Qué ver en Coimbra

La ciudad de Coimbra (Portugal) es un lugar de notable interés para el turista. Sus callejuelas empinadas, sus monumentos medievales y su vida estudiantil hacen de la urbe un auténtico tesoro que merece la pena conocer a fondo.

La Universidad

Situada en una colina con vistas a la ciudad, la Universidad de Coimbra ha crecido y evolucionado a lo largo de más de siete siglos y ha sido referente en el desarrollo de instituciones académicas de todo el mundo.

El patio de la Universidad de Coimbra suele estar concurrido por turistas y estudiantes. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Fundada en Lisboa en el año 1290 por el rey Dinís, la Universidad se traslada a Coimbra en 1308, pero no se establece definitivamente hasta 1537, ocupando los edificios del Palacio Real medieval del rey Juan III. El monarca contrató a profesores de París, Italia y Salamanca, para conseguir que Coimbra se convirtiera en uno de los núcleos humanísticos de la época.

La creación de esta institución respondería a un intento por parte de la Corona de Portugal de rivalizar con la Universidad de Salamanca.

Con su traslado comienzan a surgir innumerables colegios universitarios y edificios de estilo barroco y neoclásico, y se configuran dos espacios destinados al estudio, uno junto al Palacio Real y otro en la calle Sofía.

Desde entonces Coimbra mantiene su vocación académica y sus propias tradiciones ceremoniales y culturales relacionadas con la institución académica.

Juan III fue uno de los grandes impulsores de la Universidad de Coimbra. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

La Porta Férrea, del siglo XVII, da acceso al patio de la Universidad. En el amplio patio se encuentran una torre del siglo XVIII, la Biblioteca Joanina, la Capilla de San Miguel y el edificio del Palacio de las Escuelas. Una impresionante estampa de Coimbra se ve desde la terraza del patio.

La Biblioteca Joanina es la más famosa de todo Portugal. Fue edificada por el rey Juan V en 1724 y en su piso superior alberga tres salas comunicadas entre sí a través de arcos triunfales de madera policromada. Es un edificio de estilo barroco en el que se pueden encontrar unos doscientos cincuenta mil ejemplares de los siglos XII al XIX.

El Paço da Universidade o Palacio de las Escuelas es un edificio de estilo manuelino. En este edificio destaca la sala del trono del Palacio Real, que se convertiría en el Paraninfo de la Sala dos Capelos, lugar en el que se celebran actualmente las ceremonias académicas más solemnes. Este gran salón está cubierto por un techo decorado y se adorna con los retratos de los reyes de Portugal.

La Capilla de San Miguel data de 1517 y fue construida bajo la dirección de Marcos Pires. Su fachada es de estilo manuelino, mientras que su acceso lateral es neoclásico. En su interior se conserva un órgano barroco del año 1733. Los azulejos decoran las paredes de la nave y de la capilla mayor. En su interior hay un pequeño museo de arte sacro.

Además, la Universidad contaba con una cárcel medieval académica, un espacio carcelero para los escolares. Este recinto se componía de pequeños e insalubres habitáculos abovedados.

Entrada a la Universidad. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Sé Velha

La Catedral Vieja de Coimbra es un templo de estilo románico que data de la segunda mitad del siglo XII.

Fachada central de la Catedral Vieja de Coimbra. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

El templo fue mandado construir por el rey Alfonso Enríque, en un momento de tensiones entre cristianos y musulmanes, de ahí su aspecto de fortaleza.

La construcción de esta rotunda iglesia tuvo lugar entre los años 1140 y 1175 por los maestros franceses Bernard y Robert. Su exterior es robusto, sobrio, de gran altura, y coronado por almenas. Su fachada central tiene referencias de influencia islámica, y su puerta lateral, fechada hacia el año 1530 y atribuida a Jean de Rouen, destaca por una decoración claramente renacentista.

Capiteles tallados en la portada de la Catedral Vieja. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

En el interior destaca el retablo gótico flamígero del altar mayor, realizado por los escultores flamencos Olivier de Gante y Jean d`Ypres en 1498, y que representa a los cuatro Evangelistas alrededor de la Natividad y la Resurreción. Sobre ellos, rodeado por cuatro santos, se puede contemplar un hermoso conjunto de la Asunción de la Virgen.

