León: arte en vidrieras

León bien merece una visita y ahora el viajero puede aprovechar una ocasión especial, con motivo de un proyecto de restauración que afecta a las famosas vidrieras que atesora la catedral.
Restauración de una vidriera en la catedral de León. Imagen de www.catedraldeleon.org

Todos los días de la semana, salvo domingo y lunes, hay un programa de visitas, con grupos de 20 personas como máximo, que permite el acceso a una plataforma existente sobre la nave central, junto al rosetón del oeste, donde se explica detalladamente el programa de conservación en marcha, en exposiciones de alto contenido educacional.

Los andamios, ubicados a la altura del triforio, permiten además una vista inusual del templo, uno de los más valiosos del gótico mundial.

Las obras en marcha actualmente se enfocan a la defensa del patrimonio de las vidrieras del templo. Se limpian y restauran y se colocan una rejilla metálica y un cristal, por el exterior, para la defensa de las obras de arte. El cristal se ubica en el mismo sitio donde antes estaba la vidriera y ésta, anclada en un soporte nuevo, se desplaza unos centímetros al interior, con objeto de evitar que les llegue la lluvia y la humedad y crear una corriente de aire en torno a ellas que facilite su conservación en seco.

Vidriera de la catedral de León. Imagen de www.catedraldeleon.org

El proyecto cultural
Proyecto Cultural Catedral de León, bajo el lema de "El Sueño de la Luz", es el resultado del compromiso de tres instituciones, la Consejería de Cultura, el Cabildo de la Catedral y Caja España. Los objetivos de este programa, trazado para el periodo de 2006 a 2009 y con un presupuesto de más de 4,5 millones de euros, se centran tanto en la necesaria rehabilitación de algunos elementos emblemáticos de la Catedral como en la redacción y ejecución de un Plan de Difusión de los mismos, aunando así intervención con comunicación hasta constituir, más que una "restauración abierta", un auténtico Proyecto Cultural.

Las intervenciones se centran en este periodo en los dos materiales esenciales del templo, el vidrio y la piedra. En cuanto a las vidrieras, se actua en las del presbiterio -en torno a 460 metros cuadrados, así como en su soportes líticos y metálicos, y ello aprovechando la metodología y experiencia de los profesionales del Taller formado en los últimos años, cuya continuidad se pretende mediante la concesión de una serie de becas y la realización de cursos de formación.

La segunda línea de actuaciones acometerá la restauración de los pórticos occidentales de la Catedral, joya de la escultura gótica hispana necesitada de una urgente consolidación, que se extenderá igualmente a sus muy perdidos revestimientos pictóricos.

El Plan de Difusión de estas actuaciones incluye las visitas a la obra y su explicación, desde el andamio ubicado en la nave central. También está prevista para 2008 la realización de un Congreso Internacional sobre la restauración de vidrieras, así como publicaciones con el resultado de las intervenciones, tareas formativas en centros de enseñanza, etc. El objetivo final es dar continuidad al impulso que llevó a la declaración como Monumento Nacional de la Pulchra Leonina en 1844 -la primera de España-, asegurando su conservación y poniendo las bases para un futuro centro de interpretación de la restauración monumental en España a finales del siglo XIX y principios del XX, de la que la Catedral leonesa es su máximo icono.

Crónicas de León

> > Volver a la guía de León