Qué ver en Constanza

Qué ver en la ciudad alemana de Constanza.
En "Qué ver"

La catedral de Constanza

Sin duda, la extraña catedral de Constanza es uno de los monumentos más interesantes de la ciudad.

Interior de la catedral de Constanza. Imagen de Guiarte.com.

Es notable por su valor histórico y también artístico. En lo histórico, allí se celebraron reuniones en tiempos del concilio de Constanza. En lo artístico, cuenta con partes que van desde el arte otoniano al historicismo goticista del siglo XIX.

Está construida encima de las ruinas romanas. En la misma plaza de la catedral hay una pequeña zona acristalada que permite ver en parte construcciones de la antigua ciudad.

La obra es de origen prerrománico. Lo más antiguo es la cripta, a la que se puede acceder por una escalera que sale de la parte derecha del transepto. Y donde se pueden encontrar elementos medievales, entre ellos algunos discos de cobre dorados, con las imágenes de los santos Conrad y Pelagius y el sepulcro de este, ante el cual aparecen unas columnas otonianas.

Portada del templo catedralicio de la ciudad alemana de Constanza. Imagen de Guiarte.com.

La planta del templo es en origen románica, con tres naves, pero incorpora elementos góticos y renacentistas, en tanto que la bóveda es del XVII, y vino a sustituir un techo románico cubierto de pinturas.

Lo más llamativo en el exterior es la fachada, con una sorprendente aguja gótica que se eleva sobre los tejados de la ciudad, Se puede subir por la escalera para contemplar la bella imagen urbana de Constanza con el lago al fondo.

Cabe señalar que la fachada era distinta hasta el siglo XIX. Cuando se elevó la flecha central hasta los 76 metros de altura, rompiendo la cuadrícula de la fachada anterior.

La catedral es desde 1955 basílica menor.

Cripta de la catedral de Constanza (Alemania) con columnas otonianas y el sepulcro de St. Pelagius. Imagen de Guiarte.com.

Konzil

El edificio Konzil es uno de los más populares de la ciudad y se halla enclavado ante el puerto de Constanza.

El edificio Konzil, en Constanza (Alemania). Imagen de guiarte.com

Se trata de una construcción levantada en el año 1388, como almacén dedicado a facilitar el tránsito comercial que pasaba por la urbe con dirección al norte o el sur de Europa.

Durante el concilio de Constanza (1414-1418) este edificio fue requerido por los representantes convocados, pues constituía la mejor sala de reuniones de la población, permitiendo la acogida al amplio número de participantes de aquel encuentro clave de la iglesia medieval.

El cónclave que eligió a Martín V se celebró en el primer piso del inmueble.

Ha sufrido diversas modificaciones posteriores, pero en la actualidad alberga una zona de usos culturales y también servicios de hostelería.

El edificio Konzil, en Constanza (Alemania), desde el paseo a la orilla del lago. Imagen de guiarte.com

Rathaus

El ayuntamiento de la ciudad de Constanza está integrado por una amalgama de edificios de aire básicamente renacentista.

Patio del ayuntamiento de Constanza (Alemania), con uno de los edificios que integran el conjunto). Imagen de Guiarte.com

La fachada, que da a la en la calle Kanzlei, es la imagen más popular, pues tiene una serie de bellas pinturas que aluden a la historia local; son del final del siglo XIX.

Entre ellas, la más dramática es la lucha habida en 1548 contra las tropas españolas.

Penetrando al interior se encuentra un hermoso patio, al que asoma la fachada de un armónico edificio del siglo XVI, creado por el gremio de los tejedores.

La artística fachada del ayuntamiento de Constanza (Alemania). Imagen de Guiarte.com

La orilla del lago

Hay en Constanza una zona sumamente agradable para el paseo que discurre a la orilla del agua: son los bordes del lago y del Rin.

Un barco de viajeros se dirige hacia la estación portuaria de Constanza (Alemania) Imagen de Guiarte.com

En toda esta zona se pueden contemplar las torres de defensa Pulverturm y Rheintorturm, los jardines y el entorno del puerto.

Si comenzamos en el puente (Rheinbrücke) podemos ver a la orilla del Rin las viejas torres de defensa medievales, y ya en la orilla del lago los armónicos edificios de la Seestrasse.

Casi en el punto donde arranca el río aparece una isla donde se hallan los restos de un antiguo convento dominico, del que queda la iglesia y un bello claustro. Las dependencias son ahora parte de un hotel (Steigenberger Inselhotel).

Ya en la orilla del lago, desde los jardines, Stadtgarten, la vista resulta atractiva, con el espacio lacustre animado por un activo tráfico que entra y sale del puerto de Constanza.

La Rheintorturm, en Constanza (Alemania) Imagen de Guiarte.com

En el puerto hay un buen centro de comunicaciones: la estación marítima y la de ferrocarril están a un paso. La estación de ferrocarril tiene una torre espectacular que nos recuerda al Palazzo Vecchio florentino. No es casual. El edificio es de 1860 y su autor intentó rememorar la gloria medieval de Constanza como ciudad comercial íntimamente vinculada a los negocios con las ricas ciudades italianas.

Es factible viajar desde la ciudad en barco hasta cualquier punto del entorno del lago, desde Lindau (Austria) por el este hasta Stein am Rhein o Schaffhausen, por el oeste.

Imperia
Pero uno de los lugares más característicos de este paseo es el que nos conduce ante la dama giratoria, Imperia, cuya provocadora figura se recorta ante el lago.