También cabe destacar el retablo de la capilla del Santísimo Sacramento, realizado en estilo manierista por Tomé Velho, discípulo de Jean de Rouen, en 1566.

La fachada lateral de la Catedral Vieja, de estilo renacentista. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

En el claustro, de finales del siglo XIII, se encuentra la tumba de Dom Sesnado, que fue el primer gobernador cristiano de Coimbra, y que murió en el año 1091.

La visita al interior cuesta dos euros y da derecho a contemplar además su Jardín bíblico y el Claustro gótico, con sus interesantes capiteles naturalistas.

Vista posterior de la Catedral Vieja de Coimbra. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Sé Nova

La Catedral nueva de Coimbra comenzó a construirse en el año 1598. Se encuentra próxima a la Universidad, en la parte alta de la ciudad.

Portada de la Catedral Nueva de Coimbra. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Este edificio pertenecía en su origen al colegio de la Compañía de Jesús, congregación expulsada del reino de Portugal en 1759.

Su fachada combina varios estilos arquitectónicos. Por un lado su parte inferior, de concepción manierista, y por otro su parte superior, de estilo barroco. Cuatro nichos en su parte inferior albergan estatuas de santos de la Compañía de Jesús.

El interior del edificio es de planta de cruz latina. La bóveda de cañón, la cúpula en el crucero y los púlpitos siguen las concepciones artísticas de la Contrarreforma. En el altar mayor destaca un retablo de madera dorada y un trono de plata. También merece mención la pila bautismal manuelina, transportada desde la Sé Velha.

El templo se puede visitar de manera gratuita. La visita al Museo tiene un precio de 1 euro.

Iglesia y Monasterio de Santa Cruz

Fundado en 1131 por la Orden de los Canónigos de la Regla de San Agustín. Es además Panteón Nacional de los reyes de Portugal.

Detalle de la fachada de la Santa Cruz. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

La iglesia de la parroquia de Santa Cruz es una de los más antiguas de la ciudad.

Su factura es románica y en su interior alberga los restos de los primeros reyes de Portugal, que reposan en los elegantes túmulos de la capilla mayor, decorados con esculturas yacentes de estilo renacentista.

La fachada conjuga elementos de la vieja construcción románica con otros añadidos decorativos barrocos y manuelinos.

Este Monumento Nacional cuenta con un bello claustro manuelino del siglo XVI, denominado El Claustro del Silencio, que incluye cuatro bajorrelieves con escenas de la Pasión.

La entrada es gratuita.

Fachada de la Iglesia Monasterio de Santa Cruz. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Monasterio de Santa Clara la Vieja

Este Monumento Nacional, al otro lado del río, pasó por un estado de acelerada decadencia debido al abandono y a diversas inundaciones del Mondego.

Los restos del Monasterio de Santa Clara la Vieja. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Fue fundado en el año 1283, pero en 1677 las monjas se mudaron a un nuevo edificio por culpa de las constantes inundaciones que soportaba.

En este lugar fue enterrada Inés de Castro, una noble descendiente del rey Alfonso VI de León, que fue amante del infante Pedro de Portugal, posteriormente Rey Pedro I de Portugal.

Inés de Castro se casó con el infante nueve años después de la muerte de la esposa de este, pero la unión no fue reconocida, por lo que ni Inés ni los hijos que tuvo con el infante recibieron los honores que les correspondían.

En 1355, Alfonso IV el Bravo (padre de Pedro de Portugal) mandó asesinar a Inés, pues sus lazos familiares hacían temer al monarca de las pretensiones de Castilla, una vez que Inés llegase a convertirse en reina.

Dice la leyenda que, una vez en el trono, Pedro I exhumó el cadáver de Inés, e hizo que la coronaran y que sus cortesanos le rindieran honor.

El monasterio y sus ruinas pueden ser visitadas, al igual que los fondos arqueológicos del convento.

