Qué Ver

Puntos de interés en la ciudad alemana de Aquisgrán.

Historia y arte

Esta ciudad, sede de un imperio, centro de grandes coronaciones, en un paraje ameno cercano a los montes Eifel, sigue siendo un lugar acogedor para el que busca paz y arte.


Rincón en el centro urbano de Aquisgrán. Guiarte Copyright

En Aquisgran hay muchas cosas para ver, especialmente la Catedral (Patrimonio de la humanidad por declaracion de la UNESCO) el Ayuntamiento gótico, ubicado sobre los restos del palacio de Carlomano. Y un atractivo artistico inusual: el fastuoso tesoro catedralicio.

Es ésta una ciudad tranquila, propicia tambien para callejear y para el reposo termal.

Kaiserdom (Catedral Imperial).

La catedral es el centro de interés de la ciudad, en medio del casco antiguo (Münsterplatz), y con una mezcla de construcciones de distintas épocas.


Catedral de Aquisgrán. Interior del octógono que data de la época carolingia. Guiarte Copyright

Contiene una acumulacion de elementos que permiten entender que éste fue un santuario importantisimo desde la Eded Media.

Parte clave de esta compleja edificación es el octógono rodeado por un deambulatorio, delimitado por columnas, obra que Carlomagno mando construir en el año 800, siguiendo modelos del Imperio Romano de Oriente: la llamada Capilla Palatina.

La torre (la mitad inferior) y la zona octogonal son las partes más antiguas del gran edificio. El recinto octogonal tiene tres alturas, con mármol de distintos tonos. Está coronado por un grandioso conjunto de mosaicos. Esta cúpula está rehecha en el XIX. Del alto pende una inmensa araña o candelabro de cobre, del siglo XII, donación de Federico Barbarroja.

Catedral de Aquisgrán: los vitrales del coro alcanzan una altura de casi treinta metros. Guiarte Copyright

Eudes de Metz fue el arquitecto del edificio imperial. Parece que Carlomango tomó el modelo de las iglesias bizantinas de Ravena, que él visitó.

A mediados del siglo XIV se comenzó a trabajar en otra edificación aneja: el coro gótico, que se inauguraría en 1414. Se trata de una construcción adicional monumental, de un gotico sumamente estilizado y ambicioso. Unas ventanas ojivales de casi 30 metros de altura, las más altas de esta época, dan luz y espiritualidad a este espacio; una espiritualidad que resalta a compararse con el lado del octogono poderoso y robusto.

Mosaicos, el trono imperial, el altar (Pala de Oro)... todo hace sentir el pálpito del pasado. Un lugar absolutamente digno de visita que en 1978 fue admitido en la lista del patrimonio cultural mundial de la UNESCO.

Se dice que el trono fue hecho con placas de mármol traídas del Santo Sepulcro de Jerusalén. Aunque se llama Trono de Carlomagno, el trono es medieval, pero posterior. La llamada Pala de Oro es un magnífico frente de altar de estilo otoniano.
La heterogénea catedral de Aquisgrán es el centro de interés de la ciudad, en medio del casco antiguo. Guiarte.com

El Tesoro

Emperadores, reyes y peregrinos trajeron a este lugar histórico innumerables joyas y reliquias. Para los gobernantes de antaño, estar cercanos a las reliquias sagradas era un privilegio que les aseguraba proteccion divina.


Entrada al Tesoro de la Catedral de Aquisgrán. Guiarte Copyright

Para albergar aquellas reliquias se crearon magníficos relicarios que hoy asombran por su belleza y perfección.

La Cámara del Tesoro de la Catedral (entrada por la calle Klostergasse) es de las más significativas de las existentes en Europa, tal vez la más completa de las existentes al norte de los Alpes.

Hay tesoros de todas las épocas; Por citar algunos:

El sarcófago de Proserpina, del siglo II, una maravilla del trabajo de mármol.

La Cruz del Lotario (alrrededor del año 1000) con grandes piedras preciosas y un camafeo del emperador romano Augusto.

El busto de plata y oro de Carlomagno hecho hacia 1349 y donado por Carlos IV.

Relicarios, paneles de marfíl, custodias, cruces, vírgenes, coronas, pinturas medievales, casullas, arquetas, aguamaniles... Maravillosos objetos en los que se muestra el fervor y la capacidad artistíca del artesanado medieval.

Tesoro de la catedral de Aquisgrán: Detalle del sarcófago de Proserpina, del siglo II. Guiarte Copyright

El Ayuntamiento

El Ayuntamiento(Markt platz) es de estilo gótico; obra del siglo XIV. Sin embargo, analizándolo desde el exterior se distingue perfectamente la obra gótica de los restos precedentes. Basta mirar el trabajo de la piedra.


Imagen de la sede municipal, en sus orígenes, palacio imperial de Aquisgrán. Imagen desde el lado sur. Guiarte Copyright

Esa obra anterior se observa perfectamente al contemplar la torre que recae en la Kramerstrasse, cuadrada y fuerte.

La fachada que da a la plaza del mercado es toda gótica y muy armoniosa. Esta adornada con estatuas de los reyes y emperadores, muchos coronados aquí.

La fachada que da hacia la catedral es también bella. En ella se puede apreciar también cómo la obra gotica recubre los paredones del edificio anterior.