La estatua tiene unos 10 metros de altura, 18 toneladas de peso y su autor es Peter Lenk, un destacado artista alemán que dejo aquí una obra en la que destaca la ironía y lo grotesco.

Imperia es una cortesana que evoca el concilio de Constanza. Escasamente vestida, con sus brazos extendidos, porta sobre sus manos a sendos personajes desnudos, bufones que representan al papa elegido en Constanza, Martin V, y al emperador Segismundo.

La voluptuosa Imperia, con el poder civil y religioso en sus manos, gira en el puerto de Constanza (Alemania) Imagen de Guiarte.com

Se trata de una sátira a los poderes civil y religioso que según la historia, confluyeron en los prostíbulos de Constanza reiteradas veces durante el concilio.

Nacido a la orilla del lago, en 1947, el autor tiene otra curiosa obra en la ciudad (en Untere Laube). Se trata de una fuente llena de grotescos personajes con los que Peter Lenz construye su crítica social.

Markstätte
Hay en toda esta zona otro espacio que también es excelente para el paseo, las compras o la tertulia en torno a un café o una cerveza: Se trata de Markstätte, palabra que deriva de "mercado de la orilla".

Es una zona peatonalizada que se halla detrás del edificio de Konzil, y a la que se asoman edificios históricos como el antiguo hospital Espíritu Santo, el viejo edificio de Correos del Reich, etc.

En la parte más occidental se alza la popular fuente Imperial, obra de Hans Baur (1897) que ha sido remodelada con la introducción de diversas imágenes alegóricas, como el pavo real de varias cabezas que recuerda al cristianismo de la época del concilio de Constanza, también con varias cabezas.

La estación ferroviaria de Constanza (Alemania), junto al lago, tiene una torre de indudable aire italiano. Imagen de Guiarte.com

Reichenau

Reichenau es una isla situada en el lago de Constanza, a unos seis kilómetros de esta ciudad, que desde el año 2000 está en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

La iglesia de San Jorge emerge entre las plantaciones de lechugas, en Reichenau. Imagen de guiarte.com

En esta isla, unida a tierra firme por una pequeña península y un puente, surgió un poderoso monasterio benedictino ya en el año 724. El centro abacial creció y destacó tanto en los planos artísticos como literario y científico.

Interior de la iglesia de San Jorge, en Richenau. Imagen Tourist Information Reichenau/Keller

A lo largo de los siglos se edificaron varias decenas de iglesias y capillas, la mayoría de las cuales ya no existen. No obstante quedan importantes edificaciones, en medio de un paisaje con sabor agrario en el también abundan los turistas amantes del arte.

La iglesia abacial de Mittelzell, originaria del siglo IX, en Reichenau. Imagen de guiarte.com

La iglesia abacial de Mittelzell, originaria del siglo IX, conserva importantes vestigios de aquel siglo y los inmediatamente posteriores. Entre lo más destacado, el revolucionario pórtico, con una torre occidental a los pies del templo (westwerk) que sirve a la vez de defensa y de mensaje de poder, una innovación otoniana que copiarían los grandes templos catedralicios de los siglos siguientes con sus fastuosas torres.

Antiguas dependencias abaciales en Mittelzell, Reichenau. Imagen de guiarte.com

La iglesia de San Jorge de Oberzell también es excelente y conserva pinturas murales en la nave central, algo anteriores al año mil, en las que se representan milagros de Cristo, enmarcados en dibujos arquitectónicos. Es el mejor ejemplo de pinturas anteriores al año mil al norte de los Alpes.

En la iglesia de San Pedro y San Pablo, en Niederzell, quedan también pinturas murales del siglo XII.

La iglesia de San Pedro y San Pablo, en Niederzell. Imagen Tourist Information Reichenau/Keller

Mainau

También a unos 6 kilómetros del casco urbano de Constanza se halla la isla de Mainau, un lugar paradisiaco que merece una visita.

La isla de Mainau, en el Lago Constanza. Imagen Mainau GmbH

La isla está unida con la tierra firme por un puente, y tiene un sabor romántico, con sus jardines, invernaderos y un palacio barroco, originario del siglo XVIII. Se puede llegar desde Constanza en autobús y también por barco.

El clima dulce del lago Constanza tiene su expresión en este lugar conocido a veces como "isla de las Flores", por la exhibición floral que puede contemplar el viajero en especial en los meses de verano y -sobre todo- primavera. La superficie de la isla es de 45 hectáreas, y alberga multitud de especies vegetales y aves. Tiene también más excelentes ejemplares de árboles exóticos y de coníferas, aparte de curiosas composiciones florales.

Palacio barroco e iglesia de St. Marien, en la isla de Mainau, en el Lago Constanza. Imagen Mainau GmbH

En los invernaderos, habitan magníficas mariposas que hacen la delicia del viajero.

La isla perteneció al monasterio benedictino de Reichenau, y luego pasó a dominio de la Orden Teutónica, para acabar siendo propiedad de los duques de Baden y sus herederos.

La famosa "Cruz de los Suecos" está junto al puente que conduce al viajero hacia la isla. Se cuenta que la misma fue robada por los suecos en la Guerra de los Treinta Años, pero fue arrojada al lago por sus raptores porque el peso del botín dificultaba su retirada.

Una mariposa posada en una orquídea, en un invernadero de Mainau, Lago Constanza. Imagen Mainau GmbH

Volver a la Guía de Constanza