Iglesia de Santiago

Esta pequeña iglesia, en la Plaza del Comercio, es uno de los principales monumentos románicos de la ciudad de Coimbra.

Portada de la Iglesia de Santiago. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Su construcción comenzó a mediados del siglo X, prolongándose hasta finales del XII. Fue consagrada al culto en el año 1206.

Su fachada principal sigue el estilo arquitectónico de la Catedral Vieja. Al igual que en ella se pueden contemplar capiteles con motivos vegetales y columnas de relieves geométricos y en forma de espiral.

En la fachada lateral es visible una decoración de conchas, que aluden al patrón del edificio.

El interior del edificio tiene tres naves y tres capillas en la cabecera.

Fachada lateral de la Iglesia de Santiago de Coimbra. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Museu Nacional Machado de Castro

Este museo, cuyo nombre hace referencia al escultor Joaquím Machado de Castro, se sitúa en el antiguo Palacio Episcopal de Coimbra, y es uno de los más importantes de Portugal.

El patio del Museu Nacional Machado de Castro, con sus vistas de la ciudad. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

El conjunto de edificios que componen el museo fueron clasificados en el año 1910 Monumento Nacional.

El Palacio Episcopal, que se encuentra sobre un Criptopórtico que data del siglo I d.C y que se cuenta entre las obras más notables de la arquitectura romana en Portugal. Este criptopórtico, una galería subterránea de pasillos abovedados, fue la base del foro de la ciudad romana de Aeminium. Sus restos se encuentran en el sótano, y pueden visitarse desde la reciente recalificación y ampliación de los espacios arquitectónicos del museo.

El resto del conjunto fue construido a lo largo de los siglos XII y XVIII. Destaca su pórtico renacentista, que da a un luminoso patio y a una loggia realizada por Felipe Terzi en el siglo XVI. Desde ella se puede disfrutar de la vista de la ciudad.

El patrimonio artístico del Museo está formado por diversas colecciones que atestiguan la riqueza de la Iglesia, que durante siglos atesoró importantes obras de arte y objetos sacros. Con el tiempo, los fondos de la institución se han visto enriquecidos gracias a las adquisiciones y donaciones realizadas por particulares.

La colección del museo abarca desde escultura medieval o renacentista hasta piezas de los siglos XV y XVII de porcelana y cerámica típica portuguesa. También hay representaciones de pintura religiosa flamenca y portuguesa, o piezas de orfebrería de mediados del siglo XII.

Las actividades del Museo apuestan por la difusión de la cultura y la educación, por lo que la programación artística del museo no acaba con su colección permanente, y a lo largo del año se celebran eventos musicales, obras de teatro, danza, etc.

El pórtico renacentista que da paso al Museu. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Portugal dos Pequenitos

El parque temático Portugal de los Pequeñitos es una reproducción a escala de los monumentos y arquitectura tradicional de Portugal y de sus antiguas colonias de ultramar.

Este parque reproduce a escala algunos de los monumentos más interesantes de Portugal. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Este es el parque temático dedicado a Niños más visitado de Portugal. Su inauguración tuvo lugar el 8 de junio de 1940. Ideado por Bissaya Barreto, y diseñado por el arquitecto Cassiano Branco, Portugal dos Pequeninos supone un espacio de acercamiento cultural y un lugar de gran valor histórico y pedagógico.

Su arquitectura en miniatura y los pequeños detalles hacen que encante tanto a niños como a adultos. En su interior se encuentran además un Museo del Traje, un Museo Marítimo y un Museo del Mobiliario.

El parque se distribuye en tres zonas, la primera dedicada a la arquitectura regional portuguesa, con casas típicas de cada región. En este conjunto se encuentran representados algunos de los monumentos más importantes de la ciudad de Coimbra.

En la segunda parte se encuentran representados a escala los monumentos nacionales de Portugal.

La tercera zona está dedicada a las colonias de ultramar, Brasil, Angola, Mozambique, Goa, Macao...

Entrada al parque infantil. Foto Ana Álvarez. Guiarte Copyright.

Volver a la Guía de Coimbra