Exposiciones en la Alhambra

La Alhambra acoge dos interesantes exposiciones dedicadas a los dibujos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y al artista Mariano Fortuny.

Imagen de la Exposición El legado de Al-Ándalus. Las Antigüedades Árabes en los dibujos de la Academia. (Patronato de la Alhambra y Generalife).

Granada, 30 de diciembre de 2016
“El legado de Al-Ándalus. Las Antigüedades Árabes en los dibujos de la Academia” muestra las obras originales de los siglos XVIII y XIX por primera vez en la Alhambra. Se trata de dibujos procedentes de dos proyectos editoriales, de los siglos XVIII y XIX, realizados para la valoración documental y artística de los monumentos de Al-Ándalus más destacados.

Con un total de ciento sesenta obras, la muestra se completa con piezas de los fondos del Museo de la Alhambra, como alicatados, yeserías, un capitel y una lauda sepulcral. También se encuentran dos volúmenes y una estampa de la Biblioteca de la Alhambra.

La intención es que la exposición de a conocer el valioso patrimonio de dibujos que ilustran y ayudan al mejor conocimiento de monumentos tan importantes como la Alhambra y la Mezquita de Córdoba, que hoy forman parte del Patrimonio Mundial. Estos trabajos suponen el primer ejemplo de documentación y el estudio de unos bienes patrimoniales con la finalidad de dejar testimonio de ellos.

El legado de Al-Ándalus. Las Antigüedades Árabes en los dibujos de la Academia
Hasta el 15 de enero de 2017

Tribunal de la Alhambra, 1871. Mariano Fortuny. (Fundación Gala-Salvador Dalí).

La muestra “Tiempo de Ensoñación. Andalucía en el imaginario de Fortuny” aborda la figura de un pintor considerado junto a Eduardo Rosales, como uno de los artistas españoles más destacados del siglo XIX después de Goya, con su particular estilo costumbrista y orientalista, liberado de los academicismos y convencionalismos.

El día 9 de julio de 1870 el pintor Mariano Fortuny (1838 1874) inició su idilio con el Monumento Nazarí. Fortuny estableció su residencia en Granada, apartándose de los grandes núcleos donde obtuvo una gran reputación artística (Barcelona, Roma, París). En Granada, encontró de alguna forma un clima favorable para la creatividad, cumpliendo con el simbólico “rito de iniciación” que era adentrarse en la Alhambra.

El resultado de esta relación entre Fortuny y el Conjunto Monumental de la Alhambra y Generalife, fue el potente incremento de su producción artística. Fortuny, aprovechó la oportunidad que le brindaba el entorno de la Alhambra, para redirigir su carrera y dar rienda suelta a sus impulsos creativos. De esta época son algunas de sus más emblemáticas obras pictóricas: La Matanza de los Abencerrajes, Tribunal de la Alhambra, Paisaje de Granada, Carmen Bastián, Almuerzo en la Ahambra, o Músicos Árabes.

La Matanza de los Abencerrajes, 1871. Mariano Fortuny. (Museo Nacional de Arte de Cataluña).

Estos años, le permitieron también, mostrar su pasión por el dibujo. Su legado gráfico nos permite adentrarnos en la construcción de su proceso creativo por aquel entonces. La fuerza de sus esbozos, sus bocetos y dibujos previos, ayudan a reconocer el talento y versatilidad artística de un pintor capaz de dominar cualquier modelo compositivo.

El conjunto de sus dibujos ofrece la oportunidad de valorar su interés por representar rincones menos conocidos de la ciudad de Granada: entramados laberínticos, calles, callejones y plazas, donde el pintor encontró la felicidad que necesitaba para inspirarse y reinventarse.

Tiempo de Ensoñación. Andalucía en el imaginario de Fortuny
Hasta el 26 de marzo de 2017

> > Volver a la guía de Noticias