Qué ver en Beaune

Lugares de interés en la ciudad francesa de Beaune.

Hôtel-Dieu

Beaune es la única ciudad donde apetece ponerse enfermo, dijo un día Viollet-le-Duc, al hablar de este edificio de gótico florido e influencia flamenca.

Espectacular patio del Hotel-Dieu. Copyright Francis Vauban/Turisme Beaune.

El Hôtel-Dieu, llamado también Hospital de la Santa Caridad y Hospicio de la Caridad, entró en servicio el 31 de diciembre de 1451.

Esta instalación hospitalera se inició en 1443 por impulso de Nicolás Rolin y Salins, quien mandó construir el hospital cuando era canciller de Felipe el Bueno (Philippe III de Borgoña). Su actividad al servicio de enfermos, pobres, ancianos y huérfanos duró hasta el siglo XX.

El edificio que mandó construir es una joya de la arquitectura gótico flamígera, en la que se denotan los influjos que el arte flamenco tenía en la rica tierra borgoñona. Tiene también obra de siglos posteriores, con lo que a veces se conjugan las imágenes del gótico y el barroco.

Destacan sus techos multicolores, con esos tejados brillantes que son uno de los distintivos de borgoña.

En el interior deben visitarse diversas estancias, como la amplia habitación de los pobres, la capilla, la cocina o la farmacia... y –sobre todo- una extraordinaria obra de arte, el políptico del Juicio Final, debido a Rogier van der Weyden.

El el políptico del Juicio Final, de van der Weyden. copyright Francis Vauban/Turisme Beaune.

Colegiata de Nuestra Señora

El principal edificio religioso de Beaune es la colegiata de Nuestra Señora (Notre-Dame), edificio gótico de aire cluniacense.

Pórtico de Notre Dame, en Beaune. Imagen de Rubén Alvarez/guiarte.com

Se trata de una obra de los siglos XII y XIII, con campanario renacentista, que se recuperó en el siglo XIX en una tarea impulsada por Viollet-le-Duc.

En el interior hay una buena colección de tapices de Tournai (siglo XV) y una Virgen negra, del XII. La estatuaria es del XII al XVII.

También es de interés el claustro medieval.

Interior de Notre Dame, en Beaune. Imagen de Rubén Alvarez/guiarte.com

Otros edificios religiosos

Otros edificios de interés en Baune son San Nicolás y los conventos de los Carmelitas y las Ursulinas.

San Nicolás:
Es un edificio gótico, iniciado en el siglo XII y ubicado en el exterior del casco medieval. Altivo campanario cuadrado y magnífica portada con un tímpano del siglo XIII. En el interior, un excelente bajorrelieve del XVI, dedicado a la Virgen.

Convento de Carmelitas:
Perdura una parte del antiguo convento carmelita de Beaune, instalado en el inicio del siglo XVII. La bella fachada es fruto de una remodelación de inicios del siglo XIX.

Convento de Ursulinas
El antiguo convento de las Ursulinas, del siglo XVII, está ahora ocupado por el Hôtel de Ville.

Antiguo Carmelo en Beaune. Imagen de Rubén Alvarez/guiarte.com

Las murallas de Beaune

En torno a la vieja ciudad se despliega un recinto amurallado de unos dos kilómetros del que aún quedan restos de interés.

Una de las típicas torres coronadas por chapitel cilíndrico. La torre des Poudres. Imagen de Rubén Alvarez/guiarte.com

Las murallas fueron construidas desde el siglo XIII al XVII, y en las mismas se observan en diferente estado puertas, torreones y baluartes.

El trayecto de la ronda es discontinuo, porque algunas zonas caen en propiedad privada. En este recorrido nos podemos encontrar con esas bellas torrecillas circulares coronadas por chapiteles cilíndricos.

Hay un elevado número de enclaves que nos pueden encantar: los bastiones Saint-Martin y Notre-Dame, la torre des Dames, la Blondeau, la puerta de San Nicolás...

Otros edificios

En el entramado urbano de Beaune aparecen notables edificaciones civiles desde el siglo XIII al XX.

La Maison du Colombier. Imagen de Rubén Alvarez/guiarte.com

Entre las más antiguas, la de la calle Rousseau-Deslandes (número 10) con su serie de ventanas coronadas de arcos trilobulados y separadas por columnas y pilastras, que es en parte del siglo XIII. De la misma época es el Hôtel de los duques de Borgoña, que alberga el Museo del Vino.

La Torre del Reloj (Beffroi de Beaune) es un magnífico torreón erigido en el siglo XIV, con sus campanas, la más antigua de ellas del XV.

La Maison du Colombier es un bello edificio del siglo XVI con su airosa torrecilla presidiendo la fachada. También hay bellos edificios del mismo siglo en la calle de Lorraine.

Hay también excelente edificación del XIX y principios del XX, por ejemplo la Caisse d'épargne, obra de finales del XIX.

Torre del Reloj o Beffroi de Beaune . Copyright Francis Vauban/Turisme Beaune

Museos de Beaune

En Beaune, el viajero puede gozar de la contemplación de los museos, y en especial con el dedicado al vino de Borgoña.

La arquitectura del Museo del Vino tiene encanto. Imagen de Rubén Alvarez/guiarte.com

Muchos viajeros se acercan a la ciudad atraídos por su historia vinícola. En el Museo del Vino tienen respuesta a sus inquietudes.

El edificio medieval perteneció antaño a los duques de Borgoña y en el mismo se albergan diversas colecciones relativas a la vid y al vino, desde la antigüedad hasta nuestros días. La parte más antigua proviene del XIV, aunque hay obra de distintas épocas.

La mayor parte del edificio es del XV al XVI. Se trata de una bella construcción de entramados de madera con una torrecilla octogonal y sendas galerías de madera, donde se alberga este museo desde el año 1946.

En el museo se puede conocer la historia de los viñedos y de los oficios existentes en torno a la explotación, desde los viñadores a los toneleros. Hay excelentes prensas antiguas, utillaje del cultivo y tratamiento de la uva, elementos que recuerdan el arraigo del vino en las costumbres de la región, botellas de diversas épocas... y hasta tapices relacionados con la uva y el vino.

Museo de Bellas Artes
Otro centro de interés es el Museo de Bellas Artes, donde se incluyen obras de todos los tiempos, desde los hallazgos de tiempos galorromanos a la actualidad.

Lo mejor, la estatuaria medieval, con algunos cristos y vírgenes de interés. También hay pintura flamenca y holandesa, así como algunos trabajos de pintores del XIX de la zona (Félix Ziem e Hippolyte Michaud).

Interior del Museo del Vino. Copyright Francis Vauban/Turisme Beaune