En el interior hay diversas salas históricas porque en este lugar se celebraron suntuosas reuniones. En la Sala Blanca se negoció en 1748 la Paz de Aquisgram. En el piso superior, la Sala Imperial, donde se celebraba el banquete de las coronaciones. Los frescos son de Alfred Rethel, siglo XIX. También se pueden ver aquí reproducciones de objetos del Tesoro Imperial.

En esta sala se entrega anualmente el premio internacional Carlomagno, dedicado a los que trabajan por el futuro de Europa.

Plaza del Mercado

Enfrente de la portada norte del edificio municipal está la plaza del mercado (Markt platz), animada con sus puestecillos en los que se venden flores, frutas, etc.


La animada Plaza del Mercado, ante el ayuntamiento de Aquisgrán. Al fondo la Haus Lowenstein. Guiarte Copyright

Esa vida comercial urbana se prolonga desde el medioevo en medio de una plaza a la que asoma también la bella Haus Lowenstein, una de las casas que restan de las destrucciones sufridas por la ciudad y de los incendios que la asolaron, especialmente los de 1656 y 1883, que obligaron a reconstruir este centro urbano.

Las cincuenta estatuas de soberanos que se hallan en la portada del Ayuntamiento; de los cuales 31 fueron coronados en la ciudad parecen mirar la placida vida de la actividad ferial. En medio de los puestos se halla una fuentecita coronada por una estatua de Carlomagno.

Museos

En el entorno del Ayuntamiento se halla el museo Couven(Hühnermarkt 17), en una casa burguesa construida para un farmacéutico por el arquitecto Couven.

Edificio del museo Couven. Guiarte Copyright

En ella que pervive una decoración de los siglos XVIII y XIX, además de excelentes muebles y chimeneas.

El museo tiene también otro elemento de interés, la farmacia Adler en la que fue elaborado por primera vez el chocolate en 1788, producción que, “al modo moderno”, en el año 1857 se trasladó a una pequeña fábrica.

También en el entorno está el museo internacional de Periódicos, donde se albergan elementos históricos del periodismo. Se autodenomima como Registro Civil de prensa internacional y está abierto cerca de donde Julius Reuter en 1850, con una paloma mensajera, puso bases para su agencia de prensa mundial.

Las murallas

En el siglo XII se hicieron las primeras murallas de la ciudad por orden del emperador Federico I, muros que fueron agrandados en el siglo siguiente y completados en el XIII.


Marschiertor, vieja puerta de las murallas de Aquisgrán, en la zona sur. Guiarte Copyright

Sólo quedan dos importantes puertas. Ponttor esta en la parte noroeste de la antigua muralla de Aquisgrán; Marschiertor en la sur.

La ciudad balneario

Desde hace 2000 años, la ciudad atrajo visitantes por sus aguas termales. Ese prestigio se puso en valor especialmente en los siglos XVIII y XIX.


Aquisgrán: La Elisenbrunnen, fontana de Elisa. Guiarte Copyright

En la actualidad sigue siendo atractiva Aquisgrán por sus baños, especialmente para aquellos que tienen reuma y problemas del aparato locomotor.

Destacan las termas Carolus, donde el visitante puede gozar distintas temperaturas y plácidos ambientes.

La Elisenbrunnen, fontana de Elisa(Friedrich-Wilhelm-Platz), es un distintivo de la ciudad. Es una lonja edificada en 1827, sobre planos de Cremer et Schinkel, como lugar para beber agua y pasear, como lo hicieron allí Haendel et Casanova, entre otros visitantes ilustres.

El Teatro

También, desde el XIX, el teatro (Theaterplatz )es centro de la vida cultural de Aquisgrán. Hoy mantiene un apretado programa durante todo el año.


El popular Teatro de Aquisgrán. Guiarte Copyright

En 1822 se puso la primera piedra de este edificio neoclásico, debido a los arquitectos Karl Friedrich Schinkel y Johann Peter Cremer. Se inauguró en el 1825.

En él destaca la fachada de aire historicista, con un pórtico de columnas clásicas

Kornelimünster

En las afueras, a apenas diez kilómetros de distancia de Aquisgrán, hay otro punto de interés: Kornelimünster.

Se trata de un monasterio fundado en tiempos carolingios, exactamente en el 814, época de la muerte del emperador. La abadía fue incendiada en el siglo XIV, pero fue rehecha luego.

Hoy la interesante iglesia abacial de san Cornelio, de trazas góticas, sigue recordando que este era uno de los lugares de religiosidad más importantes de Renania-Westfalia.

Monschau

En el distrito de Aquisgran, pero ya muy cerca de la frontera con Bégica, está Monschau, uno de esos pueblos llenos de encanto que mantienen una estampa del pasado

Monschau. Festival al aire libre, ante los restos del castillo. Imagen Monschau-Touristik

El rio zizszaguea entre sus casas de entramados de madera, ubicadas en un paisaje ameno, el entorno de Eiffel. Viejas edificaciones,el molinos, los restos del castillo... Parece un viaje en el tiempo.

El lugar tiene fama por sus galletas artesaneles que se compran en las panaderías. En agosto celebra un fdestival de Música.


Volver a la Guía de Aquisgrán