuro y desarmónico por su gran heterogeneidad, aunque conserva elementos de interés, como la bella imagen de Nuestra Señora de los Ojos Grandes, el coro renacentista, de Francisco de Moure, y lo que resta del retablo de Cornelius de Holanda.

El gran templo lucense se inició en el 1129 bajo la dirección de Raimundo de Monforte. De esta primera etapa constructiva es la atractiva Puerta Norte, en cuyo tímpano destaca el pantocrátor. Toda la puerta está protegida por un sólido pórtico del gótico final.

La catedral de Lugo presenta diversos estilos. la bella puerta Norte, románica. guiarte.com

A lo largo de la edificación se van encontrando excelentes elementos de las distintas épocas. La estructura es románica. Subsiste una torre antigua, un excelente ábside gótico, partes barrocas, en tanto que la fachada principal es una obra neoclásica trazada por Julián Sánchez Bort; del XVIII, y que recuerda el modelo de Ventura Rodríguez en la catedral de Pamplona.

Palacio episcopal

Al lado de la catedral de Lugo se alza el Palacio Episcopal, del siglo XVIII, con aire de pazo nobiliario.

Palacio Episcopal lucense. Guiarte.com

Este palacio tiene la hermosura de la sobriedad y el aire poético del granito gallego. Catedral y Palacio integran una de las plazas más bellas de Lugo: Santa María.

El edificio original era gótico,pero tuvo que ser rehecho tras un incendio. La mayor parte del inmueble actual es del siglo XVIII.

La portada está especialmente cuidada y lleva el escudo episcopal del prelado que concluyó las obras del inmueble.

Convento de san Francisco

En el antiguo convento de San Francisco de Lugo, fundado durante el siglo XIII y edificado en fechas distintas, está el Museo Provincial.

El antiguo convento de San Francisco, de Lugo, alberga el Museo Provincial. Guiarte.com

Se ha dicho que el convento fue fundado por San Francisco cuando viajó a Santiago de Compostela. La iglesia es básicamente del siglo XV, gótica, y a su lado se halla el claustro conventual, con planta cuadrada y una bella arquería de medio punto.

El monumento alberga un buen museo donde hay bastante escultura, arqueología, imaginería, etnografía... interesante..

Visitantes contemplan piezas del Museo Provincial de Lugo. guiarte.com

Ayuntamiento de Lugo

El ayuntamiento tiene también sabor, y preside un entorno urbano que rezuma dignidad; buena zona para paseo o para tomar un café.

La sede municipal lucense. guiarte.com

La edificación es una de las buenas del barroco gallego. Realizada en la primera parte del siglo XVIII por Lucas Ferro Caaveiro.

La fachada se terminó en 1744. Tiene dos alturas, la inferior con soportales de arcos de medio punto. En la planta superiot, dos grandes balconadas de hierro, sendas torrecillas en las esquinas y una peineta central.

La torrecilla del reloj es posterior; de finales del XIX, obra del arquitecto Nemesio Cobreros y Cuevillas.

Plaza del Campo

Es una zona de las más bellas en la ciudad vieja de Lugo, con sus columnas de soportales, algunas al parecer de reutilización de monumentos romanos.

La sobria belleza de la plaza del Campo. Guiarte.com

Tiene todo el aire de haber sido centro de mercado y de vida social del lugar, y está embellecida con una fuente barroca dedicada a san Vicente.

Aquí, en este lugar donde debió estar el foro de la ciudad romana, confluían populares calles del viejo Lugo, y de hecho en su entorno se pueden ver magníficas casas que atestiguan la calidad de quienes las levantaron antaño.